Secciones
Síguenos en:
Respire tranquilo y viva cada vez mejor

Respire tranquilo y viva cada vez mejor

(EDICION BOGOTA) La contaminación y la cercanía extrema de mascotas son algunas de las principales causas por las que día tras día aumenta el número de personas con asma. Por eso es importante conocer acerca de esta enfermedad para comprender lo que sucede en el organismo de una persona que la padece y saber cómo debe tratarla para poder llevar una vida normal.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
30 de abril 2006 , 12:00 a. m.

¿En qué consiste el asma? Así se conoce la enfermedad que se caracteriza por la dificultad de respirar que presenta tos, silbidos en el pecho, síntomas que se pueden confundir con los de una gripa normal, pero que si no se tratan a tiempo puede afectar la vida de las personas, sus actividades diarias y hasta comprometer su estado general de salud.

Específicamente, esta enfermedad crónica se presenta por inflamación de las vías respiratorias, situación que hace que los bronquios respondan de manera exagerada ante diferentes estímulos del medio ambiente.

Según estadísticas, esta es una enfermedad que se presenta con un alto índice entre los niños, teniendo en cuenta que muchos de ellos nacen predispuestos a padecerla, con mayor razón si son hijos de padres asmáticos.

¿Por qué suceden las crisis? En un ataque de asma, los músculos que rodean los bronquios, encargados de llevar el aire de la garganta a los pulmones, se estrechan dificultando el paso del aire, por lo que la persona tiene la sensación de asfixia.

Esta situación se puede presentar por diferentes causas, la mayoría de ellas por agentes ambientales, como el polen de las flores, el polen del prado, los ácaros, el polvo, el humo de cigarrillo, los hongos y hasta la humedad persistente en las casas y habitaciones. Pero también las infecciones virales y el aire frío pueden llevar a estos pacientes a tener crisis asmáticas.

¿Se pueden evitar? Aunque el asma no es curable, día tras día se hace más fácil para los asmáticos llevar una vida normal, lograrlo consiste en conocer cuáles son los factores que desencadenan las situaciones críticas, para evitarlos y tener siempre un control estricto del tratamiento que el médico indique.

En el caso de los niños, no se recomiendan los muñecos de peluche, como tampoco mascotas como conejos, hámsters; perros y gatos se pueden tener en casa, pero de una manera saludable, es decir los niños deben evitar cogerlos y dormir con ellos.

¿Qué tan juiciosos son los colombianos para sus tratamientos? “Muy mal, si se compara con otros países latinoamericanos y del resto del mundo, debido a que la gente hace tratamiento del síntoma y no de fondo”, comenta el doctor Gustavo Aristizábal, neumólogo pediatra y coordinador del Programa de Prevención y Atención a Niños con Enfermedad Respiratoria Aguda, de la Secretaría de Salud de Bogotá.

.

El asma en Colombia Las ciudades de Bucaramanga y Medellín presentan más casos de asma, mientras que en Bogotá, aunque no es alto este índice, los síntomas sí son más frecuentes, posiblemente por la contaminación, teniendo en cuenta que esta no causa el asma pero sí origina otras enfermedades como la bronquitis.

Estas son algunas de las conclusiones del más reciente estudio sobre prevalencia del asma en Colombia, que realizaron, en las seis ciudades más grandes, la Asociación Colombiana de Neumología, la Asociación Colombiana de Neumonía Pediátrica y la Asociación Colombiana de Alergias e Inmunología.

En cuanto a cifras, este análisis también indica que de cada cien adultos, 12 tienen asma; y en el caso de los niños, 14 de cada cien, que de acuerdo con la edad puede elevarse a 18, pues entre los que tienen de 1 a 4 años la enfermedad puede alcanzar a 20 de cada cien.

“Una cifra alta, pero hay que tener en cuenta que en este rango se incluyen niños con secuelas de bronquiolitis que se manejan como asma. De 6 años en adelante, la prevalencia está entre el 10 y el 12 por ciento”, dice el doctor Gustavo Aristizábal, neumólogo pediatra y Coordinador del Programa de Prevención y Atención a Niños con Enfermedad de Respiratoria Aguda, de la Secretaría de Salud de Bogotá.

“Sin embargo –agrega el especialista–, y a pesar de esta realidad, el diagnóstico médico no supera el 7 por ciento, porque a los médicos les da temor afrontarlo, a lo que se suma que las personas no consultan, debido a que se piensa que es una enfermedad muy crónica y debilitante, y eso es equivocado porque hoy en día el asma bien tratada es una enfermedad común y corriente”.

En el ámbito internacional, en países como Australia, Reino Unido y Escocia, las cifras llegan al 25 y hasta el 30 por ciento; incluso en Costa Rica hay una prevalencia del 25 por ciento. Colombia está en un término medio, mientras que en los países orientales está entre un 7 y 8 por ciento.

