Recorrido por bonos de paz ó de guerra

Recorrido por bonos de paz ó de guerra

Las contribuciones especiales para financiar el fortalecimiento de las fuerzas militares, han sido una herramienta usada por varios gobiernos.

30 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Los últimos tres Gobiernos han echado mano de los bonos de paz, o del impuesto al patrimonio para financiar las FF.MM.

Durante la administración del presidente Ernesto Samper, en el año 1996, el Congreso de la República (Ley 345) aprobó la suscripción obligatoria de bonos, que unos denominaban para la paz y otros para la guerra, por un cupo de hasta 600.000 millones de pesos.

Estos papeles recayeron sobre las personas jurídicas, así como sobre las personas naturales que reportaran patrimonios líquidos superiores a los 150 millones de pesos.

Sin embargo, en el caso de las jurídicas, se excluyeron de esta suscripción a las empresas de servicios públicos, a las compañías de transporte y a las loterías de carácter territorial.

En ese momento, fueron unos 350.000 contribuyentes sobre los que recayeron los bonos.

Los recursos se invirtieron para la compra de equipos de comunicaciones, armamento, lanchas, camiones y equipos en general.

Según las cifras de la Dian, el recaudo llegó a 415.590 millones de pesos.

Más adelante, en diciembre de 1998, ya durante la presidencia de Andrés Pastrana, se crearon los denominados bonos de solidaridad para la paz.

En ese momento se autorizó al Gobierno, a través de la Ley 487, a emitir unos títulos de deuda interna por dos billones de pesos, los cuales tenían un plazo de siete años. Se colocaron en dos tramos: el primero entre mayo y junio de 1999, y el segundo entre mayo y junio de 2000.

Al igual que los bonos de 1996, estos papeles los debieron suscribir las personas jurídicas, así como las naturales cuyo patrimonio líquido a 31 de diciembre de 1998, fuera superior a los 210 millones de pesos. Los recursos provenientes de estos bonos, se administraron a través del Fondo de Inversión para la Paz, y se destinaron a la financiación de programas sociales en las zonas de conflicto. El recaudo por este concepto llegó a 1,28 billones de pesos.

Por otra parte, el 12 de agosto de 2002, recién posesionado el presidente Alvaro Uribe, se declaró la Conmoción Interior y al amparo de ella se creó el impuesto al patrimonio ó del 1,2 por ciento.

Este gravamen se creó por una sola vez y se pagó en cuatro cuotas, distribuidas entre 2002 y 2003.

El impuesto recayó sobre las personas naturales y jurídicas que, al 31 de agosto de 2002 tuvieran un patrimonio líquido superior a los 169,5 millones de pesos, a una tarifa de 1,2 por ciento.

Los dineros recaudados, que fueron cercanos a 2,5 billones de pesos cuando el Gobierno estimaba dos billones, se usaron para el fortalecimiento de las fuerzas militares.

No sólo para la inversión en armamento y equipos, sino para la ampliación del pie de fuerza y la creación de batallones móviles y de montaña

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.