FORO DEL LECTOR

FORO DEL LECTOR

(EDICIÓN NACIONAL) (PÁGINA 1-18)

13 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

- En un día como ayer Señor Director: En referencia a su editorial ‘En un día como hoy’ (12-03-06), ciertamente había que mirar hojas de vida. En ellas, más allá de cargos importantes o nombres sonados, había que mirar honestidad y absoluta pulcritud. Luego, las propuestas, más allá de los temas de moda. Habría que ver quiénes estaban decididos a proponer y a apoyar cambios fundamentales en nuestra sociedad, como educación, restablecimiento de los valores familiares y comunitarios, una equidad que conlleve oportunidades de vida para todos. Necesitamos un pluralismo más que político, ideológico, focalizado en el trabajo hacia la comunidad. Qué hermoso será el día en que se pueda ir a votar convencidos de que todo va a cambiar.

Francisco A. Chaves * * * * Señor Director: En los días previos a las elecciones, los miles de candidatos gastaron millonarias sumas en publicidad política. Los políticos invadieron nuestros espacios y vías públicas, también las principales carreteras colombianas. En consecuencia, provocaron una contaminación visual sin precedentes. Al terminar la jornada electoral, nosotros, como ciudadanos, les reclamamos que ganadores y perdedores procedan a retirar en forma inmediata sus pancartas, vallas, afiches y demás objetos de publicidad política con que promocionaron sus nombres. Las normas para disminuir la contaminación visual deben ser para todos.

Jorge Giraldo Accedo Bogotá * * * * Señor Director: En 1998, cuando fui a votar al puesto en el que había votado desde 1982 en Bogotá (Santa Bárbara occidental), no aparecía el número de mi cédula inscrita. Me inscribí en Unicentro y tampoco aparecí inscrita para las elecciones del 2003. Fui a la Registraduría de Usaquén y me dijeron que tenía que ir a la Nacional. Me acerqué a la Registraduría Nacional, pero no me atendieron. La conclusión es que alguien me excluyó de la lista de ciudadanos. La culpable es la Registraduría.

María Agripina Romero Bogotá .

- Sin derecho a morir dignamente Señor Director: Esther Riaño de Bernal, una octogenaria campesina de La Palma (Cundinamarca), agoniza sin que la EPS Comvida le brinde ninguna atención.

En diciembre pasado, en el hospital local le descubrieron un tumor abdominal y la remitieron al hospital de Pacho. A esa institución la paciente entró en estado de coma y los médicos determinaron devolverla a La Palma. De allí, simplemente la mandaron “a morir en su casa” y ni siquiera le prestaron el servicio de ambulancia. Hoy, esta señora agoniza en la precariedad de su casa. Perdió el habla, no se mueve, menos se alimenta, se queja de los tremendos dolores por el tumor abdominal y su piel está despellejada por tantos días de postración. Para ella no existen los calmantes, los antibióticos, el suero, los servicios de enfermería ni el derecho a morir dignamente.

Jaime Alberto Castiblanco Bogotá * * * * * Señor Director: Dramática, y parte el corazón, la crónica ‘En las clínicas todo es plata’ (12-03-06). El título resume todo: un derecho fundamental como la salud en manos del sector privado, al que solo lo ablanda el dinero. El niño Johan Alfredo Urieta murió de dengue hemorrágico en Barranquilla porque no había cotizado el número de semanas que exigen las EPS y ARS para tener el derecho a vivir. En este sistema de salud prevalecen los criterios mercantilistas de la administración sobre los diagnósticos y recomendaciones médicas. Urge una drástica reforma a la infame Ley 100.

Luis Eduardo Saavedra Salazar Bogotá .

- ¿Baja el desempleo? Señor Director: Quisiera saber cómo toma las estadísticas de empleo el Dane para informar que el desempleo ha disminuido, si las esquinas de las grandes ciudades se han llenado de limpiadores de parabrisas, maromeros, equilibristas, malabaristas, comedores y escupidores de fuego, vendedores de aguacates, frutas y confites, traficantes de piratería, revendedores, mercaderes de estampas de santos. Todo ello amén de los cantantes y poetas del transporte urbano. Algunos de los que abordan los buses se autoproclaman ex presidiarios, ex guerrilleros, ex paracos y piden de igual manera una ayuda económica. ¿Será que estos son los nuevos empleos? Boris Ramírez Serafinoff Bogotá.

- Los encapuchados en la UN Señor Director: Es lamentable que el mismo grupito de encapuchados siga provocando incidentes como el de la Nacional, donde murió el estudiante Óscar Leonardo Salas. El jueves, en protesta por esa muerte, decidieron destruir el paradero de TransMilenio, paralizar las actividades económicas del sector y alterar la tranquilidad de la zona.

¿Hasta cuándo los ciudadanos de bien tendremos que asistir, impotentes, a estas demostraciones de terrorismo? ¿Hasta cuándo los estudiantes de la Nacional tendrán que cargar con el estigma de grupos marginales que les dan fama de revolucionarios a todos los egresados del claustro más importante del país? Iván Alonso Palomino Consuegra.

- La reestructuración del DAS Señor Director: Me refiero a su editorial ‘El DAS es inteligencia’ (10-03-06). Estábamos en mora de esta iniciativa. Una verdadera reestructuración del DAS se hace profesionalizando al detective en toda las carreras afines en la formación de un investigador, quien posteriormente se debe especializar en el área donde demuestre mayor capacidad.

Se deben acabar los cursos de ocho meses y extender la formación a un mínimo de tres años, para que el detective pueda acceder a los ascensos internos con meritocracia, sin intervención política o de palancas, que siempre ha mantenido estancada la institución José Antonio Muñoz López Cali

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.