Reputación empresarial, tema que causa desvelos

Reputación empresarial, tema que causa desvelos

El viejo adagio según el cual “la mujer del César no sólo debe serlo sino parecerlo” cobra cada vez más importancia en el mundo empresarial.

21 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

En momentos de globalización y de fácil acceso de cualquier persona a la información de las compañías ya sea para alabarlas o desacreditarlas, mantener una buena reputación se ha convertido en obsesión para quienes buscan resultados financieros y larga duración.

Un estudio sobre reputación corporativa realizado por las firmas Burson–Marsteller y el Economist Intelligence Unit (EIU), señala que 81 por ciento de personas influyentes en los negocios reportan hoy mayores amenazas a la reputación corporativa que hace dos años.

Para los encargados del estudio, hoy las organizaciones tienen más alertas sobre cómo está su reputación y si esta va en ascenso o en descenso.

La encuesta consultó la opinión de líderes empresariales en Norteamérica, Europa, Asia Pacífico y América Latina para identificar cuáles son las ‘alertas tempranas’ que deben tener en cuenta los directivos de empresas, para evitar un daño que en ocasiones puede resultar irreparable.

“Una excelente reputación no se construye de la noche a la mañana y tampoco es el resultado de la buena suerte” aseguró la presidenta de Conocimiento e Investigación de Burson Marteller, Leslie Gaines-Ross. En su opinión, “la reputación se planea cuidadosamente, se nutre y se maneja como el activo esencial que es. De la misma manera, la reputación no se destruye con un hecho adverso sino que se va deteriorando gradualmente”.

De las conclusiones del estudio elaborado por las dos compañías, se destacan cinco como las más importantes alertas que deben tener en cuenta los empresarios. La primera es la baja moral entre los empleados; la segunda, cuando las políticas internas son más ímportantes que hacer bien el trabajo.

El tercer aspecto a tener en cuenta es qué pasa cuando altos ejecutivos renuncian.

Un cuarto aspecto para preocuparse se presenta cuando el director ejecutivo, como celebridad (CEO Celebrity), reemplaza al director ejecutivo como fuente de credibilidad.

Finalmente, un campanazo de alerta lo dan los empleados cuando se refieren a los clientes como personas fastidiosas.

Los remedios a aplicar, en estos casos, van desde tener un buen plan de sucesión, para reemplazar a un ejecutivo que se va de un momento para otro.

Para responder cuando el director ejecutivo como celebridad reemplaza al director ejecutivo como fuente de credibilidad, Cures for the Company Blues sugiere promover la Oficina Ejecutiva como un equipo.

Héctor Fabio Cardona, gerente de Burson-Marsteller Colombia afirmó que “la reputación de la compañía tiene un valor inmenso. Puede ser construida detenidamente pero destruida en un instante, especialmente en un país tan difícil en términos de imagen como Colombia”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.