Secciones
Síguenos en:
UN DIRECTOR SALIÓ DEL DAS POR MONTAR ATENTADOS CONTRA URIBE

UN DIRECTOR SALIÓ DEL DAS POR MONTAR ATENTADOS CONTRA URIBE

El viernes primero de julio una noticia cayó como un balde de agua fría en el Atlántico. Desde Bogotá, el DAS notificó el retiro del director seccional Emilio Vence Zabaleta, uno de los funcionarios más antiguos del organismo.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
10 de julio 2005 , 12:00 a. m.

El viernes primero de julio una noticia cayó como un balde de agua fría en el Atlántico. Desde Bogotá, el DAS notificó el retiro del director seccional Emilio Vence Zabaleta, uno de los funcionarios más antiguos del organismo.

Aunque la noticia fue registrada en la prensa local como un cambio administrativo, unos cuántos se preguntaron por qué lo despedían luego de 22 años de servicio?.

Las suspicacias cobraron fuerza por tratarse de una de las autoridades que más resultados mostraba: cada semana, en promedio, convocaba a los medios a cuatro ruedas de prensa.

EL TIEMPO conoció el verdadero motivo de la remoción fulminante de Vence: la Fiscalía y la Procuraduría lo están investigando por haberse inventado tres atentados contra el presidente lvaro Uribe en Barranquilla y sus alrededores, con el único propósito de desactivarlos luego y así reclamarlos como positivos -como se les llama en el argot de los organismos de seguridad a los golpes que propinan a la delincuencia-.

O por lo menos eso dicen las primeras pesquisas de la Fiscalía. En total, Vence habría montado tres falsos atentados: uno el pasado 15 de junio, otro a mitad del año pasado y otro más en agosto del 2003 (ver Casos bajo lupa ).

Famoso desde 1996.

Pero estos no serían sus primeros casos maquillados. El hombre salió del DAS en 1996, luego de ser protagonista de uno de los osos más recordados de dicho organismo en su historia.

Vence le avisó a mediados de junio de 1995 al entonces director del DAS, Ramiro Bejarano, que había capturado en Valledupar a Phanor Arizabaleta Arzayúz , considerado uno de los jefes del Cartel de Cali.

La noticia era toda una bomba en aquel entonces y Bejarano la anunció en medios con bombos y platillos. Pero el capturado no era Arizabaleta sino un delincuente venezolano de poca monta.

La pregunta obvia es por qué, tras tamaña pifia, volvieron a enganchar a Vence en el DAS (seis años después, en el 2002)?.

Personas cercanas al caso afirman que el presidente Uribe lo conoció años atrás, cuando Vence era director del DAS en Córdoba. Y que desde entonces tenía apreció por su trabajo. Como muchos otros que lo conocen y que lo definen como "buen funcionario y mejor persona" (ver perfil).

El director del DAS, Jorge Noguera, dice: "Lo reintegramos porque él estuvo como director en varias seccionales de la Costa. Ayudó mucho. Me lo recomendaron varios ganaderos del Atlántico que lo conocían".

Aunque se niega a dar cualquier otro tipo de detalles, Noguera reconoce que cuando lo reincorporó no sabía que era el mismo del caso Arizabaleta: "Confieso que en ese momento no sabía".

Celebración frustrada.

Todo se comenzó a destapar a partir del 15 de junio pasado, cuando el presidente Uribe viajó a Barranquilla para presidir la celebración del centenario del departamento del Atlántico.

El mandatario llegó a las 5:30 de la tarde a la base de la Fuerza Aérea, contigua al aeropuerto Ernesto Cortissoz, y cuando se disponía a trasladarse en helicóptero hacia Puerto Colombia, volvió a abordar el avión y regresó a Bogotá.

Casa de Nariño expidió un comunicado que aseguraba que el repentino retorno a la capital se debía a las dificultades que tenía en su trámite en el Congreso el proyecto de reforma pensional.

Sin embargo, en Barranquilla corrió la versión de que la verdadera razón era la existencia de una casa bomba en Puerto Colombia, que podría estar dirigida a la nave presidencial, advertida por Vence al equipo de seguridad del mandatario.

En la operación capturaron a una persona -al parecer un antiguo subalterno de Vence- que, para sorpresa de los investigadores, confesó que el atentado era una mentira y que a él lo había contratado el Director Seccional del organismo (Vence), para ganar puntos con sus superiores y con el Presidente.

"Tras esta versión, fiscales y expertos del DAS fueron desde Bogotá hasta Barranquilla a hacer el peritazgo de los elementos incautados en la casa y se encontró que era pólvora de fuegos artificiales y granadas inservibles", dijo una fuente que pidió la reserva de su nombre.

