Alerta por dieta de grasas y proteinas

Alerta por dieta de grasas y proteinas

El régimen Atkins, rico en proteínas y grasas, pobre en hidratos de carbono, causó graves complicaciones a una paciente, y este tipo de régimen no debería ser recomendado para adelgazar, advierten médicos en la edición del pasado sábado de la revista médica británica Lancet.

22 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Los médicos cuentan el caso de una paciente obesa de 40 años, hospitalizada en febrero de 2004 en el servicio de cuidados intensivos de un hospital de Nueva York después de seguir de forma estricta durante un mes el régimen Atkins y tomar las vitaminas recomendadas.

La enferma declaró que había perdido nueve kilógramos en un mes.

Cinco días antes, la paciente había perdido el apetito, sufría náuseas y vomitaba de cuatro a seis veces diarias, explica el profesor Klaus-Dieter Lessnau (New York School of Medicine, Estados Unidos) y precisa que cuando llegó a urgencias tenía una respiración acelerada y estaba deshidratada.

Cuando el cuerpo obtiene toda su energía quemando mayormente grasas, más que glucosa, el proceso libera grandes cantidades de cuerpos cetónicos (acetona y sustancias químicas cercanas). La acidocetosis corresponde a una acidez sanguínea excesiva cuando los cuerpos cetónicos, producidos por el hígado, se acumulan en la sangre.

“Un régimen pobre en hidratos de carbono como el régimen Atkins puede conllevar la producción de cuerpos cetónicos”, señalan el profesor Lessnau y su equipo.

La acidocetosis es también una de las complicaciones de la diabetes azucarada.

Los libros que explican el régimen Atkins recomiendan una vigilancia regular de la concentración de cuerpos cetónicos en las urinas, “para confirmar el seguimiento del régimen”, subraya el profesor Lessnau.

“Nuestra paciente tenía una cetosis subyacente causada por el régimen Atkins y desarrolló una grave acidocetosis seguramente cuando su toma de alimentos se vio comprometida por una pancreatitis o una gastroenteritis”, añade, y deseó que este problema esté reconocido porque este régimen gana popularidad en todo el mundo.

Los regímenes adelgazantes con bajo contenido de hidratos de carbono no son nada buenos para la salud, teniendo en cuenta su asociación con cetosa, y producen estreñimiento, halitosis (mal aliento), dolores de cabeza y cansancio general, por citar algunos efectos secundarios, advierte el doctor Lyn Steffen (Universidad de Minnesota, Minneapolis, Estados Unidos), en un comentario publicado en Lancet.

El criterio más importante de un régimen adelgazante debería ser una seguridad indiscutible, y los regímenes pobres en hidratos de carbono no responden a esta exigencia, añade, y argumenta que el régimen Atkins no corresponde a una alimentación equilibrada.

Según el régimen Atkins, carnes, pescado, huevos, materias grasas pueden consumirse en cantidades ilimitadas, pero los alimentos ricos en azúcar lento o rápido (cereales, fruta...) están prohibidos o severamente limitados.

Una firma norteamericana encargada de llevar la prensa para ANI -la empresa fundada por Robert Atkins en 1989, y que vende productos pobres en hidratos de carbono- indicó que no podía comentar el artículos de Lancet.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.