HOMMES-SAMPER: PRIMER ROUND

HOMMES-SAMPER: PRIMER ROUND

Se entienden personalmente. Son vistos con frecuencia hablando y discutiendo como grandes amigos en reuniones sociales privadas o previamente a citaciones en el Congreso de la República. O en la noche en sitios exclusivos de Bogotá. Pero la realidad es que las distancias sobre el manejo de la economía colombiana son cada vez más amplias, diferencias que se hacen evidentes en las reuniones de Gobierno, a las que cada uno llega preparado: documentos elaborados personalmente o por sus asesores, muchos de los cuales han sido escogidos celosamente, y podrían remplazarlos en cualquier momento.

28 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Son los ministros de Hacienda, Rudolf Hommes, y de Desarrollo, Ernesto Samper Pizano. El primero, tecnócrata por excelencia, terco y convencido de sus principios. Formado en la academia y la consultoría. Cree que para hacer eficiente y elevar la productividad de la industria nacional se necesita exponer abiertamente la producción a las importaciones.

Samper es un abogado-economista, sin la base personal técnica que tiene Hommes, pero un gran conciliador y con manejo político. Formado entre los políticos, en el Congreso de la República, y aprendió mucho del ex presidente López Michelsen. Tiene asesores muy calificados.

Por principio, el ministro de Hacienda hace el trabajo sucio en el Gobierno y en la práctica no tiene aliados dentro de los otros ministros, en el entendido que cada uno defiende intereses particulares y sectoriales. Minhacienda atiende variables macro, el interés económico nacional .

En el caso colombiano, la principal preocupación es el control de la inflación. Para ello, puede utilizar una serie de variables que afectan los intereses sectoriales: la restricción monetaria afecta la disponibilidad de crédito para la agricultura o para la industria (lo cual a los ministros respectivos no les gusta, así lo acepten), y una reducción del gasto puede retrasar o impedir la ejecución de proyectos de los ministerios, solo para citar dos ejemplos.

Por ello, las discrepancias al interior del Gobierno contra el ministro de Hacienda son normales y aceptadas, pero generalmente el funcionario pone las reglas de juego y todos las acatan.

Hace unos años, una recomendación del Conpes para un cupo de crédito al Instituto de Crédito Territorial (ICT) fue descalificada por el Ministro de Hacienda así: No saben que aquí la política monetaria la manejo yo? . Y punto. Disputa natural? Tradicionalmente ha existido en el Gobierno una disputa entre el Ministerio de Hacienda y Planeación Nacional por el manejo residual de la inversión pública. La nueva Ley Orgánica del Presupuesto (Ley 38 de 1989) creó el Confis y virtualmente convirtió a Planeación Nacional en un banco de proyectos del Ministerio de Hacienda.

De otra parte, los ministerios han fortalecido su capacidad técnica y han ganado vocería, además que hoy tienen una injerencia directa en la política económica. El espacio ahora no es exclusivo de Hacienda o Planeación. Es el caso del Ministerio de Desarrollo, protagonista de la apertura porque el sector industrial está claramente involucrado. Jugándose el futuro? No es secreto que Samper quiere ser presidente de la República. Pero su carrera política tiene dos estrellas negras: sus propuestas populistas han causado reacción negativa en el sector industrial moderno y su estilo político le ha restado credibilidad. El Ministerio de Desarrollo es el escenario ideal para despejar dudas.

Necesita congraciarse con los industriales. Y su actitud frente a la apertura es definitiva. Muchas veces se asume que la permanente zancadilla tiene ese objetivo. Sus planteamientos y reparos son consistentes, lo que le da seriedad. Le creerán los industriales? Hommes no tiene ni busca futuro político. Su misión es manejar la economía y en el entendido que la inflación es el problema principal de la coyuntura ha planteado la necesidad de acelerar la liberación comercial para generar una mayor competencia frente a la producción local. Su tesis es racional. Samper responde que una mayor liberación de importaciones puede acentuar las tendencias recesivas de la economía en el corto plazo. También ideología Pero las discrepancias de los dos ministros trascienden el problema meramente coyuntural. Detrás está la ideología de cada uno: es el internacionalismo de Hommes contra el nacionalismo de Samper. Ortodoxia Vs. heterodoxia.

