PUJA POR LA AYUDA DE JAPÓN

PUJA POR LA AYUDA DE JAPÓN

Japón se debate entre el deseo de seguir colaborando con la reestructuración de las economías latinoamericanas y la preocupación de cómo financiar esa ayuda si sus ingresos descienden tan abruptamente como se teme. América Latina no verá una declinación drástica en nuestra asistencia oficial para el desarrollo, pero dadas las restricciones presupuestarias sería irresponsable garantizar ahora cualquier compromiso futuro , dijo un alto funcionario de la Cancillería.

25 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

El flujo de asistencia nipona para el desarrollo cayó a 561 millones de dólares en 1990, en comparación con los 563 millones de 1969.

Aunque esa cifra mantuvo la participación latinoamericana en la asistencia nipona para el desarrollo en el nivel del seis al nueve por ciento, el flujo de ayuda a Europa, principalmente Europa oriental, saltó de 11 millones de dólares en 1989 a 158 millones en 1990.

Los funcionarios latinoamericanos, cada vez más preocupados por la dura competencia de la Unión Soviética y Europa oriental en demanda de fondos, están intensificando sus visitas a Japón o auspiciando seminarios de inversión en Tokio para incentivar el flujo de los fondos.

El más reciente visitante es el presidente de Bolivia, Jaime Paz Zamora, quien esta semana realizó una visita de cuatro días a Japón. Bolivia busca oídos simpáticos para su esfuerzo por sostener el crecimiento económico, dijo el embajador boliviano en Japón, Gonzalo Montenegro.

Enfrentamos una dura competencia por recursos e inversiones de parte de Europa oriental, que ha atravesado recientemente por dramáticos cambios , agregó.

Argentina auspicia un seminario sobre privatizaciones en Tokio, y el ministro de Economía y Hacienda de Perú, Carlos Boloña, visitará Japón a comienzos de la semana próxima para discutir apoyos financieros.

Japón mantiene lazos más históricos con América Latina que con Europa Oriental debido al gran número de inmigrantes nipones en esa región.

Pero Tokio siente las presiones de sus aliados occidentales en su ansiedad por nutrir a las economías de la Europa del Este en su alejamiento del socialismo, y esto pone nerviosa a América Latina.

Esta puja por las faltriqueras niponas coincide con la merma de los ingresos gubernamentales en Japón tras el estallido de la llamada economía burbuja y el precio inflado de sus bienes.

Las cifras oficiales revelan que los ingresos por impuestos a las empresas cayeron 23.9 por ciento y los impuestos a los títulos y acciones se desplomaron en 48.1 por ciento a fines de agosto en comparación con el año anterior.

Japón no puede prometer mantener el nivel actual de ayuda a América Latina ni a ninguna otra zona del mundo , dijo el funcionario de la Cancillería.

Pero otros funcionarios del gobierno a cargo de las políticas de asistencia, dijeron que Tokio debe canalizar algunos fondos hacia América Latina para revitalizar el flujo de fondos privados, que se ha reducido.

América Latina está marchando por el buen camino y las economías de la región se van recuperando, dijo un funcionario gubernamental a cargo de las políticas de asistencia.

Resulta del todo impropio que Japón dé la espalda a las naciones latinoamericanas en el momento más importante , agregó.

Empero, el flujo de fondos privados nipones, incluidas las inversiones directas y las adquisiciones de bonos extranjeros y acciones en las naciones en desarrollo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.