Secciones
Síguenos en:
Simplificar

Simplificar

Edward de Bono es uno de los más brillantes pensadores contemporáneos. Este profesor de Oxford, Cambridge y Harvard, autor de 62 libros sobre el funcionamiento de la mente (es el padre del novedoso concepto del pensamiento lateral) está obsesionado con la necesidad de simplificar la vida en muchos aspectos. Estamos muy de acuerdo con su iniciativa. Por eso compartimos algunas de las ideas claves de su libro Simplicidad, para que las entidades oficiales, las empresas privadas y demás organizaciones sociales, así como las personas, las pongan en práctica.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de abril 2006 , 12:00 a. m.

* La simplicidad no se da fácilmente; hay una marcada tendencia a complicar las cosas, por lo tanto, hay que hacer un esfuerzo deliberado y sostenido para lograrla.

* La complejidad causa un enorme desperdicio de tiempo, de energía mental y de atención. Ese costo es difícil de calcular pero lo que a simple vista se nota es que es significativo.

* Diseñar la simplicidad demanda mucha creatividad. Para llegar a lo simple se necesitan muchas más neuronas que para hacer algo complicado.

* Los países deberían hacer campañas para fomentar la simplicidad. Debe volverse una meta nacional, como la mejora de la calidad. Y hay que entrenar a las entidades y las personas para que aprendan a simplificar.

* Un verdadero experto no complica las cosas sino por el contrario las simplifica. Las personas más inteligentes son las que logran hacer las cosas de una manera sencilla, los que explican las ideas en una forma fácil de entender, los que llevan una vida sin enredos.

* Fragmentar los problemas -subdividirlos en componentes menores- es una buena fórmula para encontrar soluciones más simples.

* La descentralización es indispensable para simplificar la operación de las empresas. Unidades autónomas son más eficaces y eficientes, porque focalizan sus esfuerzos en atender sus asuntos propios y no los de un órgano central superior. Pero naturalmente hay que tener una visión y unos principios comunes para garantizar el cumplimiento de la misión corporativa.

* La complejidad es simplicidad fracasada.

* Para comunicar de forma simple es necesario no olvidar nunca que lo que las personas captan depende de su formación, experiencia y entorno. La comunicación debe ser un traje a la medida de cada audiencia.

* Una de las causas de la insuficiente simplicidad es que la mayoría de las personas se conforma con la primera solución que le encuentra a los problemas, solución que casi nunca es la óptima.

* Con alguna frecuencia es mejor comenzar de ceros a la hora de cambiar un producto, servicio o proceso, en lugar de tratar de reformarlo.

Aparentemente eso sería más complejo, pero hay abundante evidencia empírica de que es todo lo contrario.

* Los perezosos son muy buenos para generar ideas simples. Porque siempre buscan minimizar el esfuerzo y la pérdida de tiempo y de energía.

* Algunas personas son impacientes con los conceptos, y les parecen teóricos y abstractos. Esas personas prefieren acciones concretas. Pero no se dan cuenta que los conceptos son vitales para poder encontrar las mejores alternativas de acción.

* Las instrucciones deben diseñarse para el más elemental de los potenciales usuarios.

* Para poder escoger el camino más simple, hay que identificar el mayor número posible de caminos, teniendo muy claro a qué destino se quiere llegar.

* Para simplificar no siempre hay que hacer grandes cambios; a veces pequeñas variaciones producen grandes efectos positivos.

* Las ideas más sencillas son con frecuencia difíciles de producir porque la tendencia natural de nuestra mente es a divagar. Le cuesta trabajo focalizar.

* Si usted no es capaz de explicarse a sí mismo, de manera sencilla y clara, las razones por las que tomó una decisión, probablemente esa no es una buena decisión.

* Simplificar su vida es muy simple (valga la redundancia): defina bien sus metas, sus valores y sus prioridades. Y nunca las traicione

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.