Para muchos, Samper encontró una teoría que encuadra muy bien con sus intereses políticos, pero que para Hommes está pasada de moda. Hay que proteger a la producción nacional porque el mercado internacional no manda las señales correctas... los restos de la teoría de la Cepal.

Samper cree en la intervención del Estado. Hommes en las fuerzas del mercado y en la privatización. Para el primero, el presupuesto nacional debe cargar con subsidios hacia los estratos populares. Para Hommes eso es no es claro.

Para Minhacienda, la política debe ser general y aunque el diálogo es útil, muchas cosas no se pueden concertar. Samper cree en la gradualidad y selectividad y en el Pacto Social.

Gaviria los conoce a juntos, sus aspiraciones y ambiciones. Cree que la política de Hommes es la correcta, aunque los samperistas afirman que no tanto como al principio. Pero también entiende la importancia política de Samper, especialmente en lo atinente al manejo del Congreso donde se estudian reformas claves para el Gobierno.

Esperará que se desgasten juntos? Se quedará con la ortodoxia o con la política? Según los entendidos, el tiempo apremia. Dos equipos goleadores Los capitanes evidentes de cada equipo son los ministros Hommes y Samper. Hay jugadores que naturalmente tienen que jugar en la escuadra. Son los funcionarios públicos. Pero hay importaciones claves.

Hommes, juega y hace de técnico. Lo acompañan Luís Jorge Garay y Oscar Marulanda (asesores de los últimos cuatro ministros de Hacienda), Luís Alvaro Sanchez, Gustavo Moreno y su viceministro Luís Fernando Ramírez.

Pero sus jugadores más importantes están en el Banco de la República y en Planeación Nacional, Francisco Ortega y Armando Montenegro, respectivamente. Ambas entidades poseen capacidad técnica al servicio del equipo. Adicionalmente, recibe el apoyo de los asesores de la Junta Monetaria.

Por afinidad ideológica tienen un refuerzo de importancia: Carlos Caballero Argáez, director de Proexpo, quién burocraticamente depende del Banco de la República pero maneja la columna del comercio exterior, uno de los temas de Samper. Ortega y Caballero serían los más opcionados ganadores si los capitanes de los dos equipos deben retirarse.

En la otra escuadra, Samper juega muy bien, pero poco de técnica, falla que suple con maestría a través de importaciones. Su equipo natural, el viceministro Juan Manuel Turbay; la directora de Incomex Martha Lucía Ramírez, el gerente de IFI, Rodrigo Villamizar (gran econometrista) y el asesor de comercio exterior Leonardo Villar.

Pero ha reforzado el equipo con dos estrellas : Guillermo Perry Rubio y José Antonio Ocampo, quienes defienden, son volantes y también atacantes. Conocen muy bien las cualidades y defectos del contrario. Tienen un gran jugador que por ahora está en la tribuna, solo de espectador, Antonio Urdinola.

Por una falla estratégica del equipo de Hommes, Samper cultiva una nueva contratación: la ministra de Agricultura, María del Rosario Sintes, quién tiene técnica y profesionales propios. Al comenzar el Gobierno, entrenó con el equipo de Samper porque Hommes y su equipo quisieron no tenerla en cuenta . Ahora han cambiado de actitud y ella ha subido fuertemente la cotización.

Donde está el Canciller Jaramillo?. Samper ha querido contratarlo, pero no ha podido. El conflicto lo puede beneficiar y además tiene escuadra propia, con dos importantes jugadores: los Ministros de Minas, Luís Fernando Vergara y el de Obras, Juan Felipe Gaviria.

El árbitro es Cesar Gaviria Trujillo, quién conoce bien a los contrincantes (con los conocimientos técnicos de Hommes y los políticos de Samper) y tiene las tarjetas. A Samper lo amonestó en una reunión de Conpes, pero todavía no ha sacado tarjetas...pero las tiene que sacar, porque la tribuna nacional se está poniendo inquieta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.