ENTRE PLATO Y PLATO NUTRICIÓN

ENTRE PLATO Y PLATO NUTRICIÓN

Comer mucho no significa estar bien alimentado, ni es garantía para disfrutar de una buena salud. Es necesario nutrirse bien. Y esto significa que en la dieta cotidiana deben estar incluidos todos los alimentos que van a proporcionar los nutrientes esenciales para el cuerpo.

03 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Aquí surgen los dos conceptos fundamentales de esta primera charla: alimentarse y nutrirse. Comprender la diferencia es esencial para que la salud no se vea amenazada por los antojos.

Las fuentes de los nutrientes son los alimentos. Pero son muchos los alimentos que proporcionan un mismo nutriente. Tal es el caso de naranjas, toronjas, limones y mandarinas, todas fuentes de vitamina C. De igual forma, un alimento es fuente de varios nutrientes: los mismos cítricos citados proporcionan además fibra, carbohidratos y agua.

El cuerpo puede ser comparado con un carro: las proteínas son como el chasís y la carrocería, conforman la estructura. Los carbohidratos y las grasas son como la gasolina que proporciona la energía para que se mueva. Los minerales y las vitaminas son los distintos aditivos que garantizan un adecuado funcionamiento. La fibra es semejante a los filtros de gasolina y aceite y los lubricantes que absorben las impurezas y suavizan. El agua evita que se funda el motor.

Gracias al carro, quedaron enumerados los nutrientes. Todos deben estar presentes en la mesa diaria. No importa que se les consuma en tres, cinco o más comidas, siempre y cuando las cantidades no excedan el total de calorías que el cuerpo necesita.

Y hé aquí la regla esencial de la nutrición: variedad sin excesos. Esa variedad es garantizada por la presencia de nutrientes en una gran diversidad de alimentos. Estos, a su vez, pueden ser combinados en forma ilimitada.

Las proteínas provienen de dos fuentes: animales y vegetales. Las primeras incluyen carnes de res, cerdo y aves, pescado, mariscos, huevos, leche y derivados. Las segundas se encuentran en cereales, habichuelas, fríjoles, lentejas, maní, almendras y nueces.

También las grases tienen un origen animal y vegetal. Entre las primeras, pueden citarse la leche entera y sus derivados, la grasa de las carnes y la manteca. Los aceites de cocina, la margarina, el chocolate, las nueces y el maní hacen parte del segundo grupo.

En cuanto a los carbohidratos, se distinguen dos grupos: los almidones y los azúcares. Los primeros están en los cereales (trigo, avena, cebada, etc.), tubérculos (papa, yuca), las legumbres (arveja, garbanzo), las pastas. Los azúcares se encuentran principalmente en la miel, el azúcar de caña (de mesa) y, en menor grado, en frutas y vegetales.

Frente a esta lista, usted no se puede quejar. Ya tiene los elementos necesarios para convertir su dieta cotidiana en un atractivo y saludable menú. No más rutinas. Y, por favor, no más carne-papa-plátano- arroz en un mismo plato.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.