Secciones
Síguenos en:
Pedaleó 36 mil kilómetros

Pedaleó 36 mil kilómetros

Con unos 35 kilos de peso sobre su bicicleta, representados en maletas, ropa, herramientas y hasta ollas, y con la soledad como copiloto, Óscar Cañón, facatativeño de 24 años, recorrió a 20 kilómetros por hora, cerca de 36.300 km. de carreteras suramericanas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de abril 2006 , 12:00 a. m.

Esta aventura, que inicialmente sus amigos y su familia calificaron como una locura, empezó a rodar el primero de mayo de 2004 y culminó el pasado 18 de marzo, hacia las 11:00 a.m. en Facatativá, el mismo municipio que hace 23 meses lo vio partir.

Emprendió su viaje con tres amigos. Pedalearon hacia el sur por la vía Panamericana hasta llegar a Pasto, ciudad donde realmente empezó su travesía: dejar su país y entrar al mundo suramericano.

“Cuando llegamos a Quito hacía mucho frío y decidimos bajar a la costa, por Guayaquil, por allí entramos a Perú”, relata. Fue justo en esa zona y luego de haber pedaleado cerca de tres mil kilómetros, donde Cañón decidió separarse de sus compañeros.

“Estando solo tenía más facilidades para que me brindaran hospedaje y comida”. La travesía Desde ese punto, Cañón salió hacia Bolivia, rumbo al lago Titicaca. Ese país lo cruzó por el altiplano, por encima de los 4 mil metros sobre el nivel del mar, y fue una de las zonas más difíciles de recorrer.

“Allí, prácticamente, no hay carreteras. Es un campo traviesa por el que hay que guiarse con brújula”.

Siguió hacia Chile, por el desierto de Atacama hasta llegar a Santiago, la capital. Fueron más de dos meses pedaleando en ese país hasta que llegó a San Martín de los Andes, donde se conectó con Argentina.

En ese país, recorrió pasó a la Tierra del Fuego, la Patagonia y llegó hasta Ushuaia, la ciudad más austral de América, y cuyo eslogan es: ‘Usted ha llegado al fin del mundo’ “Es el destino que está más hacia el sur. Después de eso, solo sigue el Polo”, explica.

La ruta continuó por la costa Atlántica. Pasó por Buenos Aires, Córdoba y Rosario por donde entró a Uruguay.

“La ciudad de Chuy es el límite entre Uruguay y Brasil”, recuerda y fue por allí por donde entró a la tierra de la samba. De Brasil recuerda que duró cinco meses y medio recorriéndolo y su temor era que el permiso solamente lo tenía por seis meses.

Una vez en Manaos, Cañón retomó su vehículo y pedaleó hasta Venezuela. Entró por Caracas y se enrutó hacia Colombia por Cúcuta, a donde llegó el 6 de marzo pasado.

“Me moría por pisar tierra colombiana. Al llegar a Cúcuta contaba las horas para llegar a mi casa”, relata Cañón, quien recuerda que aunque la mayoría del viaje fue satisfactorio, tuvo que enfrentar varios momentos difíciles.

“Tuve que cambiar de corazas 16 veces. De resto, fueron impasses que se podían sortear, el más complicado fue en Argentina donde un perro, me refundió un zapato especial de bicicleta, me rompió la carpa y se me comió los alimentos”, dice.

En cada parada se metía en un café Internet para actualizar su página web (www.sobre2ruedas.com) en la que hizo el anecdotario de su viaje, paso inicial para lo que será el libro que planea escribir.

ANÉCDOTAS, MÁS SUEÑOS Y AMISTAD Cuenta que en todos los países que recorrió intercambió libros con los lugareños y que gracias a ese trueque leyó 30 libros, entre ellos ‘El alquimista’, ‘El código da Vinci’, y varios más sobre budismo.

La primera Navidad y el primer año nuevo, lejos de su familia, fue la del 2004, fechas que pasó con unos amigos en la isla de Chiloé, en Chile. “No me dio mucha nostalgia. Me sentía en calor de hogar. La del 2005 sí fue triste.

La pasé en Venezuela con una comunidad indígena de la Gran Sabana”.

Por hospedaje tampoco sufrió. “Trataba de buscar zonas para acampar, pero la mayor ayuda la ofrecieron los bomberos. Adonde llegaba, buscaba la estación y por lo general me daban posada”, dice.

Para Cañón este viaje, en el cual invirtió diez millones de pesos, producto de sus ahorros y del arrendamiento de una casa en Facatativá, fue un sueño que venía gestando desde hacía varios años y que le dejó como enseñanza el valor de la amistad: de hecho dice que hizo más de 650 amigos.

El próximo reto de Cañón es Norteamérica, llegar pedaleando hasta Canadá.

Para eso, está haciendo contactos en busca de patrocinio. Una vez lo culmine, planea sentarse a escribir un libro

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.