C U E S T I O N D E G R A M A T I C A DISCRIMINACIÓN

C U E S T I O N D E G R A M A T I C A DISCRIMINACIÓN

Como van las cosas, el actual Gobierno está haciendo abstracción del Decreto 1398 que promulgara su antecesor y que con tanto orgullo difundiera al final de su mandato la entonces ministra de Trabajo y Seguridad Social, María Teresa de Saade. En efecto, tal disposición está encaminada a eliminar todas las formas de discriminación contra la mujer y a garantizar, frente al hombre, igualdad en la titularidad y goce de todos los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos . Si nos atenemos a lo que ha ocurrido en la conformación del gabinete ministerial y del equipo de gobernadores, el alcance del mencionado decreto irá a ser letra muerta, como tantas otras disposiciones que entre nosotros suelen aprobarse sin prever su viabilidad en la práctica. Por lo menos en el ámbito de la ginecocracia, la acariciada igualdad en la titularidad ha quedado en veremos. En el bien intencionado decreto que comento, el presidente Barco y su ministra olvidaron incluir un artículo relac

02 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Es cierto que la Academia todavía no ha registrado en su diccionario el género renovado de muchas palabras que el uso y la equidad reclaman. Es probable que el efecto poco eufónico de algunas, al colocarlas en su género real, haya impedido su aprobación. Así, pilota, grumeta, cónyuga, soldada, caba. Pero si fueron aceptadas jueza y jefa, no hay disculpa para no recoger aquellas. De igual manera, por qué sigue hablándose de la testigo y no de la testiga? Se dirá que se trata de una palabra calificada como común , y que es el artículo el encargado de identificar el género. Creo que eso podía aceptarse cuando no existía en los individuos de ambos sexos una conciencia clara de sus propios derechos.

De todas maneras, como pronosticara hace algunas décadas el lingista español Pérez Rioja, los sustantivos ambiguos constituyen un grupo destinado a desaparecer. Al varón lo que es del varón, y a la mujer lo que es de ella. Claro que este mundo enrevesado en que vivimos puede dar sorpresas y contrariarlo todo. La palabra nodriza, de tan exclusiva propiedad femenina, no tiene nada de raro que llegue a masculinizarse.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.