El fuego de Harrison

El fuego de Harrison

La hermosa Virginia Madsen no había terminado la última frase de nuestra entrevista, cuando Harrison Ford entró a la habitación 615 del hotel Wilshire, en Beverly Hills. Vestía un jean azul y un saco oscuro con camisa de ranchero. Una pequeña candonga de plata en la oreja izquierda y un reloj de apariencia muy costosa. Cuando se percató de que interrumpía la conversación, actuó como si estuvieran devolviendo una película a alta velocidad. Recogió sus pasos y esperó paciente mientras terminábamos de hablar.

12 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Cuando salió Virginia de la habitación, la escena se repitió exactamente de la misma forma. Tres, dos, uno: Ford entró acelerado buscando una taza de café y un vaso de agua.

“Necesito estas dos cosas para empezar”, pronunció en un inglés suavizado, con un volumen de voz muy bajito. Me paré para asegurarme de que mi grabadora estuviera lo suficientemente cerca de su rostro para que captara sus palabras.

No es tan bello como se veía protagonizando Indiana Jones, pero sigue siendo un hombre muy atractivo, con unos hermosos ojos grises azulados y una canas que le van muy bien con su edad. Se remangó la camisa, dejando ver una raspadura en el antebrazo que parecía una caída en bicicleta, la cual nunca dejó de tocar.

“¿Cómo está?”, preguntó de nuevo, con esa voz sin volumen que obligaba a inclinarse para oírlo, a tal punto que por unos instantes pensé que me estaba volviendo sorda y que era un problema mío.

Empezó la entrevista hablando de su labor ecológica para impedir que la Tierra se siga calentando. Un trabajo que ocupa su tiempo libre y que, según él, es el más importante de los empleos que ha tenido hasta el momento.

“Nunca hago llamadas a grandes personalidades del mundo porque sé que están pensando en guerra, mas no en proteger la Tierra. Es terrible lo que estamos viviendo ya que los humanos estamos rompiendo los ciclos de migración de los animales. Debemos sostener el potencial para interactuar de manera normal con nuestro hábitat”.

Pero Harrison Ford no estaba allí para hablar sobre el calentamiento global.

La entrevista era sobre la cinta que se estrena en Colombia el próximo 17 de marzo, Firewall.

Una película que mantiene al espectador amarrado a la silla por la intensidad del drama que maneja y, por supuesto, con el despliegue de tecnología bancaria que no deja de asustar hasta al más duro de los cibernautas.

Sin embargo, Ford asegura que no le teme a la tecnología y mucho menos a un caso tan aterrador de secuestro como el que revelan en la cinta, donde Ford protagoniza el papel de Jack Stanfield, jefe de seguridad de un banco.

Su vida es perfecta, con una familia normal y muy bien acomodada. Pero todo cambia cuando todos son secuestrados por Bill Cox (Paul Bettany) y su pandilla. El rescate que piden los secuestradores por no matar a la familia entera no podía ser más complicado: Stanfield (Harrison Ford) debe transferir una gran suma de dinero por la red a la cuenta de los maleantes para recuperar a quienes ama. Y respire profundo cuando la vea porque durante la cinta le va a faltar aire y necesitará armarse de nervios de acero para evitar que le dé un ‘patatús’.

Luego pasamos al espinoso tema del cine independiente, el cual Ford considera como un peldaño para llegar a trabajar con las grandes productoras cinematográficas. “Tal vez si a mí me hubiera tocado empezar en esta época tendría que tocar las puertas del cine independiente. Considero que todos los que hacen cine independiente aspiran a llegar algún día a trabajar donde yo estoy ahora”, afirma Ford.

Para rematar los quince minutos con uno de los hombres considerados más sexys sobre la faz de la tierra, surge la pregunta de la frivolidad con la que se habla sobre las estrellas, particularmente sobre él. ¿Cómo se siente al saber que en cualquier parte donde se pronuncia su nombre, inmediatamente se relaciona con alguien atractivo y le dicen cosas como ‘papito’? “Eso es un problema cultural. La gente tiene una fascinación con el éxito y pierde el control de sus propias vidas por estar pensando en las ajenas. La verdad, no me preocupa nada ese tema”.

