Jaime Gómez, 11 días de misterio

Jaime Gómez, 11 días de misterio

Lelys Archila tiene lista en una pequeña cava de su apartamento la botella de vino que destapará cuando aparezca de nuevo su esposo, Jaime Enrique Gómez Velásquez.

31 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

“Va a ser un momento muy especial. Ese día la alegría volverá a esta casa y se irá esta incertidumbre”, dice Lelys.

El problema es que la incertidumbre ya completa 11 días. Gómez, asesor de la senadora Piedad Córdoba, desapareció el pasado 21 de marzo en los cerros orientales de Bogotá, cuando hacía deporte.

“Esta semana ha sido terrible –dice Diana, hija del primer matrimonio de Gómez–. Es absurdo que en este país pasen cosas como esta”.

Aún no hay nada claro en el caso de la desaparición de Gómez, de 55 años, un antiguo líder sindical que fue concejal de Bogotá (ver recuadro).

Lelys cuenta que ese día él salió, como siempre, a caminar por los cerros de Bogotá a las 5 de la mañana.

“Él acostumbra a regresar como a las 7 de la mañana –dice Lelys–. Antes de irme le dejé el desayuno servido”.

Pero cuando ella regresó a las 7 de la noche miró hacia la cocina y vio que el desayuno no había sido tocado.

“Fui al cuarto –añade–y vi que su billetera y su celular estaban sin mover, de inmediato supe que le había pasado algo”, apunta Lelys. Desde ese momento, su familia asumió que lo habían desaparecido.

Las versiones “Creemos que es una desaparición forzada porque él conoce muy bien la zona.

Además, una persona lo vio bajando de regreso muy cerca de la (avenida) Circunvalar”, asegura Diana.

Por lo pronto, las autoridades siguen en la búsqueda y afirman que no hay indicios de que se trate de un secuestro, pues no hay llamadas a la familia haciendo peticiones.

Entre tanto, han surgido versiones en el sentido de que Gómez tiene asuntos pendientes de tipo jurídico. Algunos de ellos estarían relacionados con su desempeño en el fondo de empleados de la ETB.

Además, otras versiones señalan que tendría líos de embargos y de deudas.

“No señor, él no tiene problemas de embargos o de deudas, ¡olvídese! Además, cualquier cosa yo la sabría. Tampoco tiene ningún lío. Esto es cuestión política porque ha estado con Piedad Córdoba. Nada de problemas de esos, ¡olvídese!”, responde Lelys.

EL TIEMPO intentó contactar ayer a Córdoba pero no fue posible ubicarla.

Ella ha calificado el hecho como una desaparición por motivos políticos.

Mientras las autoridades aclaran qué fue lo que pasó, Lelys asegura que su corazón le dice que él está vivo. Por eso lo espera con ansiedad. Además de tenerle vino, le preparará “un desayuno mejor que el que le dejó servido.

Changua con arepa será el menú de ese día”.

DE LÍDER SINDICAL A ASESOR POLÍTICO Cuando a los hijos de Jaime Gómez se les pregunta qué es lo que más identifica a su padre, sin dudarlo dicen que es un humanista y un intelectual.

“Él es una persona pacífica a la que le preocupa mucho la situación del país”, dice su hijo Juan Sebastián. Gómez trabajó durante 20 años en la Empresa de Teléfonos de Bogotá (ETB), y fue dirigente sindical entre 1975 y 1989. En 1995, fue concejal de Bogotá durante cuatro meses. Es asesor de Piedad Córdoba desde hace tres años y miembro de la campaña de Horacio Serpa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.