TLC: sector cerealero prevé pérdidas

TLC: sector cerealero prevé pérdidas

"Los cultivadores de las mazorcas que, los domingos, se venden asadas en cualquier esquina de la ciudad, no se perjudicarán con el TLC, pues no son bienes transables en el mercado internacional".

11 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Así se refirió Luis Eduardo Quintero, gerente de la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales (Fenalce), al hacer un balance de cómo le fue al sector cerealero, luego de culminadas las rondas de negociación del Tratado de Libre Comercio (TLC).

El caso del maíz es el más sensible, pues de los 4,4 millones de toneladas de cereales (maíz, sorgo, cebada y trigo) que Colombia importa anual-mente, 2,4 millones son de maíz amarillo; de esa cifra, 2 millones provienen de Estados Unidos y generan ingresos (por aranceles) por unos 57 millones de dólares.

El resto de las importaciones se dividen en: 1,3 millones de toneladas de trigo, 452.060 de sorgo y 192.285 toneladas de cebada.

"Una vez puesto en vigencia el TLC, esta cantidad (2 millones de toneladas anuales) entrará al país sin pagar aranceles; un volumen mayor pagará el 25 por ciento, impuesto que descenderá a cero dentro de doce años", anotó el vocero de los cultivadores de cereales del país.

En cuanto a la situación de las 400.000 familias que cultivan tanto maíz como otros cereales (trigo, cebada y avena), los análisis de Fenalce indican que se verán abocados a una crisis, pues se mantendrán a pérdida hasta que, por las deudas contraídas, entreguen sus tierras en dación de pago o las vendan por menor valor.

Tampoco les resultará fácil establecer cultivos de tardío rendimiento (como caucho, palma, frutas o forestales); como solución solo les quedará incrementar el hato bovino del país, es decir, 'meterle ga-nado' a las fincas.

Tal situación se presentará por diversos motivos. Uno de ellos, la imposibilidad de competir con los productores estadounidenses, quienes reciben subsidios de 28 dólares agrícolas por tonelada de maíz cosechada, 24 por tonelada de trigo y 72 dólares por la tonelada de soya.

También cuentan con vías de acceso, maquinaria agrícola de alta tecnología, asistencia técnica y toda la infraestructura necesaria para competir en el mercado internacional.

"Así, por más que reduzcan sus costos de producción, los cerealeros colombianos no podrán ser igual de competitivos a sus similares estadounidenses", concluye Luis Eduardo Quintero, gerente de Fenalce.

MÁS PARA EL AGRO El pasado miércoles, el Gobierno presentó un proyecto de Ley con el que pretende hacer competitivo el agro frente al TLC. Por medio de esa Ley, llamada Agro Ingreso Seguro (AIS), destinarán 500.000 millones de pesos anuales que se entregarán, como subsidios, recursos a los productores agropecuarios.

Cabe recordar que -en este mismo sentido-, desde el 2002, en Estados Unidos rige la Ley Agrícola que durante diez años dará a los granjeros 180.000 millones de dólares, como subsidios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.