China busca tener diseñadores para manejar sus marcas

China busca tener diseñadores para manejar sus marcas

China, que ya controla casi un 50 por ciento del sector textil mundial, está sin embargo atrasada en la calidad de sus diseños, por lo que busca hacerse un nombre en el ámbito de la moda con eventos como la Semana de la Moda de Pekín.

28 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Un total de 120 diseñadores de 24 países, en su mayoría noveles, y 25 marcas chinas e internacionales participan en los ocho días que dura la Semana de la Moda la cual irá hasta el 2 de abril, un evento que se celebra dos veces al año en la capital china.

“La semana está dedicada a publicitar las marcas chinas, con más de 20 empresas locales”, declaró la señora Chen, una de las responsables de la Asociación China de la Moda.

Marcas totalmente desconocidas en el extranjero como Bosideng, Edenbo, Tries, Stdawee y Liliang presentan durante toda esta semana sus colecciones para el otoño-invierno 2006, con una calidad muy alejada de las pasarelas occidentales o japonesas, aunque con vocación de modernidad.

“Todavía no podemos hablar de exportación”, explicó el diseñador chino Tabio Wang. “Los que participan en la Semana buscan oportunidades para representar a marcas extranjeras en China. Exportamos mercancía, pero no marcas”.

Las marcas locales aprovechan la semana para buscar oportunidades en el sector nacional e intercambios con las extranjeras, aunque todavía China tardará en desarrollar un sector propio del lujo.

“Las marcas extranjeras de lujo son efecto y causa de una cultura y en la China actual el sector de la moda piensa a corto plazo.

China no tiene todavía la base para formar a diseñadores excelentes, como sucede en Occidente”, explica Wang, que no participa en la Semana aunque acude a los pases de moda.

Según Wang, los diseñadores nacionales que se hacen famosos en China es por la ceguera de los publicistas y no porque “en realidad tengan un contenido”.

La prueba está, según este diseñador, en que en las 14 ediciones de la Semana (desde 1997) “no ha habido diferencia entre una y otra” y los escenarios son un despilfarro de lujo, innecesario si la marca es buena, “porque sólo hace falta transmitir la idea del diseñador”.

De hecho, China, con el sector textil mundial de bajo coste en sus manos y su tradición histórica, puede convertirse en un auténtico laboratorio de la moda cuando recupere su identidad cultural.

“Tienen más gracia copiando marcas que diseñando, a veces son mejores que las originales”, declaró el español Alexis Martín Reyna, profesor de diseño de la escuela Raffles International de Pekín, al referirse a la avalancha de copias.

Hay de todo, como una doble cara. A veces tienes la impresión de que están muy atrasados y de repente encuentras ideas muy desarrolladas”, opina sobre sus estudiantes.

Todavía hoy, cuando en el mundo se ve a China como una potencia emergente, el poder se viste con marcas extranjeras.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.