Ahora empezamos el TLC

Ahora empezamos el TLC

Empiezo por el resultado para el sector agropecuario en el Tratado de Libre comercio: a pesar de las duras condiciones impuestas al sector y específicamente a su actividad como consecuencia de estas negociaciones, considero que si el Gobierno nacional cumple los compromisos asumidos, en no sólo la agenda interna sino las ayudas internas con el sector, el impacto del acuerdo será manejable en el corto plazo y abre una necesidad de recomposición y oportunidades al aparato productivo agropecuario en el mediano y largo plazo.

14 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

En el Acuerdo, cuando se construye un consenso para armonizarlo con los intereses generales de la Nación veo algunos elementos positivos entre los cuales, se logró un capítulo en materia sanitaria y fitosanitaria, garantizando en parte el acceso real de nuestros productos, ya que éste no sólo depende de lograr reducciones de aranceles significativas y contingentes de acceso amplios.

Lo que se buscó fue unas reglas de juego para superar las barreras no arancelarias que pueden representar el no ingreso o el acceso restringido de nuestros productos por este tipo de barreras. Colombia logró algo muy significativo: un compromiso para que nuestros asuntos en materia sanitaria y fitosanitaria se aborden de manera oportuna por las agencias sanitarias y fitosanitarias de Estados Unidos. Un mecanismo para elevar en cualquier momento (sin tener que acudir al Comité MSF) asuntos que nos preocupan en materia MSF a una instancia externa y superior jerárquicamente a las agencias MSF, y que dicha instancia busque resolver dichos asuntos.

Una obligación para que nuestras evaluaciones técnicas (datos y evidencias científicas) sean utilizadas por Estados Unidos y, por lo tanto, faciliten y agilicen la admisibilidad de nuestra producción agropecuaria. Un compromiso para desarrollar trabajo conjunto en materia de cooperación para lograr el acceso a mercados de productos agrícolas y alimentos procesados provenientes de Colombia.

También en la mayoría de casos se generaron equilibrios internos entre los agentes del mercado, evitando favorecer unos eslabones de la cadena a costa de otros. Se consiguió obtener el statu quo del Aptdea para las flores y otros productos de exportación como papa criolla, frutas y hortalizas.

Tampoco se concedieron patentes por segundos usos, ni por productos de conocimiento universal.

Respecto a los resultados preliminares de la negociación hay algunos elementos negativos que cabe destacar, como la falta de obtención de los instrumentos propuestos por el sector privado y ofrecidos por el Gobierno para contrarrestar las distorsiones por ayudas internas otorgadas a los productores de Estados Unidos.

Las concesiones hechas por Colombia en bienes sensibles fueron aparentemente más allá de lo previsto y en algunos casos superiores a las hechas por Perú, por ejemplo el maíz. Se aceptaron exclusiones a Estados Unidos en el caso del azúcar y en las compras estatales en agricultura y además en cuanto a patentamiento de plantas (Upov 91) el país se obliga a hacer sus mejores esfuerzos.

Hay que confiar en el compromiso del Gobierno nacional con el sector agropecuario para convertir el resultado de la negociación mediante el estímulo a las producciones con amplio potencial exportador, buscando un manejo adecuado de la tierra e incentivando el arriendo a largo plazo, así como impulsando la biotecnología, la trazabilidad y las medidas sanitarias y fitosanitarias, en un verdadero desarrollo de éste incrementando su rentabilidad, la inversión, el crecimiento y la generación de empleo en el mediano y largo plazo.

Finalmente si tenemos en cuenta la propuesta integral hecha, es decir acceso real de nuestros productos al mercado de Estados Unidos, mecanismos de defensa para contrarrestar las ayudas internas de dicho país y una gradualidad para permitir adecuar el aparato productivo del sector, el Acuerdo será manejable si el Gobierno cumple los compromisos adquiridos, el Congreso los aprueba y el sector agropecuario responderá positivamente a estas nuevas condiciones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.