Consultas, militancia y transfuguismo

Consultas, militancia y transfuguismo

A días contados de elegirse nuevo Congreso, por petición de Alfonso Gómez Méndez el Consejo Nacional Electoral debe dilucidar interrogantes válidos sobre doble militancia política. Pero como (según acostumbra) ese colegiado armará feroz barullo interno, no se pronunciará en tiempo oportuno ni hará claridad sobre el asunto, parecerían pertinentes ligeras observaciones (tal vez ni políticas ni jurídicas, sino de mero sentido común) formuladas al respecto por un ciudadano raso con derecho a votar.

07 de marzo 2006 , 12:00 a.m.

Diré primero que, al contrario de cuanto ocurre en una auténtica democracia, pluralista y participativa, donde los partidos existen ideológica, doctrinaria y programáticamente establecidos y operantes, en Colombia, donde esas colectividades ya no son referentes de ningún tipo de organización seria y eficaz, no es posible hablar con propiedad de militancia política.

Porque si no hay un partido sólido, coherente, estructurado en el momento de las decisiones, ¿qué conducta exigirles a sus simpatizantes? Ninguna.

Por otra parte, no conviene olvidar que, por la propia naturaleza de las cosas, las consultas para elegir candidatos de los partidos a la Presidencia de la República deben hacerse dentro de esos mismos partidos, no “pegadas” a otra jornada electoral, donde no es posible ejercer ningún control sobre la filiación política de los votantes, y donde la escogencia final del candidato puede darse (como es lógico) a consecuencia de unir miles o millones de voluntades multipartidistas.

También parece lógico que cuando se prohíbe la doble militancia política se hace referencia a los candidatos y a los elegidos, no a los electores, cuya discrecionalidad para escoger entre partidos o movimientos debería garantizarse, según mandato constitucional, por el secreto del sufragio.

Incurre, entonces, en doble militancia política quien participa en la consulta del partido equis y luego se inscribe como candidato del partido zeta; pero no un elector que señale al candidato del partido zeta en la consulta y luego, en la misma contienda electoral, vote por un candidato del partido equis.

Por último, los tránsfugas, es decir quienes salen de un partido o movimiento y pasan a otro, deben dejar de ser estigmatizados o señalados como reos de indignidad. Puede que una conducta semejante no sea propiamente (y no lo es, claro) arquetipo de moral o de consecuencia ética en el ajetreo partidista; pero de ahí a merecer el repudio político de un sector de la sociedad donde casi nadie está libre de culpa, hay un trecho enorme que no conviene subestimar a voluntad porque para el revanchismo los políticos tienen memoria de elefante: que lo digan, si no, las más recientes ‘purgas’ y viejas deudas que andan cobrándose por aquí, por allá, por todas partes...

Así las cosas, bueno es puntualizar esta columna que ya va para largo: a) Me preocupa mucho que si en los próximos comicios el votante debe pedir al jurado que le entregue la papeleta para consulta del liberalismo o del Polo, estará ‘cantando’ su voto y este es secreto. b) Contra lo que dice Horacio Serpa, nada impide que los electores no liberales sufraguen en la consulta del Partido, porque esta será abierta, no cerrada, como debió hacerse en el congreso de octubre. c) Confío en que las directivas del liberalismo (con la asesoría ética de prohombres como Edmundo López) no me denuncien por transfuguismo o doble militancia si voto, como votaré, por el polista Carlos Gaviria para candidato presidencial, por el liberal Eduardo Suescún para Senado y por el peñalosista David Luna para Cámara.

vimaruiz@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.