Si yo fuera candidato

Si yo fuera candidato

Mi movimiento, el Polvo Democrático, no inscribió candidatos. A pesar de la insistencia de muchas amigas, que me dan su voto preferente, pues saben que mi corazoncito, en el umbral de los 40, tiene bien medida la cifra repartidora. De este diario se lanzaron varios columnistas. “Suerte es que les deseo”, como dice un mecánico. A mí, los Directores me dijeron que aquí soy un firme candidato, pero a salir pensionado.

11 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Me quedé con los crespos tiesos y unos eslóganes como: ‘Si ha perdido su fe, vote por Luis Noé’, “En cosas de la salud, si no se mete en el Arca, la que lo inyecta es la parca, y está caro el ataúd’. Si hubiera sido candidato, mi principal propuesta estaría encaminada a la defensa de la salud de los colombianos, que se halla en estado crítico. Todo por esa ley cuya autoría es del compositor paisa de ‘No me digas verdes tenés los ojos’, ‘La mula cerrera’, ‘Mis 100 punticos’, ‘Trabajar, trabajar, trabajar’, entre otros de larga duración. Eh, Ave María, por Dios, presidente, ¿cómo es que están dejando morir niños de 11 años, con una enfermedad prevenible como el dengue, después de un macabro vía crucis por los hospitales, como ocurrió en Barranquilla la semana pasada? Fue devuelto de urgencias de Prevenir una y otra vez, hasta que vomitó sangre, pero Colmédica, su EPS, no quiso autorizar el traslado a la clínica Reina Catalina, porque en este sistema de salud reina la indolencia, y no tenía las suficientes semanas cotizadas.

En el Hospital Metropolitano, la madre, con esa impotente rabia de una mujer que ve morir despacio a su pequeño por falta de atención, fue rechazada porque no tenían convenio con Colmédica. Doña Dennis corrió a la Clínica Asunción –donde debían ser tan humanos, pues es la elevación al cielo de la Virgen Santísima–, y allí le pidieron cinco millones para atender al niño.

No valió un milloncito que ella reunió “al menudeo”, como dice Uribe con tanta gracia. Corra otra vez a Prevenir, de donde –según informó este diario– la remitieron otra vez a la Reina Catalina. Allí, luego de dos horas de estar el niño agonizando en admisión, sin la piedad de un oxígeno, Dios resolvió abrirle las puertas del cielo, donde lo atendieron miles de angelitos, vestidos de blanco. Como médicos. El negocio de la salud, como lo volvió la Ley 100, lo dejó morir. Y ya van cinco casos este año.

Este Gobierno está cerrando más hospitales que rumbeaderos peligrosos. Está privatizando la salud. Está acabando con el ISS, al que volvieron ESES, y terminaron, medio escatológicos, volviéndolo heces. Están irrespetando la profesión médica, pues el médico general se volvió un cobrador de peaje. No puede pedir un examen, por ejemplo de tiroides, porque se lo tiroides por no cumplir unos indicadores, que son antiéticos. Todo es con especialista.

Además, gana más una manicurista por horas, que los médicos. No pueden formular drogas caras, por más que el paciente les haga caras, porque no las hay, o el médico no le sirve a la EPS. La red hospitalaria está acabada. La lista es larga, pues en salud estamos graves. Y el ministro ahí.

Como millones de colombianos estamos expuestos al paseo de la muerte, hay que defendernos. Para el Senado van dos médicos estudiosos y expertos en los temas de salud: Pedro Contreras, No. 72 por el Partido Liberal, que va a luchar por la reforma de la Ley 100 y que advirtió hace mucho lo que se nos venía pierna arriba. Y Fernando Galindo, de Cambio Radical, No. 40 en el tarjetón. Un consagrado al tema, que tratará de que haya un verdadero Ministerio de Salud, defenderá la red hospitalaria, entre los 10 puntos que propone. Por ellos hay que votar. Se trata de nuestra vida y la de nuestros hijos. Claro, hay otros candidatos muy buenos. No doy nombres para no meterme en líos. Pero mañana hay que escoger a quienes tengan sentido social, gente seria y preparada. Respaldar a la mujer.

Como el voto es secreto, para la consulta no quiero que nadie “Serpa” mi voto.

luioch@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.