Tres. Dos. Uno. La película vuelve a empezar. Esta vez la que habla es Virginia Madsen (actriz nominada a los premios Oscar por la cinta Entre copas) y quien llegó acompañada por sus dos publicistas.

Madsen irradia éxito. Sus poros, que ya pasan de los 40 años, saben cómo respirar para que sus 1,60 de estatura parezcan 1,90. “Yo siempre supe que tenía que ser famosa y desde hace cinco años estaba preparada para el reconocimiento. Cada vez que hacía ejercicio lo disfrutaba pensando en el día en que las cámaras estuvieran encima mío y luciera perfecta. Lo más chistoso fue que cuando anunciaron que estaba nominada en los premios Oscar, pensé: “¡por fin me llegó la hora!”. Debía mucho dinero a mis amigos y no tenía propuestas para grabar nuevas películas. Llegué a mi casa, prendí el contestador y escuché una grabación que decía: “Hola, soy Harrison Ford.

Quería saber si te puedes comunicar conmigo para hacer una película”. Yo solté la risa y llamé al pesado que me había hecho la broma. La sorpresa fue mayor cuando empecé a hablar irónicamente sobre la película y me di cuenta de que, efectivamente, era Ford.

A diferencia de él, Virginia prefiere trabajar en películas independientes porque considera que son más intimas.

*POR INVITACIÓN DE WARNER BROS .

BILL COX’ ES EL MALO DE ‘FIREWALL’ “Me divertí haciendo este papel porque nunca había hecho algo así”. Con esas palabras, Paul Betanny inició nuestra entrevista. Él interpreta al jefe de la banda de secuentradores. Un hombre de sangre fría que no refleja ningún tipo de sentimientos buenos durante el transcurso de la cinta.

Su actuación es brillante y hasta él quedó sorprendido al ver por primera vez el rodaje, durante el estreno.

Bettany reconoció que la parte complicada para él fue que sus pequeños hijos lo vieran representando a una persona tan dura. Sin embargo, ellos son conscientes del trabajo de su papá. La escena que más disfrutó grabando fue la pelea que sostiene con Harrison Ford. “Aprendí mucho de él, ya que es todo en maestro haciendo escenas de acción”, puntualizó el actor.

EL HOMBRE ORQUESTA: RICHARD LONCRAINE Ninguna de las películas de este director británico llevan el mismo sello porque, como él mismo dice, ha sido el creativo en cada una de las producciones que ha realizado. Uno de los trabajos que lo catapultó a la fama fue la serie de HBO ‘Band of Brothers’, que hizo bajo la producción del gurú del cine, Steven Spielberg.

Para Loncraine, pertenecer a la ‘rosca’ de Hollywood es solo una forma de hacer buen dinero, “el cual solo logras después de comprobarle a la industria tu habilidad comercial. Pero de algo estoy seguro y es que aquí no se hacen grandes amigos”.

Por eso, su residencia sigue siendo en Europa, donde puede estar cerca a los suyos.

En cuanto a su relación con Harrison Ford durante la cinta, dijo que fue normal y que el actor conoce muy bien su trabajo por lo que no tuvo que dirigirlo mucho.

Idea: Joe Forte La historia nació luego de que un familiar del escritor hizo negocios con la persona equivocada y terminó involucrado en un gran problema. Durante la entrevista, hizo énfasis en que todas las cosas en el mundo tienen un lado oscuro. “La tecnología es una herramienta para explorar. Uno puede utilizar un martillo para construir una casa, pero con el mismo martillo puedes matar a una persona”, afirmó.

"Eso es un problema cultural. La gente tiene una fascinación con el éxito y pierde el control de sus propias vidas por estar pensando en las ajenas”.

Harrison Ford habla sobre ser considerado un hombre sexy

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.