Secciones
Síguenos en:
‘Está bien protestar, pero un mes sin clase es suficiente’ Duros choques con la Policía tras

‘Está bien protestar, pero un mes sin clase es suficiente’ Duros choques con la Policía tras

En Francia no cesa la agitación. Ayer, entre uno y tres millones de personas salieron a las calles de distintas ciudades para exigir al Gobierno el retiro definitivo del Contrato Primer Empleo (CPE), la medida laboral que desde hace más de dos meses ha provocado huelgas y protestas, paralizado algunos sectores de la producción y tiene a miles de estudiantes universitarios sin clases. (VER GRÁFICO: VILLEPIN SE DESPLOMA)

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
05 de abril 2006 , 12:00 a. m.

A partir de hoy, el CPE será renegociado, pero los sindicatos desean simplemente que se derogue.

Del otro lado, está el primer ministro francés, Dominique de Villepin, que impulsó el CPE con la esperanza de que fuera un arma para luchar contra el desempleo, pero se estrelló con una impresionante reacción de las fuerzas sociales y de los mismos jóvenes que hoy lo tienen con una popularidad en picada (ver gráfico).

Una de esas estudiantes que llevan alrededor de un mes sin clase es la bogotana Estefanía López. De 22 años, estudia mediación cultural en la Universidad Sorbonne Nouvelle, París III, y compartió con EL TIEMPO sus impresiones sobre lo que se está viviendo en el país.

¿Ha participado en las manifestaciones? No, porque no he leído bien todo el decreto y me parece hipócrita salir a manifestarme por algo que no sé en qué me puede afectar. Yo soy extranjera y el CPE es para menores de 26. Yo no sé si seguiré en Francia.

¿Qué piensa de las protestas estudiantiles contra el CPE? Los estudiantes franceses tienen razón, porque es el colmo que el CPE incluya un período de prueba de dos años en el que el joven puede ser despedido sin razón alguna. Los jóvenes tienen derecho a saber por qué somos buenos y por qué no somos buenos para un trabajo. Ese contrato no asegura la igualdad de oportunidades.

¿Qué tanto la perjudica esta situación? Hace un mes que no voy a clase. Pero yo espero que se encuentre pronto una solución. Estoy de acuerdo con los estudiantes, pero creo que ya es hora de retomar las clases. Un mes sin clase es suficiente. Está bien protestar, pero también hay que pensar en nuestro futuro, porque ahora somos nosotros los que estamos en problemas.

Quienes defienden el CPE afirman que los jóvenes franceses ya viven en la precariedad, a esta generación la lla man, inclusive, “generación precariedad ”.

Por eso, tengo sentimientos encontrados. Yo también tengo amigos que trabajan en recursos humanos en las empresas y me dicen que es muy difícil contratar a una persona. Y si el CPE puede facilitar las cosas, me parece bueno porque trabajo es trabajo. Y uno como colombiano sabe lo difícil que es conseguir un trabajo.

En Francia, graduarse de universidad no garantiza un empleo.

Así es. Es cierto que muchos jóvenes se quedan por fuera de las universidades, por ejemplo quienes viven en los suburbios, que realizaron manifestaciones en noviembre pasado con el incendio de miles de autos y edificios públicos. Pero la mayoría estudia en las universidades públicas, que son poco costosas, sobre todo comparadas con los precios en Colombia. El problema es que más adelante, cuando se gradúan, los que no tienen problema para conseguir empleo son los estudiantes de las universidades prestigiosas, que son pocas.

¿Qué piensa de los vándalos que arman batallas campales con los policías antimotines después de las manifestaciones? Me sorprende mucho ver eso en Francia. Uno no sabe si esa gente está con la propuesta de los estudiantes o no. En todo caso, esos actos de violencia no ayudan la causa de los estudiantes. La deslegitiman.

DUROS CHOQUES CON LA POLICÍA TRAS LAS MARCHAS PARÍS (Efe) La manifestación organizada en París contra el Contrato de Primer Empleo (CPE) terminó ayer con enfrentamientos con la Policía, al igual que las marchas en otras ciudades como Rennes, Caen y Lorient (noroeste), Grenoble (sureste) y Lille (norte).

Al final del día, según datos de la Policía francesa, más de 400 personas habían sido detenidas, de ellas 301 en París, al margen de las manifestaciones organizadas por sindicatos de trabajadores y estudiantes para exigir al Gobierno detener el CPE.

En París, los altercados comenzaron una vez concluida la marcha cuando jóvenes violentos empezaron a lanzar botellas, piedras y adoquines contra los agentes antidisturbios, que respondieron con gases lacrimógenos y procedieron a practicar detenciones.

Los 'reventadores' de la marcha rompieron los escaparates de dos agencias de empleo, una aseguradora y una escuela, además de cabinas telefónicas y parabrisas de vehículos, antes de que la calma se restableciera progresivamente.

Estefanía López, estudiante universitaria colombiana en París.

''Me sorprende mucho ver eso en Francia. Esos actos de violencia no ayudan a la causa de los estudiantes. La deslegitiman”

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.