LÓPEZ NIEGA LOS CARGOS DE LEHDER

LÓPEZ NIEGA LOS CARGOS DE LEHDER

El ex presidente colombiano Alfonso López Michelsen se mostró indignado por las aseveraciones hechas por el narcotraficante Carlos Enrique Lehder Rivas durante el juicio contra el ex general panameño Manuel Antonio Noriega. Lehder dijo ayer en Miami que López había recibido contribuciones del Cartel de Medellín durante la campaña electoral de 1982. El ex mandatario explicó que un tribunal de honor examinó las cuentas del Partido Liberal después de las elecciones de dicho año y no encontró dineros inexplicados . También negó que fuera padrino del Cartel de Medellín, como lo afirmó Lehder, y calificó de una impostura más el hecho de que había utilizado aviones y helicópteros de los narcotraficantes.

21 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

Revocada citación a López a juicio de Noriega La fiscalía general de la Florida revocó una orden de citación al ex presidente Alfonso López Michelsen para rendir testimonio en el juicio contra el depuesto general panameño Manuel Antonio Noriega.

EL TIEMPO estableció que el ex presidente, que había sido citado la semana pasada para declarar en el juicio, presentó un recurso contra la citación y pidió que el testimonio fuera tomado en privado y no en los estrados de la corte federal de Miami.

López Michelsen ha sido mencionado por varios testigos en el juicio en relación con una reunión en Panamá, en la que estuvo presente para escuchar una propuesta de reconciliación con el gobierno colombiano presentada por miembros del cartel de Medellín.

El ex presidente fue ayer uno de los blancos de ataque del narcotraficante Carlos Lehder, en su segundo día de testimonios en el juicio contra Noriega.

Lehder dijo que López recibió del cartel de Medellín casi un millón de dólares y otras prebendas para su campaña presidencial de 1982 y aseguró que miembros del cartel se reunieron con López y le pidieron interceder en temas como la extradición y su seguridad en Colombia.

Escobar lo nombró a él (López Michelsen) como su padrino político dijo Lehder. Necesitábamos su influencia política para que cabildeara en nuestro favor .

El narcotraficante agregó que López intercedió en favor del cartel en una reunión realizada en Cuba en 1984 para resolver una disputa entre el entonces hombre fuerte de Panamá y los narcotraficantes. El gobernante cubano Fidel Castro representó en esa reunión a Noriega, dijo Lehder.

Este acusó a los narcotraficantes Pablo Escobar, Gustavo Gaviria y Gonzalo Rodríguez Gacha de haber ordenado la ejecución del ex ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla.

Yo los felicité por eso y por la muerte de Lara Bonilla , dijo Lehder.

El ministro fue asesinado indicó porque Rodríguez Gacha estaba furioso por la redada y destrucción del complejo de laboratorios de Tranquilandia en marzo de 1984.

En sus propias palabras, El Mexicano dijo que había perdido todo lo que tenía cuando Lara Bonilla ordenó la destrucción de los laboratorios , aseguró Lehder.

Tras la guerra que declaró a los narcotraficantes el gobierno colombiano a raíz del asesinato de Lara Bonilla, los cabecillas del cartel se refugiaron en Panamá.

En esta operación, afirmó Lehder, López Michelsen fue fundamental , pero no explicó en qué forma supuestamente participó el ex mandatario para ayudar a los narcotraficantes a esconderse en Panamá.

Encontrándose la plana mayor del cartel en Panamá, bajo la protección de Noriega, manifestó Lehder, el narcotraficante Pablo Escobar le pidió a Santiago Londoño que citara a López a la capital de ese país para una reunión.

Quién es Santiago Londoño? , preguntó el fiscal Guy Lewis.

Era el enlace de López con el cartel , contestó Lehder.

El testimonio de Lehder podría reducirle la pena de más de cien años de prisión que le fue impuesta por una Corte Federal de Jacksonville (Florida). Podría representarle, además, su ingreso al programa de testigos especiales del gobierno estadounidense, que garantiza a quienes se acogen al mismo una sede bajo protección y la localización de su familia en un lugar cercano.

Lehder se encuentra cumpliendo su pena en una prisión de alta seguridad en el estado de Illinois, en una celda en la que permanece incomunicado las 24 horas del día.

Su testimonio reveló detalles, hasta ayer desconocidos, de una presunta vinculación del gobierno cubano al transporte de drogas hacia Estados Unidos a través de Nicaragua.

El narcotraficante dijo que se reunió en dos oportunidades con el ministro de las Fuerzas Armadas de Cuba, Raúl Castro, con quien llegó a un acuerdo: si era necesario los aviones con cocaína podrían sobrevolar Cuba.

La disputa con Noriega empujó a los cabecillas del cartel hacia Nicaragua, explicó Lehder. En este país, Pablo Escobar y otros narcotraficantes se entrevistaron con el jefe del Departamento América, del Ministerio del Interior de Cuba, Manuel Piñeiro, conocido como Barbarroja.

Barbarroja fue, según Lehder, el coordinador de la que llamó la conexión nicaragense de una red de cocaína del cartel. Tranquilandia El fiscal Lewis condujo el testimonio de Lehder a través de los más importantes episodios de la historia del cartel de Medellín, casi todos ocurridos en 1984, un turbulento año para la organización.

Algunos citados en el juicio fueron la destrucción de los laboratorios de Tranquilandia, el asesinato de Rodrigo Lara Bonilla, el refugio en Panamá, el allanamiento del laboratorio del cartel en la remota provincia panameña del Darién, la disputa con Noriega y un capítulo del que muy poco se sabía: el transporte de drogas a través de Nicaragua con el supuesto patrocinio del gobierno cubano. Son imputaciones calumniosas: López Michelsen El ex presidente Alfonso López Michelsen se refirió a las declaraciones de Lehder en el juicio al ex general Noriega y calificó de inexplicable la forma como la justicia estadounidensefomenta declaraciones calumniosas.

Se necesita tener una mente enferma y contar con la amnesia de la opinión pública para pretender desconocer el hecho de que yo no he tenido conversación distinta con el Cartel del Medellín de una entrevista en Panamá, para la cual fui autorizado por el presidente (Belisario) Betancur, antes de aceptar la insinuación de un amigo para escucharles sus planteamientos a los extraditables.

Mal puede calificárseme de padrino del Cartel de Medellín, como lo ha hecho Lehder, y menos tratar de revivir el debate sobre los dineros calientes de las elecciones de 1982.

Un tribunal de honor, integrado por los representantes de los distintos partidos, examinó las cuentas de cada colectividad política.

Tratándose del Partido Liberal, se comprobó que llevaba libros en orden, registrados en la Cámara de Comercio, y que todas las partidas de ingresos y egresos estaban con los correspondientes certificados, sin que apareciera por parte alguna dineros inexplicados.

Posteriormente, un juez de Medellín inició una investigación en el mismo sentido, comprobándose que no había nada para sustentar la presencia de dineros calientes.

Pretender que usé los aviones o los helicópteros del Cartel de Medellín para viajar a Panamá o a Cuba en asuntos del narcotráfico o de cualquier otra índole es una impostura más.

Jamás he tratado ni con (Fidel) Castro ni con (Manuel Antonio) Noriega nada relacionado con narcotráfico.

Lo inexplicable, en todo este proceso, es cómo la Justicia estadounidense fomenta esta clase de declaraciones, ofreciendo rebajas de penas a quien bata el récord de las imputaciones calumniosas contra personas cuya respetabilidad no puede verse afectada por delincuentes en trance de salvar su pellejo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.