Niño perdido luchó contra cuervos

Niño perdido luchó contra cuervos

Al niño de 5 años que durante siete días mantuvo en vilo a los habitantes de La Bendición de Dios, una invasión de Barranquilla, lo encontraron en el único lugar donde no pensaron hallarlo. (VER INFOGRAFÍA)

15 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

En una zona de manigua “infestada de culebras, bandadas de cuervos, aves de rapiña, insectos venenosos y plantas espinosas en las que nadie se mete”, relata Bernardo Arango, obrero que lo rescató del centro de un zarzal, cuando las esperanzas de encontrarlo se habían esfumado.

Como todos los lunes, Bernardo fue con su amigo Jaír José Cortina a tomar un baño en una playa deshabitada del caño de Los Tramposos, cercana a Puente Mocho, el lugar mas visitado del islote Brisas del Río.

“Eran como las 11 de la mañana cuando dos pelaítos llegaron corriendo y nos dijeron que había un niñito muerto. Nos acordamos del vecinito y corrimos”, relató Bernardo.

El niño de La Bendición de Dios estaba completamente desnudo, lleno de sangre.

“No alcanzábamos a tocarlo. Entonces tiramos machete para partir la mata de espinas. En eso duramos como 10 minutos. Tenía la cara ensangrentada, por eso pensamos que le habían sacado los ojos. Cuando lo cargué sentí un quejido, lo llevamos hasta el Hospital de Barranquilla y allí nos confirmaron que estaba vivo, aunque mal.

“Tenía un ojo con la carnosidad viva, cortaduras en los brazos, las piernas, la espalda y se le caía la piel de la cara y el pecho. Creo que se metió en la mitad del zarzal para que los cuervos no se lo comieran. Lo debieron atacar cuando estaba durmiendo y en el desespero se metió en la mitad de las matas”.

La historia del niño que sobrevivió sin comer y sin beber agua durante siete días en un islote de la margen izquierda del río Magdalena comenzó el 6 de marzo, cuando invitó a 2 primos a bañarse en el caño Los Tramposos, al frente de La Bendición de Dios, donde vive con su familia. Sólo dos de los muchachos regresaron a casa.

La mamá del pequeño que no aparecía, Adela Ramírez , interrogó a los primos, pero no obtuvo respuesta. Comenzaron entonces la brigadas de búsqueda, que durante seis días terminaron sin noticias.

Los familiares del menor visitaron a la Policía, a los medios de comunicación y a la Fiscalía sin éxito. “Pensamos que se había ahogado mientras se bañaba en el caño y que nadie se había dado cuenta”, contó Jaír José, que siempre hizo parte de la búsqueda.

El pediatra Gustavo Romero, que atendió al pequeño, dijo que por el estado que presentaba se puede concluir que luchó contra animales que lo atacaron.

“Las cortaduras en el párpado derecho parecen de un ave de rapiña. La herida presenta desgarre del tejido ocular, pero estamos luchando para salvarle ese ojo.Las demás heridas son por picaduras y rasgaduras en la piel producidas cuando se metió por la fuerza en el zarzal”, añadió el médico.

La Policía de Menores y Bienestar Familiar evalúan sin el niño ha sido descuidado por sus padres. Una anciana vecina aseguró que los menores suelen salir al islote sin el cuidado de un mayor.

La mamá del niño se negó a hablar del caso.

A PUNTO DE MORIR Pediatra Gustavo Romero, médico que atendió al menor .

El niño estaba en el último grado de deshidratación que resiste el ser humano. Tiene rasguños en el 98 por ciento de su cuerpo”.

10 días puede sobrevivir un niño de 5 años sin consumir nada, pero si no está en condiciones tan hostiles como el pequeño de esta historia. Un adulto pude sobrevivir 15, y si consume sólo agua, entre 45 y 60. Fuente: Carlos Fernández Asesor médico de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.