Lanzan 'gancho' para presos de Farc

Lanzan 'gancho' para presos de Farc

El Gobierno le salió adelante al efecto publicitario de la entrega de dos policías en poder de las Farc y, un día antes de la entrega de los secuestrados, les ofreció a los integrantes de ese grupo que están presos la posibilidad de acogerse a la Ley de Justicia y Paz. (VER GRÁFICO: USTED CREE QUE EL PRÓXIMO GOBIERNO DEBE... (%))

18 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Tras un consejo de seguridad realizado ayer en la Casa de Nariño, el presidente Álvaro Uribe dijo que “para la paz del país es de gran importancia que los guerrilleros de las Farc que están en la cárcel se puedan desmovilizar y contribuir eficazmente a que los guerrilleros que están por fuera de la cárcel, en las escuadras terroristas, se desmovilicen”.

Quienes cumplan esas condiciones (dejar la organización ilegal y ayudar a que otros den el mismo paso) recibirían penas alternativas: máximo ocho años de cárcel, incluso para los delitos más graves, como secuestros y masacres.

La propuesta de Uribe tiene varias aristas. Por un lado, busca replicar el modelo que permitió la desmovilización de 70 miembros de la compañía ‘Cacica Gaitana’, de las Farc, la semana pasada.

En esa entrega –que inicialmente se presentó como uno de los mayores golpes morales a esa guerrilla y terminó cuestionada por imprecisiones en la información entregada al país a través del Comisionado de Paz– la ficha fundamental fue Raúl Agudelo, alias ‘Olivo Saldaña’.

Él fue detenido en el 2003, después de haber desertado de las Farc. Y desde la cárcel, según el Gobierno, convenció a la gente de la ‘Gaitana’ para que dejara las armas.

A la luz del anuncio de Uribe, Agudelo será uno de los primeros guerrilleros a los que se aplique la Ley de Justicia y Paz. Y el comisionado Luis Carlos Restrepo, casi concluidos los desarmes paramilitares, tendrá entre sus tareas principales “estimular los procesos de desmovilización de guerrilleros en la cárcel”.

Ocho de cada 10, de las Farc En las cárceles del país, según el Inpec, hay 3.720 guerrilleros. Ocho de cada diez (unos 2.900) son de las Farc.

Y aunque desde que fue sancionada la Ley, en julio pasado, las solicitudes de guerrilleros para lograr beneficios han estado a la orden del día, no parece tan fácil que la oferta del Gobierno provoque una respuesta masiva.

“Seguramente habrá muchos interesados, pero convencer a los guerrilleros detenidos que forman todas las mañanas en los patios de las cárceles y mantienen sus líneas de mando va a ser muy difícil”, dice Juan Garzón, analista de la Fundación Seguridad y Democracia.

Cada subversivo preso que decida aceptar, sin embargo, será un alfil menos para las Farc en el ajedrez del intercambio humanitario.

Por eso, el presidente Uribe anunció que está dispuesto a reformar la norma, que ha sido criticada por la ONU e importantes grupos de derechos humanos.

Consideran que les da amplias gabelas a los victimarios.

La preocupación del Gobierno es que los jueces no concedan los beneficios porque el grupo armado (en este caso, las Farc) no está en una negociación de paz ni ha suscrito un acuerdo humanitario, como lo exige la Ley.

Por ahora, centenares de ‘paras’presos esperan lograr rebaja de penas o incluso la libertad gracias a la norma.

LAS MOVIDAS DEL GOBIERNO URIBE Septiembre del 2005. El Ejecutivo informó su intención de aplicar la Ley de Justicia y Paz a 39 presos de las Farc.

Diciembre del 2005. El Gobierno reiteró al Eln una propuesta de intercambio de secuestrados por guerrilleros detenidos. Se usaría el Artículo 61 de la Ley, que le da al Presidente la facultad de llegar a ‘acuerdos humanitarios’. En febrero pasado, para no dañar los prediálogos de paz con el Eln, negó una solicitud de miembros de ese grupo presos en Itagüí.

EN TÉRMINOS DE PAZ NADA ES POSIBLE ANTES DEL 28 DE MAYO 1- La invitación del presidente Uribe a los guerrilleros presos se da un día después de que las Farc hacen explícita su decisión de no hacer un acuerdo humanitario con él. En esa medida es evidente que el pulso entre las partes se mantiene y que, por lo menos hasta pasadas las elecciones presidenciales, no habrá nada en términos de paz.

2- Francia, España y Suiza, los tres países que han intentado conciliar posiciones para lograr la liberación de los secuestrados, quedan inmovilizados. De hecho, al decir que el acuerdo humanitario sólo será posible con otro gobierno, las Farc se dirigen a los tres países. Lo máximo que podría lograrse hoy son pruebas de supervivencia.

3- Es posible que insurgentes con penas altas se sientan seducidos por la propuesta del Gobierno. Dependiendo de qué tan importantes sean para las Farc,debilitan su pretensión de cambiar guerrilleros encarcelados por secuestrados. Para ‘Marulanda’, recuperar a los presos es una deuda con ellos y por eso encabeza el tema del canje.

¿SEGUIRÁ EL PULSO? Aumenta el porcentaje de quienes piden diálogos para solucionar el conflicto y esto se convierte en una presión para el Gobierno.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.