Secciones
Síguenos en:
Una mujer de oro puro

Una mujer de oro puro

Extraordinario y admirable desde todo punto de vista el triunfo de María Luisa Calle en los mundiales de ciclismo de pista, que se disputaron en Burdeos (Francia) la semana pasada. Es un hecho histórico para el ciclismo colombiano y también por lo que representa para ella como deportista y como ser humano.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de abril 2006 , 12:00 a. m.

La gran pedalista colombiana logró colgarse la medalla de oro en el scratch –una competencia de fondo en ciclismo de pista, de 10 mil metros– luego de vencer a las 19 ciclistas más veloces del mundo. Victoria más notable aún cuando esta no es precisamente la especialidad de María Luisa, pues su fuerte son los 3.000 metros. Contra todo pronóstico ganó, jugándose hasta el último aliento, junto a la aguerrida Gina Grain, una de las favoritas, con quien luchó codo a codo en 16 de las 40 vueltas de la prueba. Al final, la canadiense tuvo que rendirse ante su poder, su coraje y su determinación.

Un triunfo de lo más meritorio y digno de reconocimiento. No solo porque es un golpe de pedal para el ciclismo colombiano, que está necesitando de estos alicientes, sino porque es un más que justo premio al esfuerzo, a la dignidad y al tesón de María Luisa. Con esta victoria logra relegar para siempre ese amargo trance de la medalla de bronce que ganó limpiamente en la prueba por puntos en los Juegos Olímpicos de Atenas el 25 de agosto del 2004. Otro magnífico triunfo para Colombia. Que María Luisa tuvo que esperar, entre la ansiedad y la amargura, durante 15 eternos meses. Por fortuna, o más bien, por justicia y por su convicción y lucha personal, el Comité Olímpico Internacional le dio la razón: ella no se había dopado y el bronce llegó a su cuello. Y a Colombia.

Esta nueva medalla del deporte de las bielas viene a brillar junto a las de Cochise Rodríguez, en Varese (Italia), en 1971; a la de Marlon Pérez, en los campeonatos mundiales de Quito (Ecuador), en 1994, y a la de Santiago Botero, en la prueba contrarreloj, en los mundiales de Zolder (Bélgica). Y, claro, a la suya propia, que también había conquistado en los Juegos Bolivarianos de Quito, en el 2001.

María Luisa es un ejemplo de tenacidad, que marca las páginas del deporte.

Seguramente, aún le entregará a su país nuevos frutos dorados, porque, con esa garra que la caracteriza, tiene la mira puesta en las competencias del mundo, respaldada en su condición y en sus exigentes entrenamientos. Bien por esa, María Luisa, y que los vientos le sean favorables.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.