Rectores propondrán ‘hora lechuga’ a comercio del licor

Rectores propondrán ‘hora lechuga’ a comercio del licor

‘Hora lechuga’. Ese fue el nombre que le dio un grupo de rectores a la restricción que piensa proponer a restaurantes, bares y comercio en general, ubicados cerca a las universidades.

18 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

La idea es llegar a un pacto en el que en ciertas horas del día estos sitios no vendan licor a los estudiantes ni a ninguna persona.

“Va en una línea de cultura ciudadana. Y en esa misma vía también se espera propiciar entre los muchachos actitudes de sanción social para que no compren en los establecimientos que no cumplan con las normas que existen de venta de licor”, explicó Carlos Forero, secretario general de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascún).

Por su parte, otro grupo de rectores, junto con sus facultades de derecho, está estudiando qué elementos adicionar al proyecto de ley que hace dos días presentó en el Congreso la senadora Ángela Cogollos.

El proyecto busca que se prohíba, en lugares públicos y privados, la promoción de juegos de azar, el expendio de bebidas alcohólicas, drogas sicotrópicas y alucinógenas, así como el funcionamiento de moteles y bares a 500 metros de los centros educativos.

La actual normatividad no es clara en este tema. El Decreto 921 de 1997 solo prohíbe el expendio y consumo de licor en espacios públicos (andenes, parques, etc.) localizados a dos cuadras de ellos, pero no especifica el consumo dentro de establecimientos comerciales aledaños.

Además, en Bogotá, por una norma del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) el uso del suelo varía según la zona. Unas pueden tener bares y otras no.

“Buscamos que esta restricción no se quede en normas locales, sino que sea una ley de la República porque ya es un problema de salud pública”, explicó Cogollos.

Otras alternativas Estas propuestas se están dando porque las directivas de las instituciones de educación superior ya no soportan más. Juegos de azar, prostitución, venta de drogas y alcohol son pan de cada día entre sus estudiantes, por cuenta de los establecimientos ‘calientes’ que las circundan.

En Bogotá eso se ve especialmente en el centro y el sector del Lago (entre las calles 72 y 80), donde se concentran whiskerías, licoreras y negocios que en el día son sitios para almorzar y en la noche para rumbear. Medellín, Cali y Bucaramanga están comenzando a vivir la situación.

Por esto, el lunes pasado, 25 rectores de la capital se reunieron en Ascún para discutir el asunto. Además de la ‘Hora lechuga’, propusieron crear más programas de prevención en los establecimientos educativos.

“La idea es darles alternativas a los muchachos, porque la falla está en el uso del tiempo libre en los intervalos de clase”, explicó Guillermo Páramo, rector de la Central.

Precisamente, esta universidad está pensando en estimular entre los estudiantes el juego de ajedrez y billar.

Ascún espera reunirse la próxima semana con el Alcalde de Bogotá para entregarle un diagnóstico de la situación y pedirle que cree una mesa de trabajo con las autoridades relacionadas con el tema.

ESTUDIANTES VÍCTIMAS MORTALES POR EL LICOR Un estudio presentado el jueves pasado por el Fondo de Prevención Vial mostró que la mayoría de muertes de jóvenes ocurridas cerca a las universidades fueron ocasionadas por el estado de embriaguez en el que estaban los muchachos. El Fondo alertó sobre el hecho.

El 40 por ciento de los jóvenes atropellados alicorados murieron.

Para el estudio del Fondo fueron encuestados 500 muchachos de entre 13 y 24 años. El 82 por ciento de los universitarios y el 56 por ciento de los de último grado de colegio aseguró consumir licor. La mayoría de ellos dijo consumir jueves, viernes o sábado, e incluso varios días.

Hace tres años, el Departamentos Administrativo de Bienestar Social del Distrito (Dabs) aseguró que de cada 10 universitarios 7 consumían alcohol.

YO OPINO - Cristian Camilo Caballero Ingeniería electrónica. U. Distrital No estoy de acuerdo con la prohibición porque siempre van a haber lugares para tomar, sea cerca o lejos de las ‘U’. Hay que conscientizar a los estudiantes.

- Juan Pablo Rodríguez Negocios internacionales U. Sabana No deberían imponer ningún tipo de medidas porque los universitarios ya somos grandes y podemos decidir qué hacer y qué no hacer en nuestros ratos libres.

- Carolina Gallego Microbiología. U. Javeriana No estoy de acuerdo con imponer medidas preventivas porque nosotros disfrutamos mucho de esos espacios. El comportamiento en esos sitios depende de cada uno.

- Sandra Gómez Madre de familia. Asistente de cooperación.

Estoy completamente de acuerdo, porque el hecho de que haya bares o discotecas cerca a las universidades genera en el joven deseos y ganas de consumir alcohol.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.