NO PUEDEN CONTINUAR ACTOS SALVAJES: GAVIRIA

NO PUEDEN CONTINUAR ACTOS SALVAJES: GAVIRIA

Si continúan estas acciones salvajes, para el país va a ser bien difícil mantener un clima y una voluntad de entendimiento y de diálogo , dijo ayer el presidente César Gaviria en Medellín. Hay quienes, testarudamente, se empeñan en nadar contra la corriente y atacan la justicia, mientras la inmensa mayoría trabajan por Colombia, unos pocos atentan cotidianamente contra ella , afirmó el mandatario en una clara alusión a la masacre de una comisión judicial ocurrida el martes en un paraje rural de Usme, al sur de Bogotá.

28 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

Entre tanto, el Gobierno anunció ayer que en las próximas 72 horas tomará una radical decisión si comprueba que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), son responsables del atentado.

Al mismo tiempo, los altos tribunales del país y los organismos superiores de la justicia protestaron enérgicamente por la forma cruel como fue ejecutado el ataque dinamitero.

A las dos de la tarde de ayer, en medio de dos mil pañuelos blancos y con las notas del himno nacional, las restos mortales de los funcionarios asesinados el martes fueron conducidos a las instalaciones de los juzgados de Paloquemao.

El Gobierno, entre tanto, anunció que el lunes próximo se reunirá en forma extraordinaria con los representantes de los jueces para escuchar sus planteamientos y negociar el levantamiento del cese indefinido de actividades que se inició ayer en todos los juzgados del país.

Exigimos del Gobierno decisiones claras encaminadas a rodear a la Rama Jurisdiccional de todas las garantías, ya que no entendemos cómo se otorgan abundantes garantías a quienes ayer se encargaron de subvertir el orden y en cambio se mezquina un presupuesto decoroso, sin mencionar la carencia de protección adecuada para los administradores de justicia , dijo la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá.

El pronunciamiento del Gobierno sobre sus relaciones con la guerrilla será dado conocer después de que terminen las indagaciones preliminares, encargadas por orden presidencial al jefe de los servicios de inteligencia militar, general Manuel José Bonnet y al comandante de la Dirección de Policía Judicial e Investigación (Dijin), coronel Luis Montenegro Rinco.

El ejecutivo se abstuvo de acusar directamente a las FARC en razón a que hay planteadas otras dos hipótesis: que haya sido un grupo disidente de esa organización o que se trate de paramilitares desplazados a operar en esa zona de Cundinamarca.

A esas conclusiones llegaron los consejeros para la Seguridad Nacional y para la Paz, Ricardo Santamaría y Jesús Bejarano, respectivamente, los seis integrantes de la Comisión Consultiva de Orden Público y altos mandos de las Fuerzas Armadas, reunidos en el Ministerio de Defensa.

No obstante, en diversas declaraciones públicas la Policía no vaciló en sindicar a la columna Jaime Pardo Leal de las FARC, la misma que hace una semana incursionó en la localidad cundinamarquesa de Pasca.

Los generales José Rodríguez Zapata y Fabio Campos Silva, director Operativo de la Policía y comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, respectivamente, coincidieron en señalar que no les queda duda sobre la participación de guerrilleros en la masacre.

Ellos cometieron un error gravísimo y ahora no saben cómo explicarlo. Pero por la forma como ejecutaron la emboscada y de acuerdo con los testigos, podemos asegurar que fueron las FARC , dijo Rodríguez.

Entre tanto, Campos Silva indicó que las autoridades de Bogotá están seguras de que en esa región no operan grupos de autodefensa.

Fuentes oficiales indicaron que esta nueva masacre puede parecerse a la matanza de niños policías ocurrida hace un año en Algeciras (Huila), cuya ejecución fue reconocida por las FARC.

Voceros de la Policía consultados por este diario informaron que los guerrilleros observaron que la caravana iba encabezada por un vehículo de esa institución y creyeron que se trataba de un convoy policial.

Detrás transitaban un furgón, un vehículo campero donde iba la mayoría de las víctimas y una motoclicleta de la Policía de Usme.

Fuentes de la Casa de Nariño indicaron que una decisión sobre el futuro de las negociaciones con la Coordinadora Guerrillera en Venezuela será tomada en forma conjunta por los ministerios de Defensa y Gobierno y la Consejería Presidencial para la Paz.

Desde Caracas, el negociador por las FARC, Alfonso Cano, dijo a EL TIEMPO que se comunicó con los comandantes de los frentes que operan en el sur de Cundinamarca y Meta y ninguno de ellos aceptó la responsabilidad.

No fuimos nosotros los autores de la masacre. No compartimos ese tipo de hechos dijo Cano y rechazamos los actos de violencia contra la población civil, que no es objetivo militar de las FARC .

El segundo comandante de las FARC informó que los nueve negociadores de la Coordinadora emprenderán hoy su regreso al país en compañía de dos funcionarios de la Consejería de paz.

Para tal efecto, el Gobierno colombiano contrató los servicios de un avión que recogerá a los subversivos en el aeropuerto de Caracas y los trasladará a un punto fronterizo donde abordarán dos helicópteros particulares; luego se dirigirán a un lugar indeterminado.

Ayer, entre tanto, en medio de llantos y lamentos de parientes y amigos, los cuerpos de Luis Miguel Niño, juez 75 de Instrucción Criminal; Héctor Ojeda, fiscal; Hernando Trujillo, escribiente; Luz Amanda Vargas, secretaria; Jaime Puerto, médico; Héctor Romero, conductor y Luis García, agente investigador, fueron colocados en el corredor central del edificio de los juzgados, ocupado por unas dos mil personas.

En señal de duelo, los jueces vinculados a Asonal Judicial colocaron un gran cruz negra en cada una de las puertas cerradas de los 220 despachos de Paloquemao.

Tres personas silbaron al ministro de Justicia, Fernando Carrillo, cuando hizo su ingreso al edificio.

No obstante, los ánimos se calmaron cuando el funcionario anunció que el lunes próximo el presidente César Gaviria recibirá a los delegados del poder judicial.

En unas cortas declaraciones a los periodistas, Carrillo rechazó la masacre y dijo que se trató de un ataque aleve, cobarde y bárbaro. La justicia tiene que mantenerse erguida y si nos están matando a los jueces es porque la justicia está funcionando , agregó.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.