Mujeres: ¡voten por mujeres!

Mujeres: ¡voten por mujeres!

Ocho de marzo, Día Internacional de la Mujer. En un día así y desde Colombia, habría mucho que escribir y por eso empezaré por el principio: el día de la mujer no es el día de la madre. Importante recordarlo en un país tan “maternalista”. El día de la mujer nos recuerda que antes de ser madres tenemos que aprender a ser mujeres; nos recuerda las luchas de todas las mujeres del mundo para acceder a la ciudadanía.

08 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Si hoy somos todas sujetos sociales de derecho, no ha sido precisamente gracias a los Estados ni a los gobiernos de turno. Ha sido, ante todo, gracias a las luchas de muchas mujeres que se sentían mal en un mundo tan masculino y patriarcal.

Hoy, además, y desde una Colombia que se alista a votar, aprovecharé para hacer un llamado a las mujeres colombianas. Un llamado con el fin de que seamos solidarias con nuestro género. Votemos por mujeres. Por supuesto, no por el solo hecho de ser mujer pues ya sabemos que un cuerpo de mujer no nos garantiza nada. No, votemos por mujeres que nos representen, que tengan sensibilidad de género, que hayan tomado contacto con el movimiento social de mujeres, que conozcan las mujeres del país, sus vidas, sus conflictos, sus reivindicaciones, su historia. Porque hoy, “si una mujer entra en política, debe entrar con su historia y no a pesar de su historia, debe entrar la experiencia de una mujer y no una mujer a pesar de su inexperiencia”, como afirma Alessandra Bocchetti.

Ustedes me dirán que no son muchas. Tienen razón: ni siquiera los partidos cumplieron con un mínimo de decencia con las mujeres. Excepto la lista del partido Mira, ninguna otra llega siquiera al 20 por ciento de mujeres y esto es una vergüenza.

Las leyes de cuotas no son cálculos mezquinos. Son símbolos de democracia, apuestas a la salud mental de un país que no se olvida que está hecho de hombres y mujeres. Es verdad, y esto nos da un motivo más para apoyar a las pocas que nos representan, que nos conocen y que tienen programas serios para fortalecer los intereses de las mujeres en un Estado Social de Derecho.

Apoyemos mujeres al Senado y a la Cámara. Repito: no cualquier mujer. Pero recordemos también que cuando hay pocas mujeres en la política, son ellas quienes cambian, y solo cuando muchas mujeres están en la política, es la política la que cambia. Y se está comprobando ese hecho poco a poco en algunos países que entendieron una vez por todas que la democracia sin las mujeres no anda. Bueno, ahí van algunas pistas: Piedad Córdoba, Cecilia López, Gloria Cuartas, Gloria Inés Ramírez, Olinda García, Clara López, Lype Perea, Lilia Solano, Juana Yolanda Bazán, mujeres demócratas de las listas para circunscripciones especiales de comunidades indígenas y comunidades negras, entre algunas otras.

Pasemos de la rivalidad a la construcción de la autoridad femenina. Y esto significa, ante todo, confiar en nosotras mismas. No tenemos que hacer política como los hombres, no tenemos que resolver los conflictos de la misma manera que los hombres, ni tenemos que tener las mismas prioridades que ellos. Démosle su chance a un mundo mixto, hecho de hombres y mujeres que no tienen la misma manera de habitar el mundo, la misma manera de interpretarlo ni de actuar sobre él; y todos y todas ganaremos porque les estaremos dando un nuevo aire a la política y, de paso, a la democracia.

* Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.