Secciones
Síguenos en:
La reina Isabel, 80 años y 54 en el trono británico

La reina Isabel, 80 años y 54 en el trono británico

Faruk, el último rey de Egipto, predijo que a comienzos de este siglo solo quedarían cinco reyes en el mundo: “Los de corazones, tréboles, diamantes, picas y… el rey de Inglaterra”. Sabía que la corona inglesa no era juego.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de abril 2006 , 12:00 a. m.

Los 80 años de la reina Isabel lo demuestran. Su cumpleaños ayer ha generado cientos de páginas en los medios de comunicación, decenas de exposiciones, diversas fiestas y servicios religiosos. Las celebraciones se extenderán hasta junio; el 17 será la jornada oficial para felicitar a la reina.

Isabel II atraviesa un buen momento. De acuerdo con una encuesta sobre la popularidad de la Corona, solo el 19 por ciento de los ingleses preferiría cambiar a un régimen republicano. El país vive momentos prósperos y no se han vuelto a presentar escándalos con la familia real.

Quedaron en el pasado la muerte de Lady Di, las apariciones públicas de su ex nuera Sarah Ferguson, los rumores del romance entre el príncipe Carlos y Camilla Parker, la incertidumbre por sus nietos William y Harry y la muerte de su madre.

Pero no ha sido fácil. Isabel II reúne una serie de condiciones que han sido claves. La gente que la rodea subraya, sobre todo, su dedicación al trabajo.

Su disciplina. La absoluta convicción de que nació para ser reina y que debe cumplir su papel en la historia.

Su padre, Jorge VI, se aseguró de educarla para reinar. Le enseñó protocolo, la obligaba a estudiar de pie con ropa pesada para que se acostumbrara a las largas sesiones que tenía por delante, le mostró cómo pasar revista y presidir desfiles.

La tenacidad de ‘Lilibet’ La tenacidad de ‘Lilibet’, como le decían cariñosamente, quedó patente cuando sus padres se opusieron a su matrimonio con Felipe. La entonces princesa argumentó que no había pedido hacer parte de una familia real, que lo mínimo a lo que podía aspirar era elegir su esposo. Y lo hizo.

Cuando cumplió la mayoría de edad pronunció un discurso, que aún recuerdan sus súbditos: “Declaro consagrar mi vida entera, así sea breve o prolongada, a servirles a todos ustedes”. Se ha encargado de que los ingleses crean que es así. Ha recibido casi todos los martes al primer ministro británico de turno –van diez en su reinado–, ha emprendido 256 viajes internacionales oficiales y ha recorrido 129 países diferentes.

Las personas cercanas aseguran que no carece de sentido del humor. Disfruta, por ejemplo, imitando a la gente. Una famosa anécdota cuenta que, luego de despedirse de un diplomático de la Commonwealth, la reina, convencida de que ya se había ido el invitado, repitió los gestos y palabras del hombre que, en realidad, no se había marchado aún. “No ha estado mal, majestad –le dijo el diplomático–. Nada mal”.

El manejo económico del palacio ha ayudado a la salud de su imagen. Se ha esforzado por cortar gastos y difunde un informe económico cada año (la monarquía inglesa gastó 64 millones de dólares el año pasado, 2,3 por ciento menos que en el 2004).

Las cenas en el palacio de Buckingham la han acercado a la gente. Ahora reúne comensales que comparten intereses (los miembros de los servicios de urgencia que actuaron el día de las bombas de julio el año pasado, por ejemplo) y no se imponen reglas de protocolo tan rígidas.

De hecho, la reina da muestras de ir al ritmo de la vida actual. Ha modernizado las oficinas de la corte (se conectaron a Internet en el año 2000), contrata jóvenes empleados cada vez más capacitados y se resigna a que su nieto William viva con su novia.

Al fin y al cabo debe de recordar que ella misma dio muestras de rebeldía cuando intentaron evitar que se casara con su actual esposo.

HOMENAJE DEL HEREDERO Siento un gran orgullo de felicitarla públicamente por las numerosas cualidades maravillosas que demostró durante una vida de servicio y dedicación a su país, a su familia, y a los países de la Mancomunidad Británica”

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.