Manual para detectar listas o candidatos reaccionarios

Manual para detectar listas o candidatos reaccionarios

El Pequeño Larousse trae esta definición de reaccionario: “Persona o tendencia política que se opone al progreso y quiere conservar las cosas antiguas”. Si usted siente o piensa que es progresista y considera que debe tomar precauciones en estas elecciones para que su voto no vaya a parar a una lista o a un candidato de esa condición, le voy a señalar unos puntos clave que identifican a un reaccionario.

11 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Se opone a la despenalización del aborto. El argumento es la defensa de la vida. No toma en cuenta que miles de mujeres mueren en lugares donde se practica el aborto de manera clandestina y en precarias condiciones sanitarias.

Está en contra de establecer iguales derechos para las parejas homosexuales.

Algunos desde una posición visceralmente homofóbica. Otros, hablando de la protección de la familia tradicional.

Tiene la idea de que los derechos humanos son un invento de los izquierdistas del mundo para deslegitimar al gobierno colombiano. Que las ONG son un estorbo para las instituciones. Que todo sería más fácil si la sociedad civil no criticara tanto.

Lo irritan las consignas feministas, la equidad de género, las batallas de las mujeres por alcanzar derechos que hace muchos años conquistaron los hombres. El disfrute cada día más audaz del cuerpo por parte de los jóvenes.

Le molestan los periodistas y los medios de comunicación que recogen varias versiones de los acontecimientos. Que no se limitan a la posición oficial.

Que sacan a la luz atropellos a la población por parte del Estado. Que se atreven a denunciar abusos de los grandes grupos económicos. Que luchan por una prensa independiente.

Insiste en que después de varios siglos de desarrollo capitalista, “la mano invisible del mercado” lo debe regular todo. Tacha de populistas a quienes señalan que una de las funciones primordiales del Estado es hacer redistribución del ingreso, atender a los más pobres, remediar el hambre de millones de personas, velar por la equidad.

Utiliza la violencia en las disputas de poder o se hace el de la vista gorda frente a quienes lo hacen. No asume que, con la emergencia de una conciencia humanitaria y pacifista en muchos lugares del planeta, las soluciones por la fuerza de las armas son cada vez más repudiadas. Las de paramilitares, las de guerrillas, pero también las del Estado. Las que se hacen en nombre de la revolución y las que se esgrimen como defensa de la democracia. No advierte que la salida militar tiene al país en la “sinsalida”.

Dice que el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos es lo más maravilloso que le ha ocurrido al país o señala que será la catástrofe del siglo. Son las dos caras de la reacción frente a la globalización. El que saltando por encima de las enormes desigualdades entre los países se pliega a una integración vertical y ventajosa para los países ricos y el que agitando un nacionalismo de viejo cuño se resiste a las realidades inapelables de la mundialización de todas las actividades.

Le mete la mano al erario público, acude a la trampa y al clientelismo en las relaciones sociales y políticas. No se ruboriza ante quienes gritan contra la corrupción centenaria y abogan por la transparencia como un elemento de modernidad.

Proclama el ascetismo. Aunque a veces es un discurso que esconde una doble moral. No ha leído a Gesualdo Bufalino cuando apunta que “de los ascetas hay que desconfiar porque terminan cobrándole a uno sus represiones”. Sabe que a este país trabajador y gozón, pero profundamente católico, lo acecha la culpa, y aprovecha el expediente para colocarse como ejemplo y recabar un apoyo ciego.

Coletilla. Me gustaría que Clara López y Elkin Velásquez, candidatos del Polo a la Cámara en Bogotá y distantes de este canon reaccionario, salieran elegidos.

lvalencia@nuevoarcoiris.org.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.