NO A LEGALIZACIÓN DEL ABORTO, DICE ERNESTO SAMPER

NO A LEGALIZACIÓN DEL ABORTO, DICE ERNESTO SAMPER

El Presidente , Ernesto Samper Pizano, dijo que la delegación colombiana que participará en la cumbre de población en El Cairo, no auspiciará políticas dirigidas a la legalización del aborto ni a su implantación como método de planificación familiar. En respuesta a la carta enviada por un grupo de notables, que le pidieron no suscribir el documento final que saliera de esta cumbre, Samper también dijo que propondremos que ninguna expresión del Plan de Acción, en los delicados temas de la planificación familiar, la unidad familiar y el aborto, puedan interpretarse de manera contraria a la legislación nacional sobre el particular .

20 de agosto 1994 , 12:00 a. m.

Más adelante el Presidente dice que a pesar de los importantes cambios que ha tenido el país en materia poblacional, los resultados del pasado censo arrojan al menos provisionalmente preocupantes inquietudes por el desmedido crecimiento poblacional en ciertos estratos sociales .

Según Samper, la cumbre de El Cairo será un excelente escenario para discutir temas como las desigualdades entre ricos y pobres, la lucha de los derechos del niño y la protección del medio ambiente, entre otros.

El texto de la carta es el siguiente.

Señores doctores Expresidente Julio César Turbay Ayala y señora Alfredo Vásquez Carrizosa y señora Alfonso Dávila Ortiz y señora Rafael Samper Caicedo y demás firmantes Apreciados doctores: Me refiero a su comunicación aparecida en la prensa en el día de hoy; en la cual hacen ustedes importantes planteamientos sobre las deliberaciones de la próxima reunión cumbre sobre población y desarrollo que por convocatoria de las Naciones Unidas, tendrá lugar próximamente en el Cairo.

Colombia señalará como principio básico de las deliberaciones alrededor del posible documento que allí se acoja, el del respeto a la soberanía de las naciones. Propondremos que ninguna expresión del Plan de Acción, en los delicados temas de la planificación familiar, la unidad familiar y el aborto, puedan interpretarse de manera contraria a la legislación nacional sobre el particular.

En el caso específico del aborto, el Gobierno considera que el derecho a la vida es intangible como lo señala claramente nuestra Constitución Política. La delegación colombiana no auspiciará políticas dirigidas a la legalización del aborto ni a su implantación como método de planificación demográfica.

El eventual documento que surja de El Cairo, a juicio del Gobierno, deberá basarse igualmente en los derechos fundamentales universalmente reconocidos, cuyo centro de gravedad es la dignidad de la persona humana. En tal sentido, la política de planificación familiar deberá estar exenta de todo tipo de coacción y fundamentarse en el respeto a la libertad de las parejas para decidir el número y el espaciamiento del nacimiento de sus hijos.

Colombia ha demostrado cambios importantes y benéficos en materia del control poblacional. La tasa de crecimiento esperada nos ha colocado como ejemplo para otros países. No obstante los resultados del pasado censo arrojan al menos provisionalmente inquietudes que podrían indicar que todavía el desmedido crecimiento, al menos en ciertos estratos sociales, es preocupante. Por tal razón, aspiramos también a contribuir al estudio de la situación demográfica, desde perspectiva respetuosa por las ideas ajenas y enmarcada por criterios de responsabilidad y seriedad, como ha sido la tradición colombiana reciente.

De igual modo, como lo señala la Constitución, la familia es el núcleo fundamental de la sociedad, razón por la cual las políticas demográficas y el consecuente Plan de Acción han de propender por la consolidación de los valores que le son esenciales.

Cree el Gobierno, por fin, que la cita de El Cairo será escenario propicio para definir tesis que convienen al país, tales como la lucha contra las desigualdades entre pobres y ricos, la reivindicación de la condición de la mujer, tradicionalmente discriminada, la lucha por los derechos del niño, la necesaria cooperación de los países desarrollados en la protección del medio ambiente, ya que su destrucción no es solo el resultado de la presión demográfica sino también de la pobreza de unos y la excesiva propensión al consumo de otros, y por último, sin agotar la enumeración, la necesidad creciente de establecer garantías mínimas para proteger a millones de migrantes legales e ilegales, tema este que reviste especial prioridad para el Gobierno.

De acuerdo con todo lo anterior daremos instrucciones a la delegación colombiana la cual, dado el rango de los asistentes y la importancia para nuestro país y para el mundo de los temas que se van a tratar, será presidida por el Señor Vicepresidente de la República, doctor Humberto de la Calle Lombana.

Agradezco a ustedes altamente su comunicación.

Cordial salud Ernesto Samper Pizano

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.