Conjeturas sobre el pasado

Conjeturas sobre el pasado

Es aburrido que lo que se escribe hoy se publique el lunes. Pero más aburrido aún cuando hay, como ayer, elecciones en domingo. Si se escribe sobre un tema diferente, se corre el riesgo de parecer más lunático que de costumbre. Y si se aborda el tema de las elecciones, resulta peligroso hacer conjeturas sobre acontecimientos que ya las desmintieron.

13 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

De hecho, yo cometí un día la estupidez imperdonable de pronosticar un lunes que Horacio Serpa había ganado el domingo. Como el que ganó fue realmente Pastrana, no puedo evitar, muchos años después, pensar que cuando un tipo me mira raro en la calle es porque se está acordando de aquel pronóstico.

Todavía no he podido superar el tamaño de aquel ridículo. Al menos eso me gusta creer.

Una primera y no muy riesgosa conjetura de lunes podría ser la de que en las elecciones de ayer no pasó nada extraordinario. No es cierto, según ya lo demostró en la página de enfrente Camilo Pombo, que los partidos se hayan organizado en bancadas. Los informes de EL TIEMPO sobre cómo votarían algunos proyectos cruciales los senadores probables, muestran que en un partido cualquiera puede haber tantas contradicciones esenciales como sean los temas propuestos. Esto incluye asuntos de conciencia como el aborto y los derechos civiles de los homosexuales, sobre los cuales un tipo como Germán Vargas cambió públicamente de opinión tantas veces como se lo exigieron las urgencias de campaña. No hay tal cambio. O no fue tan radical.

Los resultados electorales tampoco sugieren nada sobre la estabilidad de las situaciones que supuestamente establecen. Por ejemplo: ¿los liberales históricos que ahora votaron por los partidos uribistas de ocasión dejaron ciertamente de ser liberales? La pregunta se puede invertir a conveniencia: ¿quienes están en esos partidos contingentes permanecerán allí? Y una conjetura mucho más riesgosa sobre el tema: puede que parte del crecimiento liberal que pronosticaron las encuestas corresponda a que algunas personas ignoraban que los grandes barones ya no militaban en ese partido.

Probablemente ganaron los partidos uribistas y más o menos en la forma en que estaba previsto. El duelo inútil y efímero entre la U y Cambio Radical seguramente se dirimió por diferencias no muy sustantivas. Puede que al conservatismo le haya ido mejor que en las encuestas por culpa de los sufragios de oscuras veredas campesinas. Los visionarios de Antanas resultaron miopes, según era muy verosímil desde antes. Y el partido de Peñalosa, con un logo con la cara de Peñalosa, tal vez pagó precariamente el umbral, lo que prueba que las gentes lo vieron durante todos estos meses, cuando no había regresado al liberalismo, cuando regresó y cuando se volvió a ir, invariablemente en el lugar equivocado.

Lo demás es lo de menos. Y tan aburrido como de costumbre. Que uno que otro infalible barón electoral resultó entarullado en aguas de poca profundidad.

O que otro cualquiera le ganó significativamente a sus pares. Noticias todas no precisamente históricas.

Tal vez la mayoría de los expulsados logró conservar su curul. Uno podría apostar que todos terminarán haciendo comportamientos de “bancada” con su antiguos copartidarios, lo cual probaría que harían falta algo más que expulsiones de última hora para hacer creíbles los ruidosos exorcismos de las pasadas semanas.

Para destacar, el tremendo esfuerzo de los ex presidentes Gaviria y López Michelsen por salvar al Partido Liberal del destino que se merece.

Cualquiera que haya sido el resultado, no hay duda de que lo que hicieron era lo único que podía hacerse con dignidad en momentos tan difíciles.

Y terminar en una conjetura sobre el pasado con pocas probabilidades de errores mayúsculos: Serpa ganó. La consulta, claro.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.