No pudo abortar aunque tenía cáncer y ahora ya no tiene cura

No pudo abortar aunque tenía cáncer y ahora ya no tiene cura

Escalofríos y fuertes dolores en el vientre debilitan a Martha Sulay González cada vez que le sobrevienen las crisis por un cáncer que le comenzó en el útero y que ya se extendió a la vejiga y al recto.

26 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Se lo diagnosticaron hace dos años, cuando apenas cumplía la sexta semana de su último embarazo. Pese a ser una mujer alta, de contextura gruesa, para esa época llegó a pesar 35 kilos.

“Quería abortar y tratarme el cáncer, pero los médicos decidieron que no”, cuenta acongojada esta humilde mujer del populoso barrio Cuba de Pereira, que dice haberse alejado de la fe católica desde que un sacerdote amenazó con excomulgarla si seguía pensando en que debió abortar cuando supo que tenía la enfermedad. “Ahora sólo creo en Dios”, agrega la madre de 34 años.

Todavía piensa que si hubiera podido interrumpir su embarazo para hacerse un tratamiento tendría la esperanza de criar a sus hijas.

El pasado viernes madrugó para el Hospital San Jorge a la cita con el sicólogo y el siquiatra que le ayudan a sobrellevar las crisis. El miércoles había estado en la sesión de quimioterapia para atacar el tumor (se la alternan con radioterapia). Entró en una depresión porque le dijeron que debía asumir que su enfermedad ya no tiene reversa.

Fue el equipo médico de ese centro asistencial el que en su momento decidió mantener el embarazo argumentando la ilegalidad del aborto, a pesar del deseo de Martha Sulay de hacerse radioterapia contra el mal que le invadía el vientre.

Recostada en su lecho piensa en lo que puede pasar con sus cuatro hijas cuando ella falte. “Si me muero, el Gobierno no las va a proteger. De eso estoy segura”, dice.

Vive con ellas en un cuarto que le cedió su mejor amiga, que le ha apoyado ante el abandono del esposo, un vendedor informal.

La niña mayor, de 17 años, es la que sufre al lado de su madre. Las otras son muy pequeñas para entender lo que le pasa. Tienen 6 y 5 años, y la que nació del traumático embarazo, 19 meses.

El caso sacude a Pereira Cuando tuvo a su segunda hija, Martha Sulay se hizo ligar las trompas, pero un año después estaba dando a luz nuevamente.

El médico que le descubrió el cáncer, Jaime Marín, no descarta que la salud de la paciente estuviera mejor hoy si se le hubiera hecho radioterapia a tiempo, pero aclara que nadie puede asegurar que se habría curado del cáncer. “El tumor era muy grande y no era operable”, afirma.

El caso de Martha Sulay ya despierta polémica en Pereira. La pregunta es si no debieron privilegiar su vida para que sus otras tres hijas no quedaran huérfanas.

Ella perdió a su mamá muy joven. “Se murió cuando tenía 36 años de un cáncer parecido al mío”, cuenta.

‘De pie, mujer’, un grupo conformado por 10 mujeres de distintas disciplinas, y por dos hombres, que trabajan por la dignidad femenina, comenzó a prestarle apoyo y divulga su situación para mostrar por qué el aborto en casos extremos es necesario.

“Una mujer con recursos económicos no estaría en este problema, pero una pobre como ella no tiene nada que hacer y esa es la mayor injusticia en estos casos”, afirma Gloria Inés Escobar, la líder del grupo.

Para Mónica Roa, la abogada que lidera la campaña por la despenalización del aborto, la madre pereirana que hoy lucha por mantenerse en pie por sus cuatro hijas, es el símbolo de todas las que exponen su vida por no practicarse un aborto a tiempo.

“Quienes se oponen al aborto alegan que va contra la familia, y en este caso es precisamente la familia la que está en peligro”, agrega.

A Martha Sulay le regalaron un carro para vender perros calientes y para que pueda ahorrar plata para su familia. Sin embargo, todavía no ha obtenido el permiso de la Secretaría de Gobierno Municipal.

En las mañanas se gana la vida vendiendo arepas en la puerta de la casa donde vive, y en las tardes limpiando apartamentos.

