Secciones
Síguenos en:
SITUACIÓN EMBARAZOSA EN LA CÁRCEL DE VALLEDUPAR

SITUACIÓN EMBARAZOSA EN LA CÁRCEL DE VALLEDUPAR

Una situación embarazosa enfrenta el director de la Cárcel Judicial de Valledupar, Eduardo Moreno Andrade: el patio número uno del penal, destinado a la reclusión de las mujeres, se le convirtió en la sala de maternidad. Hace 28 días, el ambiente hostil y de incertidumbre del pabellón cambió y en su remplazo llegaron las sonrisas y los mimos. Eso lo logró Lizeth Carolina, una bebé que crece entre las reclusas, que además, esperan el nacimiento de otro niño en los próximos días.

Paralela a la alegría que se observa en el centro carcelario corre la angustia por el rostro del director de la cárcel. Moreno Andrade, en sus veinte años de experiencia en el manejo de centros penitenciarios de Cundinamarca, Valle del Cauca,Antioquia Magdalena, Guajira y Sucre, no había enfrentado una situación igual. Es una encrucijada , dice Moreno, dada la legislación especial de orden público (Decreto 180 de 1988), bajo la cual están la nueva y la futura mamá. Ambas están acusadas del delito de rebelión y su situación deberá ser resuelta por la Fiscalía Regional de Orden Público de Barranquilla.

Ana Milena Campo Ramos, una delgada morena de 21 años, fue detenida en la región de El Lucero, jurisdicción de Pelaya (Cesar), el 19 de julio de 1992.

Cuando fue capturada tenía tres meses de embarazo.El padre de la bebé es un agente de la Policía, que abandonó a Ana Milena.

Ella solicitó libertad provisional para tener a su bebé en el seno de su familia, pero no lo logró. Con la ayuda de una abogada de oficio, instauró una acción de tutela ante la Fiscalía de Barranquilla, pero le fué negada.

Resignada, esperó el momento del parto, que tuvo lugar, bajo vigilancia policial, a las 10:30 de la mañana del 25 de mayo en el hospital Rosario Pumarejo de López, en Valledupar. Ese mismo día fue dada de alta, a las 4 de la tarde,cuando salió para la cárcel llevando en sus brazos a Lizeth Carolina.

La administración del penal, las guardianas y las reclusas hicieron campañas y consiguieron una cuna, juguetes, teteros, pañales y una cómoda cama para la madre. Hoy, Lizeth es la admiración de todos en el penal.

Admiración que está a punto de repartirse, pues la comunidad carcelaria espera otro parto, el de una menor de 16 años, que ingresó al centro carcelario el 16 de febrero pasado. Fue detenida, también por rebelión, en la vereda Las Flores, en La Jagua de Ibirico (Cesar). Ella está en el último mes de gestación.

Las dos mujeres, cuya situación jurídica está por resolverse, no tienen recursos económicos para pagar los servicios de un abogado, Tampoco han recibido pronunciamiento alguno de la Fiscalía Regional de Barranquilla.

Entre tanto, Moreno ha conversado con los directivos del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para definir la tenencia de la niña. Sin embargo, la fórmula propuesta por los funcionarios le parece cruel.

El ICBF es partidario de entregar a Lizeth a un hogar sustituto hasta que sea resuelta la situación jurídica de la madre.Igual sucederá con el bebé de la otra detenida.

Y mientras esta situación se resuelve, el director de la cárcel solo sabe que es muy duro decirle a una madre que tiene que entregar a su hijita. No sabemos que hacer... .

Una tutela podría ser la salida Expertos en derecho penal consultados por este diario dijeron que en caso de Ana Milena Campo Ramos, y de otra joven que está a punto de dar a luz en la cárcel de Valledupar, no es viable la excarcelación pues está procesada por rebelión, conducta que está tipificada en el decreto 180 de 1988 como un delito de estado de sitio, que no contempla la suspensión de la privación de la libertad. La normatividad carcelaria, sin embargo señala que cuando una mujer procesada por este tipo de delitos se encuentra en estado de gravidez se le otorga un permiso para tener el bebé, pero debe regresar a la prisión.

En el caso de que Campo no quiera entregar al bebé a sus familiares, sea cual fuesen sus razones, la justicia podría obligarla a entregar a la niña al ICBF Campo, dicen los analistas, podría instaurar una acción de tutela invocando el artículo 42 de la Constitución, que habla sobre la primacía que tienen los derechos de los menores sobre los de los mayores. De resultar a favor esa acción, Campo podría obtener la excarcelación para mantener a su hijo Primaría el derecho del recien nacido , dijo un abogado.

Para otros delitos, dijeron los expertos, la ley es más flexible. La suspensión de la detención preventiva se otorga, de acuerdo con el código procesal, cuando a la sindicada le faltan menos de dos meses para el parto o no han transcurrido seis meses desde la fecha en que dio a luz .

Si el delito es menor (hurto, lesiones personales, por ejemplo), el juez puede multar a la persona , imponerle un acto de compromiso (presentaciones periódicas) o un auto de detención con excarcelación que culminará con los primeros seis meses de lactancia, según un abogado defensor de familia del ICBF En caso de que el delito sea mayor (homicidio simple o agravado, por ejemplo), agregó el especialista, no tiene derecho a la excarcelación. Sin embargo, si el delito es culposo o preterintencional (si intención) si es posible al excarcelación provisional, de acuerdo con el análisis del respectivo juez.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.