CUIDE EL AMBIENTE DE SU CASA El doctor Gustavo Ordoñez, neumólogo pediatra, hace énfasis en que el ambiente donde viven las personas que tienen asma debe ser libre de polvo y de humo. En el caso de los niños, se debe procurar que estén en lugares libres de peluches, de cortinas y aspirar constantemente sus habitaciones y sitios donde acostumbran jugar.

"Además, se debe evitar que estén en contacto con sus mascotas. No se trata de sacarlas de la casa, pero sí hay que evitar que los pequeños estén muy cerca a ellas, porque es diferente que el perro esté en el patio y otra que el niño coma, duerma y mantenga abrazado a él.

“En cuanto a los animales, los pelos del gato, del conejo y de los hámsters es muy fino y pueden desencadenar más alergia. En el caso de las aves, más que las plumas, el problema con ellas es su deposición, por lo que deben estar en un lugar apropiado”, recomienda el neumólogo.

Si se siguen estas condiciones, los niños con asma pueden tener una vida normal con sus diferentes actividades como correr, bailar y saltar.

Siempre bajo vigilancia Existe una prueba que permite a las personas con asma, mayores de 12 años, mantener bajo control la enfermedad. Es la Prueba de Control del Asma (ACT) que en solo cinco preguntas, cada una con cinco opciones de respuesta, indica ese grado de vigilancia.

La ventaja de esta es que las personas pueden responderla periódicamente y los resultados los puede llevar a su médico. Así gana tiempo, evitando que el médico le haga las mismas preguntas de este test, que tiene el aval del Comité de Asma de la Asociación Colombiana de Neumología y Cirugía de Tórax.

Se trata de una prueba breve y confiable que sirve también para evaluar cambios a través del tiempo.

Para el reconocido neumólogo, Horacio Giraldo, la prueba ACT es considerada como un excelente cuestionario que sirve para valorar el control del asma, ya que se basa en datos que sólo suministra el paciente.

Fue diseñada por expertos médicos y especialistas en el tema del asma que investigaron y crearon una escala en donde el paciente puede ubicarse, de acuerdo con sus respuestas en: Control total (25 puntos), Bien controlado, pero no totalmente controlado (20 a 24 puntos) y No controlada (20 puntos).

Atrévase a responderla con sinceridad y, de acuerdo con sus respuestas, revise sus actividades cotidianas y el medio ambiente en el que vive para lograr que esos episodios de crisis no se vuelvan a presentar.

RESULTADOS 25 puntos ¡Felicitaciones! Durante las últimas cuatro semanas usted ha tenido control total sobre su asma. No ha tenido síntomas ni limitaciones relacionadas con ella. Si se producen cambios, consulte a su médico.

De 20 a 24 Cerca del blanco Durante las últimas cuatro semanas su asma puede haber estado bien controlada, pero no totalmente. Su médico le puede ayudar a llegar al control total.

20 puntos Lejos del blanco Durante las últimas cuatro semanas su asma puede no haber estado controlada. Su médico le puede recomendar un plan de acción para ayudar a mejorar el control de la enfermedad.

¡A cumplir con el tratamiento!.

El doctor Ricardo Durán, médico internista neumólogo, jefe de la Unidad de Neumología del Hospital de San José, hace énfasis en que el asma es una enfermedad crónica y por lo tanto no tiene cura. El que no se presenten los síntomas no significa que ya no se tenga asma, pero lo que sí indica es que el paciente tiene un buen control de ella.

La situación en Colombia es que una gran parte de ellos consultan solamente en periodos de crisis asmáticas y otros no cumplen el tratamiento para manejo crónico del asma.

¿Por qué? “Primero, porque es una terapia de manejo crónico, y en segundo lugar, una de las problemáticas es que las Empresas Promotoras de Salud (EPS) entregan medicamentos básicos de corta acción y los pacientes tienen que hacer entre 16 y 20 inhalaciones al día, para poder controlar los síntomas. Por eso los pacientes se cansan y no cumplen el tratamiento indicado por su médico”, explica el especialista.

Además, hay que tener en cuenta que, como parte del tratamiento, los pacientes deben evitar situaciones y factores que desencadenen momentos críticos, como las mascotas, especialmente mamíferos; los niños deben evitar los peluches, que recogen mucho polvo y ácaros.

También –agrega el doctor Durán– se deben evitar las cobijas y las almohadas de plumas que con el tiempo pierden la protección que las recubre y entonces empiezan a soltar proteínas que pueden generar cuadros asmáticos.

Una recomendación más es que estos pacientes no deben olvidar vacunarse contra la influenza y hacerlo cada vez que las instituciones de salud realicen las campañas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.