A CAMPO TRAVIESA RECORRIENDO CAMINOS

A CAMPO TRAVIESA RECORRIENDO CAMINOS

28 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Buenas. Hoy desde el campo los saludo como se acostumbre por aquí. Porque en el campo la gente todavía se saluda, se reconoce y se distingue.

Afortunadamente son muchos los caminos de Colombia que aún me faltan por recorrer y muchos los tintos que me falta por tomar. Pero eso sí, endulzados con panela que es como saben rico. Y desde aquí se me ocurre invitarlos a meditar un poco sobre el desastre ecológico que acaba de ocurrir en la hermosa región de Villa de Leyva, propiamente en la reserva natural de Iguaque.

Antes que hacer cuentas difíciles y perder tiempo pensando cuánto tardaria la región en recuperarse, los invito a sembrar árboles y a reforestar ya todas las zonas de Colombia que se encuentran desoladas en cuestión de reforestación. Los invito a sembrar vida especialmente a la orilla de las quebradas y en las cabeceras de los ríos.

Y hablando de sembrar vida, la lomriz roja californiana es una experta en fabricarla. Yo me siento a buscarle un defecto y sinceramente no se lo encuentro.

Fuera de que se presenta como unba fuente de proteínas para alimentar las gallinas, los peces y los cerdos de la granja, nos produce el mejor abono del mundo, o humus, sin tener que invertir un peso en su mantenimiento, pue se alimenta de los desperdicios que produce la finca, como la basura y el estiércol de los animales y además sirve para la alimentación humana porque con ella se pueden hacer deliciosas hamburguesas, paté y seviches.

A propósito, en el número dos de la historia del Profesor Yarumo enseñamos cómo sembrarla de una manera bien divertida y a la vez educativa.

Recuerdan ustedes ese bichito del tamaño de un alfiler que se mete en el ombligo del grano de café y del que tanto se habla, llamado Broca?.

Sobre su control el ingenio campesino también aporta elementos de lucha contra este insecto. Por qué mientras los científicos trabajan arduamente para controlarlo con métodos químicos y biológicos, me tocó ver hace poco en el Huila, el método que se inventaron para controlar la broca.

Resulta que además del machete que cargan en el cinto los campesinos, ahora le adicionaron un frasco de vidrio en el que van recogiendo muestras de granos. O sea que sería bueno irle colgando un frasco al vestido de Juan Valdés.

Este estómago mio me hace pasar verguenzas de todo tipo. Hace unos días recorriendo el municipio de Cota (Cundinamarca) me asaltó un olor delicioso y hasta que no llegué al sito de donde provenia el olor, y comprobé que salía de una deliciosa fruta llamada feijoa, no quedé contento.

Afortunadamente la dueña de la casa, doña Marujita de Amaya, resultó ser bastante amable, tanto que hasta me ofreció un coctel de feijoa, bellamente adornado con las flores de la fruta. Que delicia! Fonseca en la Guajira es muy conocido por su festival vallenato. Pero además de buena música, allí el Sena y el Inderena, tienen un zoocriadero de iguanas en el que se imita su hábitat.

Con los zoocriaderos se pretende proteger a una especie que alimenta a la humanidad desde hace siglos y viste a las señoras elegantes con su piel, en zapatos y carteras finas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.