Buzón

Buzón

13 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

* SUSTANCIA Y CIRCUNSTANCIA.

Los países y sus instituciones tienen una manera poco onerosa y muy valiosa para reconocer los servicios que se les prestan; tales reconocimientos son la moneda con que se ‘pagan’ espiritualmente los beneficios recibidos de personas que le brindan a la sociedad esfuerzos personales que con dinero no se pueden cancelar. Por eso, en cierta ocasión, un grupo de empresarios decidieron visitar al alcalde de la ciudad y al gobernador del departamento, con el fin de solicitarles una condecoración especial para la misión de unos norteamericanos de una prestigiosa multinacional que acababan de prestar inestimable asesoría al sector industrial de dicha ciudad.

Visitaron pues al acalde, hombre sencillo y afable que tenía por costumbre hacer sentir a sus visitantes, en su despacho, aún al más humilde, como en su propia casa. No hubo más trámite, pues allí mismo quedó concertado el homenaje. Pero cosa muy distinta ocurrió en la oficina del gobernador a quien debieron pedir incontables citas que invariablemente incumplió.

Finalmente, para quitarse de encima la constante presión, después de hora y media en sala de espera, los recibió con todo el aparatoso teatro de hombre de Estado supremamente ocupado, interrumpido innumerables veces por sus hombres de confianza.

Tiempo después, como suele ocurrir, el alcalde mencionado y el gobernador se enfrentaron en las elecciones parlamentarias de las que salió victorioso, con más de cuatrocientos mil votos, el alcalde afable y asequible.

Se preguntaba el perdedor por la causa de su derrota y seguramente no hubo alma caritativa que le develara el origen. Baltasar Gracián, de quien hemos echado y seguiremos echando mano tan a menudo como sea menester, escribió sobre este punto algo que vale la pena nunca olvidar: “La cortesía es el mayor embrujo político de los grandes personajes. Lo más estimado en la vida es un comportamiento cortés. No basta la sustancia, también se necesita la circunstancia. La cortesía es parte principal de la educación, es un tipo de hechizo y además cuesta poco y vale mucho”.

Luis Armando Zarruk Zarruk

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.