El diccionario de las cremas

El diccionario de las cremas

(EDICION BOGOTA) A usted le ha sucedido. Llega al supermercado, busca un champú –porque se le acabó y lo necesita–, y entonces comienza el lío: de las decenas de opciones que encuentra, todas le prometen maravillas que no entiende. La historia se repite con las cremas para la cara, las mascarillas, los desodorantes y el anaquel creciente de productos de belleza. Algunos son tan indescifrables que parecen extraordinarios. La decisión simple se convierte entonces en un drama.

18 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Aquí le ayudamos a descifrar términos casi intimidantes, como Q10, elastina, antioxidantes, ácidos y aloe.

Elastina: esta proteína permite a la piel estirarse y volver a adquirir su elasticidad natural. El cuerpo suspende la producción de elastina en la pubertad. Por lo general, viene como componente en las cremas de colágeno.

Colágeno: está concentrado en tejidos que soportan el peso del organismo y en lugares como la dermis. Sirve para proteger y resistir a los estiramientos de la piel.

Aloe: es un excelente limpiador que penetra en la piel y en los tejidos; actúa como anestésico, destruye los tejidos muertos y acelera la curación de heridas.

Q10: es una sustancia vitamínica presente en carnes rojas, pescado, soya y semillas de canola y ajonjolí, pero que también produce el cuerpo. Disminuye con la edad. Su uso en cremas estabiliza las membranas celulares, actúa como antioxidante, disminuye las placas bacterianas y ayuda a quemar la grasa.

Fortalece y protege.

Avena: sirve como hidratante y suavizante para las pieles secas. Sus partículas absorben la suciedad, evitan la deshidratación de la piel y mantienen una barrera protectora.

Complejo BioSync: refracta la luz para neutralizar la sombra de las arrugas y las esferas de relleno. Las arrugas parecen atenuarse para dar paso a una piel más joven, lisa y suave.

Antioxidantes: son un grupo de vitaminas, minerales y enzimas que protegen de la formación de infecciones, deterioro celular, cáncer y envejecimiento prematuro.

Té verde: es un potente antioxidante que ayuda a la regeneración de las células de la piel. Excelente para el tratamiento de la celulitis.

Ginseng: Ejerce una acción tónica general en el organismo y contiene un gran número de nutrientes, entre ellos las vitaminas.

Cafeína: Estimula la reducción de grasas y disminuye el volumen de las células grasas.

Ácido hialurónico: hidrata, estimula la circulación periférica, revitaliza el ciclo celular y restituye al rostro luz y suavidad.

Amadorina: nuevo aminoácido de origen vegetal que disminuye la rigidez del colágeno, responsable de la aparición de la piel de naranja.

Xantinas: ingredientes comunes en las cremas para los muslos. Estudios recientes reportaron cambios insignificantes en la reducción de la celulitis.

Acido-hidroxy-alfa en concentraciones de 3 a 7 por ciento acelera la caída de las células muertas. Aumenta la regeneración celular y disminuye la espesura de la capa exterior de la piel. .

EN BUSCA DE LO NATURAL Limón: la pulpa y el jugo de limón se utilizan para suavizar, tonificar y aclarar la piel.

Yuca: el zumo de la yuca schidigera se utiliza por sus propiedades espumantes.

Aguacate: utilizado por sus propiedades relajantes y suavizantes.

Coco: de la pulpa se extrae el aceite de copra, de gran utilidad por sus acciones tonificantes y protectoras.

Kiwi: llamado el fruto de las siete vitaminas por la gran cantidad que de ellas contiene. Es la fruta de mayor contenido en vitaminas C y E, y tiene la concentración más alta de elementos nutritivos.

Pepino: sirve para hidratar y dar brillo a la piel. Su pulpa es apreciada en cosmetología por su contenido en vitamina C. Tiene propiedades antirradicales libres y antienvejecimiento.

Para que no se haga ilusiones Según el doctor Iván Pérez Haded, dermatólogo de la Fundación Santafé de Bogotá, las cremas antiarrugas no sirven para eliminarlas. “Cuando la mujer se aplica una crema rejuvenecedora antes de su matrimonio, esta causa un efecto óptico que al cabo de 15 minutos produce una inflamación y por eso se ve, aparentemente, que se reducen las arrugas. Pero dos horas después está igual de arrugada”.

Pérez afirma que las cremas con colágeno no son absorbidas por el cuerpo.

“No es igual el colágeno que produce el organismo al que venden en los mercados”, explica.

Y si usted usa mascarillas caseras que contienen yogur, pepino, limón, mayonesa o banano tenga cuidado, porque en cada piel reacciona distinto el producto. Tampoco se confíe, porque “las mascarillas relajan y descansan la piel, pero jamás quitan las arrugas”. Pérez puntualiza que estas no son eliminadas con las cremas. “Lo que hacen es mejorar la calidad de la piel, mas no transformarlas”, dice. Ricardo Galán Suárez, médico especialista en cirugía estética, afirma que en la epidermis y la dermis se disminuye el colágeno, lo que genera arrugas. “Las cremas no van a eliminar las arrugas ni las estrías ni la celulitis”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.