CONTRA EL DESEMPLEO

CONTRA EL DESEMPLEO

Se sabía y nadie pensó en ocultarlo que la política de una apertura total en el comercio traería inconvenientes. La apertura posee ventajas claras y que han sido suficientemente explicadas. Es colocar al país en un ritmo de modernización, que no se puede reemplazar. Las divergencias se plantearon en si debía hacerse de modo radical o aplicarla paulatinamente. El señor presidente y su equipo económico escogieron la última solución y con ello enfrentaron riesgos ciertos de desempleo, o desánimo en ciertas empresas ante la franca y abierta competencia que se les abría en un futuro, donde los mercados internacionales se disputan con voracidad los mejores precios. La experiencia de los colombianos, industriales en grande y pequeña escala, es con excepciones un aditamento negativo para luchar contra consorcios y conglomerados de amplio poderío y vasto conocimiento empresarial. Surge entonces, y el Gobierno lo ha visto, la posibilidad de que en ciertos sectores, especialmente aquellos que

20 de noviembre 1991 , 12:00 a. m.

Habrá avivatos, y eso es lo grave. Se comenzarán a crear empresas aparentemente quebradas. Para ello se hace indispensable una cuidadosa investigación tendiente a evitar un nuevo fraude al Estado. Pero nadie puede oponerse a la creación del que se va a llamar fondo de emergencia nacional. Los dineros aportados constituyen una buena suma. Hasta el momento se calcula que con el trabajo creado por unos 35 mil usuarios se cubrirá a 175 mil personas. La apertura tarde o temprano debe producir beneficios; tiene que producirlos, por ser una regla casi general en el mundo del comercio exterior. Lo que se necesita es atemperar, y de qué manera, los malos efectos que en un comienzo pueden causar medidas radicales que han sido hay que confesarlo adelantadas con valor.

El Gobierno escogió la apertura como plan de acción para ser aplicado lentamente. Más tarde y un poco imprevistamente se arrojó al difícil camino de abrir los mercados en forma total. El reto está presente. Y lo que resta a los colombianos es esperar con paciencia que los frutos benéficos comiencen a cubrir a todas las capas sociales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.