“Yo no apoyo que las mujeres tengan relaciones y luego aborten, sino que lo hagan en casos extremos como el mío. Si a mí me hubieran sacado la niña todo estaría bien.

“Hay días que me levanto llorando, pero me pongo a pensar en mis hijas, me encomiendo a Dios y salgo a trabajar”, dice Martha Sulay.

Esquiva pensar en la muerte, y como no le resulta tan fácil, intenta mantenerse ocupada. .

No más que paliativos .

Hace dos años, Martha Sulay fue diagnosticada en estadio dos de cáncer uterino (hay cuatro estadios). Una cirugía ya no era efectiva, y su probabilidad de curación era del 50 por ciento a cinco años.

Apenas nació su hija, en agosto del 2004, empezó un tratamiento de quimioterapia (medicina por vía venosa) y radioterapia (radiación) , que se consideraron suficientes para erradicar la masa.

Sin embargo, cuando en enero del 2005 la oncóloga Alejandra Palomino conoció el caso, el cáncer seguía igual, el tumor maligno era persistente. “Luego de la radioterapia no debería reaparecer el tumor. Era muy mal pronóstico”, explica.

Desde esa época se le han practicado teleterapia (rayos a distancia) y braquioterapia (radiación directa en el tejido afectado), pero su cáncer no detiene su comportamiento invasivo.

El actual dictamen médico muestra que tiene afectados los ligamentos que sostienen el cuello uterino, y el mal se aproxima al hueso de la pelvis.

También comienzan a verse síntomas de expansión al recto y la vejiga.

Palomino precisa que “ahora se le está dando un manejo paliativo, pues no hay posibilidad de tratamiento con intención curativa". De esta manera se busca aliviar el dolor y atacar los demás síntomas persistentes que ha mostrado la enfermedad.

El de cuello uterino es un cáncer usualmente lento, que puede demorar de 3 a 10 años en evolucionar, y que dejó de ser un problema en países desarrollados, donde es detectado en etapas tempranas. Es más agresivo en las mujeres jóvenes.

En Colombia, es el que más afecta a las mujeres luego del de mama. Hay 32 casos por cada 100.000 mujeres.

Las demandas en la Corte Constitucional La Corte Constitucional estudia en este momento tres demandas que pretenden la despenalización del aborto en casos como el de las mujeres violadas, o aquellas con embarazos de alto riesgo, o con malformaciones del feto que deciden interrumpir su gestación. La condena actual por abortar es de uno a tres años de cárcel.

El año pasado la Corte rechazó, por errores de forma, una demanda. Sin embargo, la petición fue corregida y fueron tres las que se presentaron.

Todas son estudiadas por el magistrado Jaime Araújo Rentería, quien no ha podido redactar el proyecto de fallo porque se han presentado varias recusaciones en su contra y la plenaria será las que las resuelva.

El Procurador rindió su concepto el pasado primero de febrero y en él pidió que se despenalice.

Entre la vida y la ley Yo estaba de acuerdo con el aborto, pero los médicos decían que no. Que iba contra la ética de ellos".

'LOS MÉDICOS NO PODÍAN RECOMENDAR EL DELITO.

ANA MARÍA DE BRIGARD Experta en legislación médica.

“Una junta médica no puede recomendar el delito. Este ejemplo tiene que abrir la discusión del aborto terapéutico. Es una estupidez hacer un debate religioso”. .

MARCO AURELIO FRANCO Médico de la Clínica de Tumores del Hospital San Jorge "Decidimos continuar el embarazo porque, si bien la literatura médica indica que en estos casos se debe hacer caso omiso del embarazo e iniciar la radioterapia (para quemar las células cancerígenas), en un país como el nuestro, donde no es legal el aborto terapéutico, eso no se podía hacer y cometíamos un delito".

JAIME MARÍN Médico que le descubrió el cáncer "En estos casos debe primar la vida de la paciente. Ella quería que la irradiaran, pero no se hizo porque la junta de médicos, por situaciones legales, decidió que el embarazo tenía que continuar.

“Yo no podría asegurar, sin embargo, que si la paciente hubiera sido tratada se habría curado ”

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.