Taxis, alimentadores de TransMilenio

Taxis, alimentadores de TransMilenio

Se les ve circulando en todo momento por la calle 138 y la avenida Las Villas, vías que rodean los conjuntos residenciales del sector de la Colina Campestre, en el norte de Bogotá. (VER CUADRO)

11 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

La diferencia de estos vehículos con los taxis o carros particulares es que portan en el panorámico un cartón amarillo con un número en su interior. Eso les indica a los pasajeros que “el colectivo” ya llegó.

Se trata de una curiosa modalidad de transporte de pasajeros de la que se ocupa un grupo de 86 taxis de servicio público, que durante todos los días y noches del año transporta a cerca de 6.000 usuarios de TransMilenio (TM) en este concurrido sector de la localidad de Suba.

El costo del servicio, sin importar la hora, es de 800 pesos. Su dinámica es la misma de ocho años, y su negocio mejoró hace cinco con la llegada de TransMilenio, pues por el sector no circulan ni rutas de servicio público ni buses alimentadores.

El servicio es permanente. Los usuarios salen a la vía y cada dos minutos en promedio el taxi de turno los recoge para llevarlos a la estación Alcalá.

En la noche los recorridos operan desde la estación hacia los barrios hasta la 1:00 de la mañana.

La esquina de la Avenida Villas con calle 138, frente al Centro Comercial Portoalegre, es el lugar más concurrido en el que se desarrolla esta actividad.

Allí, estudiantes, trabajadores y toda clase de personas utilizan el servicio. Ómar Díaz, usuario desde hace dos años, dice: “Es bueno, seguro, barato y, sobre todo, rápido”.

Un negocio ilegal Y aunque las bondades del servicio saltan a la vista, según los clientes, este negocio es considerado ilegal por las autoridades.

El Código de Tránsito establece que los taxis son vehículos de servicio público individual. “Cuando transportan varios usuarios cambian su servicio al de público colectivo, lo que es considerado ilegal”, sostiene Justo Germán Bermúdez, Secretario Distrital de Tránsito.

De hecho, en sus operativos en vía, la Policía de Tránsito ha sancionado 258 taxis en lo que va corrido del 2006. Una gran cantidad de ellos circulan por Colina Campestre.

Cuando son descubiertos por primera vez los taxis son inmovilizados por cinco días y sus conductores deben pagar una multa correspondiente a 30 salarios mínimos diarios legales vigentes, es decir 408.000 pesos.

En el caso de reincidir deben cancelar la misma cantidad, y la inmovilización del vehículo sube a 20 ó 40 días.

Los taxistas son conscientes de ello, pero argumentan que le están prestando un servicio necesario a la comunidad.

“Estamos agremiados y la misma gente nos defiende, pues en la mañana los estamos ayudando a llegar a sus trabajos sin problemas. Y en las noches los llevamos hasta sus casas. Somos mejores que las misma rutas alimentadoras”, anotó Nora Cárdenas, representante de los taxistas. En su afán de autorregularse, los conductores alquilaron dos parqueaderos del sector y contrataron los servicios de tres despachadores que administran un improvisado terminal, a 100 metros de la Estación Alcalá.

Una cuestión de ahorro Tanto conductores como usuarios insisten en que el servicio es necesario. Incluso han enviado cartas con cientos de firmas a la Secretaría de Tránsito y Transporte (STT) pidiendo que el servicio se mantenga.

Martha Patricia Martínez, estudiante universitaria, quien desde que descubrió este servicio colectivo se está ahorrando 64.000 pesos en transporte al mes, afirma: “No creo que esto sea ilegal, pues son taxis que tienen sus papeles al día. Además no existe otra forma de llegar a la estación Alcalá”.

Y explica: “Antes pagaba 8.000 pesos diarios para ir y volver de la estación en taxi. Esa misma plata me alcanza ahora para los colectivos de una semana”.

El coronel Ómar González, Comandante de la Policía de Tránsito de Bogotá, dice que el problema es más de fondo.

“Es claro que este servicio se presenta por vacíos en el transporte público que son llenados por estos taxis, pero nosotros tenemos la labor de hacer cumplir la ley”.

El oficial aseguró que problemas similares se presentan en estaciones de TransMilenio en las que incluso operan rutas alimentadoras, como en las de las calles 13 y 80.

En la estación de Prado Veraniego, por ejemplo, se encuentran vehículos particulares y hasta bicitaxis transportando usuarios de TransMilenio.

Mientras se encuentra una solución efectiva a este problema, usuarios y taxistas seguirán utilizando este servicio ilegal. Y las autoridades continuarán persiguiendo a estos ‘alimentadores’ espontáneos en un extenuante juego del gato y el ratón.

andesp@eltiempo.com.co .

6.000 Es el número de personas que en promedio se movilizan diariamente en este sistema alternativo de transporte. Aunque es considerado ilegal por las autoridades de Tránsito, los usuarios salen a defenderlo debido a la ausencia de rutas alimentadoras de TransMilenio en la zona.

El costo del pasaje es de 800 pesos y el servicio opera entre las 5:00 de la mañana y las 12:30 de la noche.

PLAN MAESTRO SERÍA UNA SOLUCIÓN Con el fin de encontrar una solución efectiva a esta problemática, la Secretaría de Tránsito está diseñando el Plan Maestro de Movilidad para Bogotá, que en uno de sus puntos contempla la regulación de este servicio.

“Con la entrada en operación de TransMilenio toda la organización del tránsito en la ciudad se está reacomodando. Estamos en un proceso de transición y a medida que se van incrementando las troncales van apareciendo nuevas necesidades de movilidad”, anotó el secretario de Tránsito, Justo Germán Bermúdez.

Tanto la STT como TransMilenio adelantan los estudios para dar solución a comunidades como la de Colina Campestre.

Según el Plan, que estaría operando a finales del próximo año, todos los actores de la movilidad estarán integrados en un solo sistema de transporte masivo que estará regulado directamente por las autoridades del Distrito.

“Los taxis también harán parte de esto. Pero deben entender que la regulación se da desde la institucionalidad y no desde la costumbre que adquieren en la calle”, agregó Bermúdez.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.