OJALÁ MENOS POBRES

OJALÁ MENOS POBRES

La pobreza y la desigualdad, como lo dijo el Presidente de la República doctor César Gaviria Trujillo, no son flagelos que la sociedad del país tenga que soportar indefinidamente. Por ello se justifican todos los programas que tiendan a reducirlos, no con intención paternalista sino con eficientes procesos de crecimiento en las inversiones en frentes de singular importancia para el bienestar de los colombianos, vale decir en la educación, en la salud, en la vivienda, en saneamiento básico de las condiciones de vida. Ya en la anterior Administración se lograron algunos avances, con fundamento en haberse tomado como programa central el de combatir la pobreza absoluta, pero hasta el momento no ha sido posible precisar en cifras los objetivos alcanzados, que pueden ser indeterminados.

23 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

Si esa dificultad en las proporciones estadísticas en un panorama tan dilatado como el de la pobreza y la desigualdad se registra con lo ya ejecutado, en mucho mayor grado, con mayor razón se advertirá hacia el futuro.

Que ojalá se alcance la reducción, y acaso la eliminación completa, de esos dos factores sociales tan adversos, es el anhelo generalizado de los colombianos. Pero somos pesimistas sobre el hecho de que pueda señalarse desde ahora una proporción del 24.5 por ciento. Con esos cálculos ocurre lo mismo que con la inflación: se fija siempre un índice que termina necesariamente desbordado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.