LA SUERTE DE NACER EN UN AVIÓN LA CUNA EN EL AIRE

LA SUERTE DE NACER EN UN AVIÓN LA CUNA EN EL AIRE

La diferencia entre un avión y el pabellón de maternidad de un hospital es inmensa, pero muchas cabinas, generalmente estrechas, han sido, sin quererlo, sala de partos. Porque tener un hijo no da espera. Si hay dudas al respecto, basta con preguntárselo a las mamás de Carlos Efraím Sateno Romero Prieto, Esther Satena Sánchez Tarazona, William Sateno Costos Cárdenas, Heidi Johana Rodríguez Imbus o Carol Lizeth de los Aires Escobar Anzola.

29 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Todas ellas tuvieron un hijo en el aire, en vuelos de menos de una hora y, aun las que llevaban al médico con ellas, pusieron en aprietos a tripulantes y pasajeros.

Desde un cordón de zapato de un auxiliar de vuelo, hasta una pequeña navaja de un piloto o un mecánico sirvieron de instrumentos para cortar y anudar el cordón umbilical en las alturas. Con las maletas y demás equipaje transportados por los legendarios DC-3, en los que los asientos se disponen de lado y no de frente, se improvisó una camilla. Y alguna ocupante desprevenida e inexperta hizo las veces de partera.

Lo del nombre tampoco es simple gusto o coincidencia. Cuatro de ellos vinieron al mundo a bordo de aeronaves del Servicio Aéreo a Territorios Nacionales (Satena) y, una más, en Aerovías de Integración Nacional (Aires).

Pero no solo en Colombia los padres quieren perpetuar a la aerolínea en sus hijos. La alemana Lufthansa tiene en sus archivos el caso de una niña que la lleva como tercer nombre. A ella le celebraron con bombos y platillos sus 15 años, igual que hizo Aires el pasado 6 de octubre con el bautizo de Carol Lizeth, nacida el último 24 de septiembre entre Bogotá e Ibagué y quien es la menor de esta peculiar familia. A ella, la aerolínea le dará pasajes gratis toda la vida, siguiendo una vieja tradición de los barcos que aplican algunas compañías aéreas.

Claro que en el país hay más aeronatos , pero la memoria es frágil y, no se encontraron archivos al respecto. Al parecer, el primer caso ocurrió en 1958 ó 1959 en un avión de la desaparecida Taxader y por la misma época hubo otro en Aerovías Nacionales de Colombia (Avianca). No hay nombres, fechas, rutas, ni certezas.

En el mundo, las aerolíneas son cautelosas cuando se les presentan pasajeras en embarazo avanzado y muchas no permiten que se embarquen después del séptimo mes. Pero otras como Satena tienen que hacerlo, pese a la inminente posibilidad de un parto a bordo, porque, según el gerente, general Luis Angel Díaz Díaz, viven en zonas tan apartadas que la otra alternativa es dejar morir a la mujer.

El coronel retirado Efraím Ospina era mayor cuando el 11 de agosto de 1964 piloteaba el FAC 687, un DC-3, en el que nació el primero de los hijos de Satena. El avión aterrizó en la pista de Tame que era de tierra y los aparatos brincaban como cabras y debía seguir hacia Arauca. El médico Carlos Castellanos, quien era el intendente, le pidió llevar a Dolores Prieto de Romero (hoy está viuda), porque su estado era muy grave y no podían atenderle el parto en la población.

Ospina condicionó el transporte de la pasajera a la compañía de Castellanos y, en pleno vuelo, nació Carlos Efraím Sateno, a quien bautizaron así en honor de las dos personas y de la aerolínea que intervinieron en su llegada al mundo.

El coronel recuerda que no hubo angustia a bordo, porque los pasajeros eran muy dóciles y como había mal tiempo, el avión no pudo aterrizar en Arauca y tuvo que regresar a Tame, donde está registrado el muchacho. Desde entonces ha estado en contacto permanente con la Fuerza Aérea Colombiana (FAC).

Primero fueron esos pilotos militares que se lo llevaban a pasear a Villavicencio, porque no necesitaba pasaje. Luego, llegó el bachillerato y el general Enrique Díaz Contreras, en ese momento gerente de Satena, dispuso que le pagaran los estudios. Después, el ingreso a la FAC, donde Sateno era popular entre capitanes, mayores, coroneles y hasta generales. Pero tras dos años y medio, no logró culminar su ambición de ser piloto de helicópteros militares.

Sin embargo, sigue empeñado en hacerse aviador y no lo intimida el hecho de haber perdido a Danilo, uno de sus hermanos, en un accidente de un avión de Aeropesca. Por recomendación de algunos militares, el intendente de Arauca, Fernando González Muñoz, le dio una beca y está estudiando en Aerocentro, al norte de Bogotá.

El nacimiento de estos niños no solo ha despertado curiosidad y buena prensa, sino que ha motivado escritos de oficiales de la FAC. A Carlos Efraím, Antonio Muñoz Rincón le hizo un cuartero en el que celebra el nacimiento en el aire y destaca el hecho de que es hijo adoptivo de Satena . Asimismo, Pedro Pablo González hoy fallecido, era el copiloto del avión en que nació Heidi Johana Rodríguez Imbus y en Una historia que contar relató con detalles lo que sucedió en la aeronave el 15 de febrero de 1989, entre La Macarena (Meta) y Villavicencio.

El piloto de la aeronave era el mayor Mario Rodríguez, quien fue el padrino de esta niña que vive en una vereda cercana a La Macarena. Por disposición de la gerencia de Satena, le comprarán un seguro educativo.

De los otros dos hijos de la aerolínea estatal no se tienen noticias tan concretas. Se sabe que Esther Satena Sánchez Tarazona nació el 15 de septiembre de 1975 entre Tame y Cúcuta y William Sateno Costos Cárdenas vino al mundo entre Paz de Ariporo y Yopal el 4 de abril de 1981.

Nacer en el aire no da alas, ni abre las puertas a la fama. Pero, al menos sirve para que los vecinos lo recuerden. Con mayor razón si se llama Sateno. Pasajes gratis? Nacer en una aeronave es, por tradición, un símbolo de buena suerte para la persona y la aerolínea.

Aunque no existen normas que lo ordenen, muchas compañías aéreas suelen darles tiquetes gratis en cualquiera de sus rutas a los afortunados muchachitos. Sin embargo, esta costumbre ha empezado a desmontarse y empresas como la inglesa British Airways ya no los dan, desde hace cinco años.

Entre las razones se argumenta que las mujeres hacían lo posible por tener un parto en el avión para obtener los tiquetes gratis para sus hijos. Y una aeronave, por su diseño y función, obviamente no es el lugar adecuado para los nacimientos.

Otras como la alemana Lufhtansa solo han registrado un nacimiento y dicen que si se repite es muy probable que vuelvan a darle los pasajes gratis, mientras que la francesa Air France hace estudiar cada caso por su oficina jurídica.

Aunque hay quienes aseguran que en Avianca nació un bebé en 1959, la empresa colombiana no tiene archivos al respecto y su comportamiento en el eventual caso de un parto a bordo se definirá si se presenta.

El país de origen del bebé también es tema de discusión. A veces, se admite que los padres escojan entre su nacionalidad o la del territorio al que pertenece la aeronave. Si la legislación entre dos naciones lo admite, también puede optarse por la doble nacionalidad. En Air France, por ejemplo, el niño puede ser francés y se considera que la hora del alumbramiento es la misma de Francia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.