Los anuncios de atentados contra el presidente lvaro Uribe han sido pan de todos los días. Desde que asumió el poder, el 7 de agosto del 2002, los ataques abortados se cuentan por decenas, pero por lo menos cinco de ellos han trascendido con mayor fuerza: en Bogotá (el día de su posesión) y en Neiva (una casa bomba en la cabecera del aeropuerto).

El 28 de octubre del 2002 un carro bomba explotó antes de que Uribe arribara a Arauca. El 23 de agosto de ese año, el propio Presidente reveló los detalles de un atentado fallido en Puerto Asís. Y en junio del año pasado, la Policía frustró una serie de atentados que iban a ser cometidos durante su visita a Cali.

EL TIEMPO trató de localizar a Vence en Barranquilla, pero fue imposible. En el DAS del Atlántico dicen que ni ellos saben dónde está. "Hasta el primero de julio se le vio. Después mandó a un hijo suyo para que entregara la oficina. Nos va tocar hacerle inteligencia para encontrarlo", apuntó un detective.

El criador de gallos que exigía positivos.

Durante los 22 años que trabajó en el DAS, a Emilio Vence Zabaleta, de 57 años, se le conoció como un director de mano recia en materia de disciplina con los que estaban bajo su mando.

Algunos de sus ex subalternos cuentan que antes de salir a cada misión, él les exigía regresar con resultados positivos.

"Era un buen funcionario que exigía bastantes resultados, pero a veces su forma de decir las cosas y procedimientos le ocasionaron hondas diferencias y rencores de algunos detectives", cuenta una fuente del DAS.

En las regionales en que estuvo, como Córdoba, Sucre, Cesar, Atlántico y Tolima, fue un duro crítico de las autoridades que tenían la facultad de definir la situación jurídica de los capturados por sus detectives.

"Montaba en cólera cuando estos recobraban la libertad, luego de que los fiscales consideraban que faltaban más pruebas", asegura uno de sus ex subalternos. Quienes lo han tratado de cerca dicen que era en esos momentos en los que dejaba aflorar su carácter y temple guajiro. "Cuando estaba con rabia su voz se tornaba más ronca de lo que es", agrega la fuente.

Vence Zabaleta, de mediana estatura, trigueño, de rasgos indígenas y cabellera entrecana, tiene sus raíces en dos familias reconocidas y apreciadas en El Molino, un municipio del sur de La Guajira, que goza de fama porque sus habitantes "no se dejan echar vainas de nadie".

Es amante de los gallos finos, tanto así que no faltaba en su oficina o en alguna parte de su escritorio una pintura, un objeto o una escultura alegórica a estas aves de pelea.

Además, fue un empedernido fumador de tabaco cubano, hábito que fue dejando en los últimos años por complicaciones de salud.

Fuentes del DAS aseguran que cuando fue director de ese organismo en Córdoba, en 1990, alcanzó a tener cerca de 50 aves de pelea, que murieron calcinadas en un extraño incendio en donde él tenía su cuerda de gallos.

"Es uno de los golpes que más me ha dolido", dijo en una ocasión a un periodista en Barranquilla.

Sus allegados afirman que en sus ratos de descanso da rienda suelta a su máxima entretención: recorrer las galleras de la Costa Atlántica e incluso de países de la cuenca del Caribe con su cuerda.

También le gusta departir en parrandas vallenatas exclusivas, en donde la mayoría de participantes comparten el gusto por los gallos y la costumbre de corear a todo pulmón cantos de su predilección, como los que interpreta su pariente Beto Zabaleta, quien frecuenta saludarlo en sus canciones.

CASOS BAJO LUPA.

15 de junio del 2005: Ese día, el Atlántico se quedó sin la Gran Cruz de Boyacá que le iba a imponer el presidente Uribe.

Emilio Vence avisó a la seguridad del mandatario que sus detectives habían encontrado una casa con explosivos en el municipio de Puerto Colombia y que, al parecer, iba a ser activada al paso del helicóptero que llevaba a Uribe hacia el lugar de los actos de celebración de los 100 años del departamento.

Mitad de año del 2004: Fuentes del DAS aseguraron que en una visita que hizo Uribe a la capital del Atlántico, de la cual no precisan fecha, Vence dio cuenta de que en una casa entre el aeropuerto Ernesto Cortissoz y Barranquilla habían sido encontrados artefactos explosivos, que iban a ser activados al paso de la caravana presidencial.

26 de agosto del 2003: El DAS presentó la captura de Alfonso Zambrano, quien en una carretilla, presuntamente, transportaba explosivos. La detención se dio a unas cuadras del hotel El Prado, en Barranquilla, donde Uribe estaba reunido con los gremios. En esa oportunidad el detenido aseguró que nada tenía que ver con el hecho. Sin embargo, fue condenado por este caso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.