Secciones
Síguenos en:
Flórez: el sucesor de Pavarotti

Flórez: el sucesor de Pavarotti

(EDICION BOGOTA) En 1996 Juan Diego Flórez tenía 23 años y un papel secundario en una ópera que iba a estrenarse en Pésaro, Italia.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
30 de abril 2006 , 12:00 a. m.

Entonces se dio el golpe de suerte: el tenor principal se enfermó. El director, que había oído a Flórez en ensayos, le dijo: “Usted lo reemplaza”.

Salió a relucir el arrojo de un joven sin nada qué perder: Flórez aceptó. Un mes después debutaba en La Scala de Milán.

A partir de ahí su carrera ha ido en ascenso. “Es el mejor tenor del momento”, dicen unos críticos. “Es el nuevo Pavarotti”, dicen otros. Hasta el mismo tenor italiano ya afirmó: “Flórez es mi sucesor”.

Peruano. 33 años. Una voz virtuosa sobre los escenarios y sencilla al conversar. .

Cuando lo comparan con Pavarotti, ¿qué piensa? Recién empezaron a decirlo, yo bajaba un poco esos honores. Porque es compararse con un grande. Pero ya cuando Pavarotti mismo lo declaró, pues me llenó de alegría. Él es mi ídolo absoluto. En su última ópera en el Metropolitan de Nueva York, me invitó y quiso que sólo yo cantara. Eso es como el premio máximo que uno puede recibir.

Desde su debut, su carrera no deja de crecer. Tanto que muchos dicen que usted es hoy el mejor tenor del mundo.

Felizmente, sí. Pero yo nunca he creído que ya llegué o que soy el mejor.

Soy bastante autocrítico, me cuestiono mucho y nunca estoy contento. Es un rasgo de mi personalidad, que me ayuda a mantener los pies en la tierra.

En diez años de canto, ¿qué ha cambiado en su voz? Se sienten cambios en lo técnico, en la seguridad de las notas agudas, la afinación, el fraseo. Interpretativamente también estoy más maduro.

Ese también es un punto fuerte suyo, el actoral.

Para mí tienen igual importancia la voz y la actuación. Es un 50/50. Eso se está viendo mucho en la ópera. Hoy se espera que el cantante sea buen cantante, pero también buen actor. Porque al final la ópera es teatro y hay que contar una historia convincente.

Usted empezó con música popular. ¿En qué momento optó por el ‘bel canto’? Mi padre era cantante de música peruana, de valses criollos, y yo crecí escuchando esta música. También crecí con el rock y el pop. Desde los 10 años tuve una guitarra en la mano y componía canciones, románticas sobre todo.Hacía recitales. Pero siempre quise aprender música de forma muy seria.

Esto me llevó a muchas academias y a tomar clases de canto. Recuerdo que al profesor con el que comencé nunca le pagaba a tiempo. Entonces me dijo: ‘Si no me vas a pagar, ¿por qué no vas al conservatorio, que es gratis?’ Fui y ahí empecé con la música clásica. Luego viajé a formarme en Filadelfia.

¿Desde entonces mostraba capacidades de tenor? Claro, yo veía que mi voz se desarrollaba, que daba resultados y que podía cantar aún mucho mejor. Y eso me entusiasmaba. Además, solía preguntarle a la gente en quien confiaba si creían que yo podía llegar a ser un buen tenor. Porque en Lima, como en toda Latinoamérica, dedicarse a la música es un albur.

¿Cuál será la razón por la que de Latinoamérica están saliendo los mejores tenores? Sí, está Rolando Villazón, José Cura, Marcelo Álvarez... Quizá nos viene de que cantamos aún nuestra música latinoamericana. Ahora, si te fijas, en Latinoamérica no hay casi bajos. Casi todos son de naturaleza de tenor. Tu escuchas a la gente y suele tener voz aguda. También influye la lengua: nosotros hablamos muy en la nariz. Eso ayuda para la voz de tenor. Podría haber más teorías. También, que nosotros luchamos más para llegar a un lugar importante porque nos toca difícil.

¿En algún momento, en su caso, pensó en tirar la toalla? En una época, sí; cuando comencé en un conservatorio en Lima, como en el 92, y cerró. Yo no tenía dónde estudiar. Ahí me desanimé mucho e, incluso, me postulé a la universidad para llevar otra carrera. Pero el examen resultó muy difícil y no pasé. Hacía tiempo había salido del colegio y no estaba preparado. Entonces decidí, con todas mis fuerzas, irme a estudiar al extranjero.

Por suerte no pasó. ¿Qué carrera había elegido? Filosofía. .

Desde esos tiempos del comienzo, ¿cuál ha sido el tenor que lo ha marcado? Alfredo Kraus, definitivamente. Tenía una voz con la cual me identifico mucho. La suya era una voz aguda, ligera, como es la mía. De hecho, cuando hago alguna ópera nueva, escucho los discos suyos para ver cómo lo hacía él.

¿Alcanzaron a conocerse? No. Hace poco un alumno suyo me contó que él me apreciaba mucho. Eso me emocionó, porque siempre tuve la pena de no habernos visto. Pero me consuela que él supiera de mí y que escuchara mis grabaciones y le gustaran.

Sobre su nuevo disco, ‘Sentimiento latino’. ¿Por qué lo hizo? Pareciera que los tenores siempre terminan por graban música popular.

Para un tenor, sobre todo latinoamericano, es importante hacer un disco de este tipo. Es algo ya tradicional. Incluso Caruso cantaba temas napolitanos.

Yo, con mucha razón, lo quería hacer. Vengo de una familia musical popular.

Papá, cantante de música criolla; mi abuela tocaba tangos en el piano; mi madre cantaba boleros. Me hacía mucha ilusión, entonces, grabar un disco con canciones con las que crecí.

De ahí el repertorio ...

Sí, mezclé temas que ya casi son clásicos de la lírica, como Granada y Júrame, con canciones más populares, como las peruanas de Chabuca Granda, mexicanas, venezolanas, argentinas... No hay colombianas. Pero es que yo no pensé en países al escoger, sino en temas que me sabía desde niño. América Latina, por ahora, no debe estar en su agenda. No, lamentablemente. A Lima voy a ir el año que viene a un concierto. Nada más. Tengo una agenda llena hasta el 2012, con presentaciones en Estados Unidos y Europa.

En el repertorio de estas presentaciones seguirá reinando Rossini...

Bueno, es el compositor que más se adecúa a las características de mi voz.

Una voz que funciona muy bien con los agudos. Además, me encanta. Tanto como me gusta Wagner, aunque no lo cante. También hago mucho Bellini y Donizetti.

Los tres son la base central de mi repertorio.

¿Alguna obra que le falte por hacer, que quiera cantar? En el 2008 haré Rigoletto. Y me hace mucha ilusión.

Por último, ¿qué piensa de haber sido elegido entre los 50 latinos más sexys por la revista ‘People’?.

Eso me produce risa. Parece un chiste. Pero, bueno, no soy yo quién los elige. Hay que tener en cuenta que las fotos ayudan mucho, ¿eh?.

CON LOS PIES EN LA TIERRA Nunca he creído que ya llegué o que soy el mejor. Soy bastante autocrítico, me cuestiono mucho y nunca estoy contento”.

Juan Diego Flórez.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.