Turistas van al grano en el Quindío

Turistas van al grano en el Quindío

Con el sabor de un café caliente hecho en aguadepanela, vestidos típicos de arrieros y chapoleras y un horizonte salpicado de paisajes y verde intenso, los visitantes hacen contacto con la cultura cafetera. Cuando llegan al lugar, se disponen a pasear por la historia del grano y a encarnar al campesino que escoge los mejores frutos para satisfacer los paladares más exigentes.

23 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Se trata de Recuca (Recorrido por la Cultura Cafetera), la nueva atracción turística de la finca La Chapolera, vereda Calle Larga del corregimiento de Barcelona, en Calarcá (Quindío), a 18 kilómetros de Armenia.

“Es un homenaje al recolector y a la vida cafetera”, dice Luis Darío Orozco, director y guía del lugar.

Un viaje desde África Los primeros pasos de los turistas se mueven al ritmo de la voz del guía, quien narra la historia del grano desde sus orígenes, en Etiopía (África).

Un árbol decorado con mapas y elementos característicos de ese continente cuenta las múltiples leyendas a las que se les atribuye el nacimiento del cultivo del fruto.

La narración los transporta a Arabia (Asia) y luego a Amsterdam (Holanda), donde se empezó a comercializar el grano, antes de que el olor a café traiga a los turistas de regreso a América, concretamente a Brasil, donde llegó primero, y posteriormente a Colombia. Tras visitar los escenarios que muestran cómo se extendió la caficultura, el turista se sumerge en el frondoso cafetal para visitar las estaciones, en las que en fotografías se aprecia la vida de los pobladores de Antioquia, el Viejo Caldas y las riquezas del Quindío. El paso a cada estación facilita que el visitante entre en la cosecha cafetera con traje de recolector para coger el café de una mata. Entonces, siente el rigor del sol o la lluvia y se da cuenta de que la media libra que pone en el canasto durante 15 minutos está lejos de los 150 kilos diarios que reúne un buen recolector en época de cosecha.

Recorrer el parque puede durar cinco horas. Luego, el visitante disfruta de una ‘bogadera’, una aguadepanela con limón que le calma la sed. Y queda impregnado de los paisajes, la tradición y el embrujo del Quindío.

SI USTED VA En Recuca, parque que será abierto al público el próximo 30 de marzo, se podrán conseguir tres tipos de pasaportes: Recuca con bogadera. Incluye el recorrido de tres horas, refrigerio y atuendo de recolector, por 10.000 pesos.

Recuca con bitute. Contiene el recorrido de cinco horas, guía, atuendo, refrigerio y almuerzo, por 17.000 pesos.

Recuca con ñapa. Es un recorrido de 6 horas con guía, atuendo, visita al sendero, dos refrigerios y almuerzo, por 20.000 pesos.

Información: 310 8303779; 310 4562597.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.