Testigos electorales, al acecho de votos

Testigos electorales, al acecho de votos

A excavar como unos guaqueros llegaban los testigos electorales a la Registraduría de Bosa. Su tesoro: los votos escondidos en bolsas selladas dentro de cajas de madera.

28 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Su misión: apuntar el conteo oficial de los votos, además de velar por la transparencia del escrutinio.

Podría decirse que su tarea es ser ‘intensos’. En Bosa constantemente pedían repetir algunas cifras y en ocasiones dejaban por escrito reclamaciones cuando creían que había algo equivocado en el conteo.

Aunque buena parte de la elección de Congreso quedó definida el pasado 12 de marzo, los resultados definitivos los dan las comisiones escrutadoras (ver recuadro), en las que los testigos electorales cumplen un papel fundamental para los partidos que buscan curules en el Capitolio.

Quienes estaban allí por los movimientos cristianos Mira o el C- 4 lo hacían como una misión de su religión. Otros lo hacían por plata, como algunos del Polo Democrático que decían recibir 20.000 pesos diarios y murmuraban que a los del movimiento Por el País que Soñamos les pagaban 50.000.

En la mesa principal, tres jueces, un registrador y un representante de la Alcaldía, sacaban los formularios donde se anotaron, el día de las elecciones, las votaciones de cada mesa. Mientras los leían, un digitador, con la mano vendada de tanto teclear, escribía los datos que iban apareciendo en la pantalla de un computador. Cerca de 30 pares de ojos, de los testigos, unos en primera fila y otros en la cola, esforzaban la vista para no perderse ningún detalle.

“Sigue la mesa 19 del puesto siete, el número de votantes es 164. En Cámara, el Partido Liberal tiene ocho votos y el número 1 de esa lista tiene 12 sufragios”, decía la juez con un volumen de voz fuerte para captar la atención del público. “¡Me gané un voto! (…) ¡Perdí uno!” respondían los diferentes testigos de la localidad de Bosa.

Allí está en juego la curul de Venus Albeiro Silva, quien logró el cuarto y último cupo del Polo en la Cámara por Bogotá y corre el riesgo de que se lo quite el grupo Por el País que Soñamos. Según los testigos de Silva, en esta localidad les validaron 423 votos, hecho que lo dejaría a salvo pero pondría en peligro a Clara López, quien sigue en la lista.

Hoy ya acabaron las comisiones locales de Bogotá y falta consolidar los datos. Las agotadoras jornadas que empezaron hace dos semanas, iban desde las 9:00 a.m. hasta las 9:00 p.m., con sábados, domingos y festivos. “Fueron días duros”, dice Héctor Zares, registrador auxiliar en Bosa.

EL ESTADO DE LOS ESCRUTINIOS EN EL PAÍS El escrutinio nacional de Senado comenzó ayer a las 3:00 p.m. en el Consejo Electoral.

En Boyacá la sorpresa la podría dar Jorge H. Pedraza, quien en el preconteo de la Registraduría era el primero de los ‘quemados’ en la lista del P. Conservador. Pero en Boyacá le aparecieron más de 2.000 votos, que le alcanzarían para ganar curul y dejar por fuera a Luis E. Sierra. Éste, a su vez, dijo que denunciará ante la Fiscalía un supuesto fraude en algunas mesas de Manizales, su fortín electoral.

Ya están definidas 67 curules de la Cámara en 20 departamentos. Hasta ahora no hay en ellas ninguna sorpresa en comparación con los boletines de la Registraduría.

Pendientes están 50 curules de cinco departamentos (entre ellos Antioquia y Cundinamarca) y Bogotá, pues aunque ya terminaron los escrutinios locales, están decidiendo sobre algunos reclamos. En siete departamentos más faltan resultados de algunos municipios.

LAS COMISIONES ESCRUTADORAS SON...

Son las que dan los resultados oficiales y definitivos de cada mesa.

Contrario a los resultados que la Registraduría dio el mismo día de las elecciones, que se hace solo para darle transparencia al proceso electoral, pero sin que los datos tengan peso legal.

Las comisiones escrutadoras verifican los números que los jurados de votación escribieron en el formulario E-14 el pasado 12 de marzo, después de contar los votos.

Si hay inconsistencias o las cuentas de los sufragios no cuadran (errores aritméticos), las comisiones escrutadoras abren las bolsas y recuentan uno a uno los votos.

Ya casi acaban los escrutinios locales; es decir, el conteo en cada municipio. Los que ahora avanzan son los escrutinios por departamento, en los que se verifica la información consolidada por los municipios. En la medida en que cada región acabe se declaran elegidos los representantes a la Cámara.

El último paso es verificar los resultados por departamentos y sumar las votaciones en cada uno para declarar la elección de los senadores, a cargo del Consejo Electoral

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.