La sed, una verdadera amenaza para el mundo

La sed, una verdadera amenaza para el mundo

Parece lejana la visión de Víctor Hugo de una tierra que está “todavía mojada y blanda del diluvio”, y los tiempos por venir podrían tener sabor de arena. El cuarto foro mundial del agua que se realiza desde el 16 de marzo y que termina el próximo martes en Ciudad de México con la participación de gobiernos, de expertos y de organizaciones internacionales, denuncian desde ya una crisis preocupante en las posibilidades de preservación del agua, a tiempo que un espacio difuso de gobernabilidad y de la agenda pública para el manejo de ese recurso básico de la humanidad. (VER CUADRO - DISPONIBILIDAD DE AGUA POR HABITANTE)

16 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Según documentos preparatorios de este importante encuentro, el 2,5 por ciento del volumen total de agua de la tierra (estimado en 1.400 millones de Km cúbicos) es dulce y solo el 1 por ciento de esa porción es de consumo humano, lo que resulta complejo si se observa que ese consumo se incrementa en más del doble de la tasa de crecimiento poblacional cada 20 años y si se aprecia que, en particular en los países en desarrollo, la erosión, la contaminación de las fuentes, la inequidad en el acceso al agua, la escasa provisión de servicios de saneamiento básico, el riesgoso manejo de aguas residuales, generan crecientes tensiones entre usos y usuarios.

El asunto requiere una articulación política en extremo profunda: según señalan documentos del foro, mientras las demandas alimentarias del planeta implicarán incrementos de consumo de agua dulce calculados entre el 15 y el 20 por ciento para el año 2025, frenar la erosión y preservar los ya afectados recursos hídricos significaría reducir en un 10 por ciento la extracción del líquido en el mismo periodo.

Los reportes de expertos indican también que el 17 por ciento de la población mundial no tiene acceso al agua potable, que buena parte del consumo en países en desarrollo se hace sobre agua de inapropiada calidad, lo que deriva en que más de 5 millones de personas mueran cada año a causa de su ingestión, no obstante se trata de infecciones de alto nivel de prevención. La ‘crisis del agua’, corolario sobre el que se abordará el foro no es un asunto de ambientalistas. Entre las metas del tercer milenio trazadas por la comunidad internacional para el año 2015 se postula la reducción a la mitad del número de habitantes que al comenzar el siglo XXI carecían de agua potable. Es curioso en ese panorama que aún la comunidad internacional debata si el acceso a los servicios de agua y al saneamiento básico hacen parte del conjunto de los derechos humanos que debe proteger y garantizar el Estado, o si ellos deben ser tratados como un bien regido por principios mercantiles. Cuáles son los procesos políticos y sociales necesarios para el entendimiento de la ‘crisis del agua’ y para la búsqueda de soluciones y prevenciones concertadas en el ámbito local, regional y universal, son asuntos que se esperan dilucidar en este espacio de diálogo que se abre en México. A propósito: ¿sabrán muchos de los improvisados candidatos a importantes cargos de representación de qué se habla en este caso, o será su entendimiento en este asunto de primer orden para la sociedad como el agua y el aceite?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.