El subempleo, peor en la Costa Atlántica

El subempleo, peor en la Costa Atlántica

El subempleo se disparó en Barranquilla y Cartagena durante el 2005, con crecimientos de 8 y 7 puntos, respectivamente, frente al 2004, muy por encima de las otras tres capitales donde aumentó en el mismo periodo.

21 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

En las dos ciudades de la costa Atlántica, la subocupación de la fuerza laboral el año pasado alcanzó a 314.099 trabajadores, 95.600 más que en el 2004, según los reportes del Dane.

Aunque la entidad aclara que el subempleo no pretende medir la calidad del empleo que se genera sino observar la subocupación de la fuerza laboral de acuerdo con lo que responde cada trabajador en la Encuesta Nacional de Hogares (ENH), aquel siempre se ha asociado al rebusque y a empleos de baja calificación.

Oficios de subsistencia Lo cierto es que las plazas de trabajo que se han creado en todo el país no son suficientes para absorber toda la mano de obra que se ofrece en el mercado y millones de colombianos tienen que dedicarse a oficios de subsistencia, como las ventas ambulantes, con el fin de obtener algún ingreso para sus hogares.

En Barranquilla, por ejemplo, 212.000 trabajadores (61.181 más que en el 2004) se definieron como subempleados, comportamiento que se produjo simultáneamente con un incremento de 15.000 personas ocupadas y un descenso de 7.000 en el número de desempleados.

La mano de obra masculina en la capital del Atlántico fue la más afectada con el dinamismo del subempleo, cuyo salto fue cercano a los 10 puntos entre un año y otro: de 23,1 por ciento (93.575 trabajadores) pasó a 32,9 por ciento (135.337 trabajadores).

La mayoría de los hombres subempleados (102.870) tienen edades entre 25 y 55 años.

Como entre 25 y 55 años se concentra la masa laboral colombiana y, por lo tanto, los trabajadores ocupados, desempleados y subempleados, el Dane aumentará los grupos de edades en este rango con el fin de que los usuarios aprovechen mejor la información.

Lo anterior, como lo señalan en el Dane, significa producir menos de lo que potencialmente está en capacidad de producir el recurso humano laboral. Es un desperdicio desde el punto de vista económico y social que afectó en el 2005 al 31,5 por ciento de los ocupados en las 13 ciudades y áreas metropolitanas examinadas por la ENH.

En Barranquilla y Cartagena, 37 de cada 100 subempleados tenían la categoría de jefes de hogar, ligeramente por debajo del promedio para las 13 áreas metropolitanas, que fue de 42 por cada 100. En las dos capitales, con 48 de cada 100, el fenómeno lo sienten más los hombres. Sin embargo, en la primera ciudad, 18 de cada 100 mujeres subocupadas son jefes de hogar, 4 menos que en la segunda.

Cuando el Dane comience a publicar el Índice de Calidad del Trabajo (ICT) se sabrá cuántos subempleados y sus familias están afiliados al régimen de salud contributivo y por cuántos debe responder el régimen subsidiado, es decir, las finanzas públicas.

A pesar de que el subempleo disminuyó de 39,4 a 36,9 por ciento entre el 2004 y el año pasado en Ibagué, esta capital mantiene el récord en esta clasificación del mercado laboral y que se distribuye en proporciones iguales entre hombres y mujeres.

La capital tolimense también tuvo el registro de desempleo más alto en el 2005, al marcar 20,8 por ciento. El promedio de las 13 ciudades fue de 13,9 por ciento.

Allí, de cada 100 subocupados 40 son jefes de hogar, cifra que disminuye a 25 tratándose de mujeres, pero que sube a 55 cuando la jefatura es de los hombres.

El 10,6 por ciento de hombres y mujeres que se sienten subempleados tienen estudios superiores completos.

INGRESOS Y FORMACIÓN.

INGRESOS INSUFICIENTES 99.847 trabajadores en la capital de Atlántico quedaron clasificados como subempleados al señalar que deseaban tener mayores ingresos.

Por esa razón, estas personas declararon haber hecho gestiones para poder cambiar su trabajo y, además, dijeron que estaban disponibles en el caso de que se les hiciera una oferta laboral.

BACHILLERES SUBEMPLEADOS Cerca de la mitad de la subocupación masculina corre por cuenta de quienes han cursado el bachillerato completo; un 15 por ciento (15.401 trabajadores) es de quienes terminaron estudios superiores. Llama la atención que apenas la mitad se sienta subempleado por estar laborando en algo para lo cual no se formó profesionalmente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.