Desafíos electorales

Desafíos electorales

El extraordinario significado de las elecciones de este domingo desplaza otros debates. Algunos analistas han anticipado el fracaso de la reforma política, cuyas reglas le otorgan a esta campaña aires renovadores. Le están haciendo “trampas” a la reforma, advierte Elizabeth Ungar. “Se quedó en el tintero”, señala Fernando Londoño Hoyos. Sus objetivos no se están cumpliendo, nos dice María Elvira Samper. Todo va a seguir “igual”, es la predicción de María Isabel Rueda. Académicos, periodistas, políticos: de diversas tendencias, pero de acuerdo en la condena.

10 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Comparto muchas de sus preocupaciones. Sin embargo, ninguna reforma electoral –ni aquí ni en la cuna de las democracias modernas– ha sido panacea. Sería iluso que Colombia fuese la excepción. Sería errado juzgar el impacto de la reforma solo a corto plazo. Como lo sería subvalorar el papel de las instituciones (léase normas electorales) en condicionar el comportamiento social. Por supuesto las instituciones –que necesitan tiempo para arraigarse– no bastan. Hay que tener en cuenta a los actores, individuales y colectivos, y el contexto en el que se desenvuelven, incluido el clima intelectual que influye sus decisiones, y el efecto intimidatorio de las mafias violentas –guerrilleros o paramilitares–.

La reforma, por lo menos, nos está haciendo más inteligible un mapa político, ayer en extremo caótico. En vez de las 321 listas para el Senado del 2002, hoy decidiremos entre 20. Los críticos indican que el voto preferente, acogido por algunos partidos, estaría anulando el sentido de la reforma. No lo creo. Como en cualquier elección primaria, el voto preferente introduce elementos de disputa intrapartidaria, mas para los electores la decisión ha sido quizá antecedida por sus preferencias partidistas. El número de partidos sigue siendo alto, pero se han configurado varias opciones claras en esta etapa de transición.

Abundan las quejas de falta de coherencia ideológica del nuevo mapa político, una demanda con tufillo fundamentalista de Guerra Fría o del sectarismo liberal-conservador. Anacrónica en un mundo contemporáneo más complejo, donde las distinciones derecha e izquierda son cada vez más irrelevantes. Aun así, desde la perspectiva programática, estas serán otras elecciones con opción. Para simplificar, los votantes pueden o apoyar a uno de los varios partidos que favorecen la continuidad del Presidente y sus políticas, o a sus más marcados opositores –liberalismo y Polo Democrático–, o a la línea intermedia que representan los Visionarios con Mockus.

El sistema de partidos que surgirá de este proceso es aún incierto. Los mismos resultados le imprimirán un sello formativo y dinámico. De ahí el interés de estos comicios. El ex presidente Samper ha sugerido la posibilidad de una convención de reunificación liberal, alrededor del presidente Uribe, tras las elecciones. Muy difícil. Aunque los reclamos insistentes de las credenciales liberales del Presidente en estos días –por parte del ex consejero José Roberto Arango o del senador Germán Vargas Lleras– son algo desconcertantes. Cualquiera sea el destino de las diversas fuerzas uribistas, dudo de que regresemos al viejo bipartidismo. Y si no se consolidan terceros partidos, distintos a liberales y conservadores, ya es hora de examinar críticamente lo que ha sucedido en el seno de los nuevos movimientos –sus líderes y sus estrategias– antes de la cantaleta contra las instituciones.

No habrá transformaciones milagrosas. Tendría que abandonarse el lenguaje de revolución, aún dominante, y aprender a valorar el reformismo, que exige discursos más sutiles. “Habrá que ver si (los candidatos) una vez elegidos, se toman más en serio la política”, concluyó Semana tras identificar la política con un “circo”. Habría que trasladarles el desafío a muchos analistas: a ver si se toman las elecciones más en serio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.