Los tres ‘mejores alcaldes’ de la capital resultaron quemados

Los tres ‘mejores alcaldes’ de la capital resultaron quemados

La Alcaldía Mayor de Bogotá, el segundo cargo ejecutivo más importante del país después de la Presidencia de la República, se ha visto como el ‘trampolín’ ideal para saltar al Palacio de Nariño.

13 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Y más si cumplen una buena labor. Por lo menos eso se creía hasta ayer, pues los ex alcaldes Enrique Peñalosa, Antanas Mockus y Jaime Castro ya pueden explicar por qué esa tesis no funcionó.

Esa fama bien ganada de excelentes alcaldes que hoy ostentan, no les alcanzó ayer en las urnas ni para una curul en el Senado.

De nada valió que Castro sea el ‘padre’ de las finanzas de la capital, que Mockus haya posicionado la cultura ciudadana y que Peñalosa sea el ‘revolucionario’ del espacio público.

Fueron otros los tiempos en que Mockus y Peñalosa lograron votaciones récord para la Alcaldía. Peñalosa con 602 mil en 1997 y Mockus con 652 mil votos en el 2000. Esas cifras provocan nostalgia frente a los resultados de ayer: ‘Por el país que soñamos’ hubo 145 mil sufragios, y el ‘Partido Visionario’ apenas llegó a los 70 mil votos.

¿Por qué ese paliza? En el caso de Peñalosa no es difícil deducir que lo castigaron por vacilar. Primero aspiró a la Presidencia, al día siguiente al Senado y hace dos semanas dijo que quería volver a la Alcaldía. El equipo de Mockus no fue tan público y sus mensajes quedaron para ‘consumo interno’.

De ahí que ya se empieza a decir que el éxito en la Alcaldía de Bogotá no garantiza réditos políticos eternos.

SER CONCEJAL DE BOGOTÁ NO GARANTIZA NADA.

Varios concejales de Bogotá vivieron en carne propia o a través de familiares que no tienen nada ganado. Por ejemplo Liliana Guáqueta, esposa del concejal Leo Diago, no alcanzó la curul a la Cámara por el partido Liberal.

Otro que corrió la misma suerte fue el ex concejal Wilson Duarte, que falló en su intento por llegar a la Cámara en la lista del Polo Democrático Alternativo (PDA). Su compañero de lista Germán Ávila, ex gerente de Metrovivienda, tampoco pudo, lo que representa una derrota para el electo senador por el PDA, Gustavo Petro.

Hay más. Carlos Hernan López, hermano del concejal Fernando López y candidato a la Cámara de Representantes por el partido Conservador también se ‘quemó’. Igual suerte corrieron los ex concejales Juan Sánchez, del partido Colombia Democrática y Francisco Noguera, del conservatismo.

Una de las pujas por la última curul a la Cámara fue protagonizada por Clara López Obregón, del Polo, y Simón Gaviria del Peñalosismo (foto). A la media noche López se imponía con 18.802 votos.

En la larga lista también está el ex concejal de la bancada peñalosista, Alfonso Prada, quien ‘naufragó’. La otra cara de la moneda la vivió el ex concejal Samuel Arrieta, quien obtenía una curul por Convergencia Ciuudadana.

El otro voto finish fue al interior de la lista del partido Liberal entre la ex concejal Maria Victoria Vargas y Pablo Salamanca, hermano del concejal Jorge Salamanca. Hacia media noche la diferencia era de 26 votos a favor de Vargas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.