NUEVA ERA EN ZONAS ESMERALDÍFERAS

NUEVA ERA EN ZONAS ESMERALDÍFERAS

El Gobierno realizó cambios de fondo al régimen de contratación para legalizar, de una vez por todas, la explotación de esmeraldas en el país. La idea es que se puedan conocer los dueños de las 1.471 hectáreas donde se lleva a cabo la explotación.

17 de agosto 1993 , 12:00 a. m.

Con las nuevas reglas del juego, el Gobierno aspira a recuperar cerca de 700 millones de pesos que han dejado de pagar los productores, porque Minerales de Colombia (Mineralco), no cuenta con un estudio donde se determine exactamente los límites de cada mina y, por ende, no sabe a quién cobrarle.

Actualmente, existen alrededor de 15 empresas legalmente constituidas y con permiso del Gobierno para realizar las explotaciones. Entre otras, sobresalen Tecminas, Esmeracol y Coexminas.

Pero el resto de los explotadores son desconocidos. En las zonas esmeraldíferas, al occidente de Boyacá, trabajan cerca de treinta mil personas (guaqueros en su mayoría ) que se desplazan de mina en mina sin ningún control.

Esto ha originado numerosos problemas de orden público.

El continuo desplazamiento de los guaqueros de unas minas a otras, en razón del éxodo de invasores, las órdenes de evacuación, los posteriores enfrentamientos y las sangrientas venganzas, hacen que el tratado de paz que se firmó en agosto de 1992 se encuentre en calzas prietas.

Por ello, algunos piensan que empezó el conteo regresivo de una nueva guerra de esmeraldas.

La situación en los municipios de Otanche, Pauna, Santa Bárbara, Muzo, Quípama y Coscuez, cada día es más difícil.

Las autoridades detectaron la presencia en la zona esmeraldífera de los frentes XXIII y XI de las Farc.

Además de la infiltración de la guerrilla en las minas, han sobrevenido otros fenómenos como el éxodo de buscadores de fortuna hacia Coscuez.

Por ejemplo, en el primer semestre del año se calcula que cerca de 15 mil personas han llegado a la zona. Oficialmente, se tienen datos que en esa población habitan, solamente, cinco mil personas.

Nuevas fórmulas Este éxodo masivo de nuevos guaqueros y buscafortunas ha originado un continuo desplazamiento de los guaqueros de unas minas a otras. Por ende, los linderos de las minas no se respetan.

Por esa razón, los cambios que pretende hacer el Gobierno. En primer lugar, se crearon los comités de crédito minero y de contratación de derechos mineros, a instancias de Mineralco, para que esos organismos definan, después de una evaluación técnica, la adjudicación de los contratos.

Lo que se quiere es conocer unos responsables definidos de la explotación de las minas , advierte el director de Mineralco, Eduardo Chaparro.

Esto permitirá, además de delimitar el área de explotación de cada mina, obligar a las empresas a que presenten un programa de recuperación ambiental.

Además, se estableció un nuevo régimen de contratación donde Mineralco cobra una suma de dinero a las empresas contratistas (Ver Gráfico).

Con ello se busca regular la explotación y evitar que se presente una superproducción y que se deterioren los precios.

El valor del kilate de esmeraldas ha caído 70 por ciento desde finales de 1991.

Sin embargo, la explotación ha sido muy dinámica.

El año pasado se exportaron 185 millones de dólares, según las cifras registradas oficialmente. Pero hasta julio 30, se habían registrado exportaciones por 250 millones.

Bolsa en el congelador Los problemas de violencia que se han presentado en las zonas esmeraldíferas y las bajas cotizaciones obligaron a congelar temporalmente el proyecto de la Bolsa Colombiana de Piedras Preciosas.

Con ella se pretende formalizar el mercado de las esmeraldas y constituir un mecanismo de regulación de precios.

Se trata de dotar a la industria minera y en particular a los productores, comerciantes, exportadores y joyeros, de un mecanismo de transación que inspire confianza e incentive estas actividades.

Para el director de Mineralco, la bolsa puede ser un excelente medio para el control de precios que evite el desplome de los mismos, cuando se presenten situaciones de sobreoferta en el mercado.

Además, su función principal consiste en clasificar y certificar la calidad de las especies transables.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.