Telecom: llamada en espera

Telecom: llamada en espera

(EDICIÓN NACIONAL) (PÁGINA 1-18) Hay que recibir como buena la noticia sobre la media docena de compañías telefónicas locales e internacionales, entre ellas las dos más poderosas del mundo hispano, que expresaron su firme interés en participar en la puja para quedarse con el 50 por ciento más una de las acciones de Colombia Telecomunicaciones, la nueva Telecom, y adquirieron, en más de 160 millones de pesos, los pliegos de condiciones que los pueden habilitar para estar presentes en la subasta.

13 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

El hecho de que Telefónica de España, Telmex de México, Cantv de Venezuela, Phone One y las colombianas Cablecentro y ETB hayan quedado inscritas demuestra que, tras la crítica intervención quirúrgica a que fue sometida hace tres años, Telecom volvió a ser atractiva. Los valientes pasos dados entonces por la ministra de Comunicaciones, Martha Pinto de De Hart, y el presidente de la empresa, Alfonso Gómez Palacio, parecen haber rendido sus frutos.

Pero mientras el proceso avanza, primero con la valoración de la empresa que harán los banqueros de inversión para cumplir con una exigencia de la Contraloría General de la Nación, y luego con la subasta misma, hay al menos dos inquietudes por resolver. De estas dependerá, en buena medida, el juicio que la opinión pública haga sobre lo bien o mal que salieron las cosas en este caso.

El primer tema tiene que ver con el valor que pagará el ganador de la puja, y si ese valor llegará a ser mayor al que el Gobierno y Telmex, la multinacional del poderoso empresario mexicano Carlos Slim, pactaron hace más de un año en un negocio que se frustró ante las advertencias del Contralor Antonio Hernández Gamarra de que no era el resultado de un procedimiento abierto y transparente. Todo indica que la valoración de los banqueros de inversión estará muy por debajo de lo que Telmex ofreció, en aquel entonces 260 millones de dólares en efectivo, más la asociación con una compañía de valor agregado de Slim, valorada en 90 millones de dólares.

Aunque faltan algunos días para que los banqueros revelen la cifra, conocedores del proceso dicen que talvez ronde los 200 millones de dólares, cantidad bastante inferior y que corresponde a la rápida pérdida de valor de las compañías de teléfonos en el mundo entero como consecuencia de la competencia, las nuevas tecnologías y el uso decreciente de las líneas fijas. Esto es aún más grave si se tiene en cuenta que, durante el año que acaba de pasar, Telecom adquirió más líneas al quedarse con Batelsa, la telefónica barranquillera. De ser así, ojalá la puja suba ese monto. Sería muy triste que no sólo el país hubiese perdido un año en un proceso urgente, ante el panorama de una empresa que difícilmente sobrevivirá sola, sino que además la empresa hubiese perdido buena parte de su valor por cuenta de la demora.

El segundo gran interrogante tiene que ver con la participación de la ETB –en asociación con la rama telefónica de las EPM de Medellín– en la subasta.

Tanto ETB como EPM son empresas reconocidas y admiradas, pero al mismo tiempo se trata de los mayores operadores de telefonía local y de importantes jugadores en la larga distancia, la bogotana de manera directa y EPM por intermedio de Orbitel. La pregunta aquí es si, tras años de impulsar la competencia y el desmonte de los monopolios en el sector, el país debe abrir las puertas a lo que podría convertirse en un delicado proceso de concentración de este negocio en pocas manos.

¿Tiene sentido que un gigante compuesto por EPM, ETB y Telecom quede casi como único jugador de la telefonía fija y de la larga distancia? ¿Es bueno esto para el usuario? El viernes, ETB y EPM anunciaron que finalmente no se presentarían, a menos que el Gobierno cambie algunas condiciones establecidas en los pliegos. Pero, en todo caso, si se deciden a participar, los interrogantes seguirían vigentes. El asunto estaría en manos del Superintendente de Industria y Comercio, Jairo Rubio Escobar, quien ha demostrado independencia y decisión a la hora de defender los intereses de los consumidores y promover la competencia, que son dos de sus principales funciones. Si finalmente ETB y EPM entran en la puja, la Superintendencia tendrá que pronunciarse a la mayor brevedad.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.