El informe que tumbó al SuperVigilancia

El informe que tumbó al SuperVigilancia

A las 12:30 del viernes, EL TIEMPO trató de hablar con el hombre que controla 180 mil vigilantes en el país para saber qué explicación tenía para responder a las acusaciones que le hacían en un ‘informe de novedades’ de la Policía. (VER INFOGRAFÍA: LA PODEROSA SÚPER EN CIFRAS)

02 de abril 2006 , 12:00 a.m.

Fernando Segura Aranzazu no respondió la llamada, mandó un mensaje a través de sus asesores y viajó de inmediato de Cali –donde atendía un encuentro con empresarios del sector– a Bogotá.

Seis horas y media más tarde dijo que renunciaba a su cargo en una rueda de prensa convocada a última hora.

“Lamento dañarle la chiva a EL TIEMPO, pero el país debe saber lo que está pasando en la Superintendencia de Vigilancia, no puedo permitir que denigren mi nombre”, dijo antes de dejar el cargo que ocupa desde hace tres meses.

“Esto es una campaña de desprestigio en mi contra orquestada por el anterior superintendente, Hernán Sanín”, anotó refiriéndose al hoy viceministro de Defensa.

¿Pero qué fue lo que provocó la renuncia de Segura? Se trata de un informe confidencial del mayor Luis Ómar Sánchez, oficial de enlace de la Policía ante la Superintendencia, entregado hace más de un mes al general Jorge Daniel Castro, director de esa institución.

Segura mencionó el documento el viernes: “Uno de los supuestos cargos que me hacen es que hay una información de inteligencia de la Policía sobre mis actos de corrupción: les quiero decir que EL TIEMPO no tiene ese informe y si lo tiene ha sido fabricado en los últimos momentos”.

Pero el documento sí existe (ver facsímil), tiene fecha del 23 de febrero, ya está en poder de la Fiscalía y dice que a finales del 2005 Fernando Segura –entonces segundo al mando de la Súper– se reunió en su despacho con gente cercana a la empresaria del chance Enilce López, ‘La Gata’, hoy detenida por lavado de activos.

En la reunión participaron Jorge Luis Alfonso López, hijo de ‘La Gata’ y alcalde de Magangué (Bolívar); el polémico senador Vicente Blel y Manuel Cáceres, abogado de las empresas de chance.

La reunión giró en torno a la decisión del Gobierno de quitarles a ‘La Gata’, a su hijo y a las cuatro empresas de chance en las que figuran como accionistas, las licencias para portar 150 armas y tener 130 escoltas.

La medida había sido tomada unas semanas antes (en noviembre) por el entonces superintendente, Hernán Sanín.

Y si bien podía no ser extraño que estuvieran allí –el hijo de ‘La Gata’ había hecho varias gestiones ante la Súper–, lo que llevó al mayor Sánchez a denunciar fue lo que “una fuente humana” le narró.

“En esa reunión, el doctor Segura los asesoró en las falencias cometidas en la parte procedimental en las decisiones tomadas por el anterior Superintendente, con el fin de ganar el pleito jurídico y así continuar con los departa-mentos de seguridad que se les retiraron”, manifestó.

El mayor Sánchez anota en su informe que además Segura “dilató las resoluciones donde se cancelaban los departamentos de seguridad de Unicat (una de las empresa de chance) y de Jorge Luis Alfonso López. Me consta ya que esos temas fueron tratados siendo yo director (de la Súper) en Ibagué”.

Dos personas confirmaron la reunión. El abogado Miguel Cáceres –defensor ante la Superintendencia de las firmas chanceras– ratificó que el hasta el viernes superintendente les dio guías para defenderse de las decisiones que los afectaban.

El senador Vicente Blel reconoció su participación en diálogo con EL TIEMPO: “Me encontré a Jorge Luis Alfonso López y me pidió que lo acompañara. Aunque son mis detractores políticos, por ser un alcalde de mi departamento fui con él. ¿Eso qué tiene de pecado? No recuerdo de qué se habló, creo que de unas notificaciones”.

Lo concreto es que semanas después varias tutelas permitieron que el alcalde de Magangué y un par de firmas recuperaran sus escoltas.

Pero en febrero, tras la captura de ‘La Gata’, la superintendencia volvió a desarmarlos. Curiosamente, las resoluciones las firmó un subalterno de Segura, pues este estaba de viaje.

El episodio de ‘La Gata’ no es la única acusación en el informe. También se afirma que Segura se opuso a operativos contra empresas de blindaje con clientes ‘paras’. Él dice que es una “canallada”.

Y al justificar su renuncia, el Súper dijo el viernes que nunca había tenido el respaldo del alto Gobierno. “La primera noche como Superintendente me reuní con el ministro de Defensa, quien me dijo que tenía la sensación de que yo era un funcionario corrupto”.

¿Por qué entonces lo nombraron? (ver recuadros).

u.investigativa@eltiempo.com.co .

¿QUIÉN NOMBRÓ A FERNANDO SEGURA? En diciembre, cuando el Gobierno nombró viceministro de Defensa a Hernán Sanín, este y el Ministro de esa cartera, Camilo Ospina, acordaron que el coronel William Salamanca, delegado de Inspección y Control, lo reemplazaría en el cargo de superintendente.

Sin embargo, horas antes de oficializarlo, se anunció que Fernando Segura, entonces Delegado para la Vigilancia, asumiría el cargo. Ambos, Salamanca y Segura, eran los segundos de ese poderoso organismo de control.

Según el propio Segura –a quien Sanín llevó a la entidad– su nombramiento contó con el respaldo del ministro Sabas Pretelt de la Vega. Pero Pretelt lo niega (ver recuadro) y también niega que sea cuota del senador Javier Cáceres, como lo aseguró hace dos semanas el senador Dief Maloof. Cáceres dice que no tuvo que ver en ese nombramiento y atribuye los señalamientos de Maloof a que su movimiento aparece en la denuncia que él hizo sobre líos en el Incoder.

¿SE CONTRADICEN EL MINISTRO PRETELT Y EL SALIENTE SUPERINTENDENTE? Aunque el nombramiento del SuperVigilancia depende de la cartera de Defensa, el propio Fernando Segura dice que fue el Ministro del Interior quien le dio el beneplácito. Sabas Pretelt niega eso, como también que era cuota del senador Javier Cáceres.

- Fernando Segura, el saliente superintendente “El alto Gobierno, más concretamente el señor ministro del Interior y de Justicia, Sabas Pretelt de la Vega, encontró que mi hoja de vida y mi trayectoria eran suficientes para nombrarme como Superintendente de Vigilancia y Seguridad Privada. Así se lo hizo saber al señor Presidente de la República (...) “Si tienen el documento de la Policía, les pido a todos que me lo hagan conocer para poder ejercer mi derecho a la defensa como abogado que soy y desvirtuar esas afirmaciones”.

- Sabas Pretelt, Ministro del Interior y de Justicia “Cuando Fernando Segura fue nombrado en ese cargo yo no lo conocía. Lo único que hice en su momento fue decir que al frente de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada debería permanecer un civil y que sería bueno promocionar a uno de los segundos del saliente Hernán Sanín.

“No conozco el documento de la Policía del que me hablan, pero creo que se debe investigar y si es del caso castigar a los culpables. Eso me parece horrendo”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.